Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

El español Adolfo Nicolás nuevo Superior General jesuita

Padre Adolfo Nicolás (español) nuevo Superior General jesuitaRoma (Italia), 21 Ene. 08 (AICA) El sábado 19 de enero de 2008 la Compañía de Jesús eligió al padre Adolfo Nicolás, nacido hace 71 años en Villamuriel (Palencia, España), nuevo Prepósito General de la Orden, para suceder al holandés padre Peter-Hans Kolvenbach, que renunció al cargo por razones de edad y tras casi 25 años de servicio.

Al cabo de cuatro días de ‘murmuraciones’ los jesuitas eligieron a este palentino que pasó la mayor parte de su trabajo pastoral en el Japón, donde hasta 2007 ocupaba el cargo de moderador de la Conferencia Jesuita de Asia Oriental y Oceanía.

Tal y como lo establece la norma, el padre Nicolás fue elegido por mayoría absoluta. Una vez obtenido el resultado positivo de la votación, el nombre del recién elegido fue comunicado al Papa, tras lo cual el padre Kolvenbach leyó en latín el decreto de elección.

Antes de la votación, que es secreta, los 217 jesuitas electores dedicaron cuatro días a las denominadas ‘murmuraciones’, durante las que, además de rezar y meditar, intercambiaron información sobre quién podría ser el Superior de la Orden, cuya elección debe llevarse a cabo sin candidaturas ni campañas.

A primera hora de la mañana del sábado 19 de enero, participaron en una misa en la iglesia del Espíritu Santo, que está situada a pocos metros de la Curia central de la Orden y durante la que pidieron “luces” a Dios para realizar la mejor elección. Ya en el aula de la votación, rezaron el “Veni Creator Spiritus”, tras lo cual escucharon una exhortación y dedicaron una hora a la oración. A continuación, cada elector escribió el nombre elegido en una papeleta. El padre Kolvenbach, el secretario de la Orden, el puertorriqueño Luis Orlando Torres, y su asistente, el español Ignacio Echarte, fueron los encargados de realizar el escrutinio.

Apenas el Papa supo el nombre del futuro Superior, el padre Kolvenbach leyó el decreto de elección y, luego, el padre Nicolás recitó el credo, además de las palabras: “Yo, Adolfo Nicolás, creo firmemente todas y cada una de las verdades que contiene el Símbolo de la fe”. Una vez finalizada la ceremonia, todos los electores, uno por uno, comenzando por el padre Kolvenbach, se acercaron para saludarlo personalmente.

Al día siguiente, domingo 20, el padre Nicolás presidió una Misa en la Iglesia del Gesu. Previamente había pasado por las habitaciones donde San Ignacio de Loyola vivió largo tiempo, escribió las Constituciones y murió. Allí, el más anciano de los electores le ofreció un breve comentario con las virtudes y cualidades que el fundador de la Orden esperaba encontrar en sus sucesores.

Datos biográficos

Adolfo Nicolás nació en Villamuriel (Palencia, España) el 29 de abril de 1936 y a los 17 años entró en el noviciado de Aranjuez (Toledo). En 1960 se licenció en Filosofía y se trasladó a Tokio (Japón), donde cursó los estudios de Teología y fue ordenado sacerdote el 17 de marzo de 1967. Un año después se trasladó a Roma, donde realizó un máster en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana, que es el principal centro académico de la Orden. En 1971 volvió a Tokio para enseñar como profesor de Teología Sistemática en la Universidad Sofía.

Después de vivir en el Japón durante siete años, se trasladó a Filipinas, donde dirigió el Instituto Pastoral de Manila hasta 1984. Al inicio de los 90 volvió por tercera vez al Japón para convertirse en el Provincial de la Orden en este país. Finalmente, ocupó el cargo de moderador de la Conferencia Jesuita de Asia Oriental y Oceanía, cargo que ocupó desde 2004 hasta 2007. En cuanto a sus conocimientos lingüísticos, habla español, japonés, inglés, francés e italiano.

El padre Nicolás es el 29º sucesor de San Ignacio de Loyola, fundador de la Orden, cargo que reviste carácter vitalicio. Sin embargo, las Constituciones contemplan la posibilidad de la renuncia, si el General lo considera conveniente y en conciencia. Tal es el caso del padre Kolvenbach, que después de obtener el consentimiento del Papa y escuchar a sus consejeros y provinciales, decidió presentar su renuncia aduciendo su avanzada edad, cercana a los 80 años.

La Compañía de Jesús fue fundada por San Ignacio de Loyola en 1540 y actualmente está extendida por 127 países. Sus 19.564 miembros trabajan especialmente por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia.

Una elección óptima

“Gracias a Dios es la mejor elección”, comentó el padre Paolo Molinari SJ, postulador general de la Compañía de Jesús, tras la elección del padre Adolfo Nicolás, “porque tiene una formación teológica excelente y un gran espíritu misionero. El Espíritu Santo sopló con fuerza y los electores se dejaron guiar por el Espíritu»”

Además, según el postulador, “por el tipo de formación y de servicio ofrecido parece responder precisamente a las indicaciones de Papa Benedicto XVI. Ciertamente nos ayudará a redescubrir y reforzar las raíces cristianas de Europa y a testimoniar a Cristo en todo el mundo”.

“Es una óptima elección que permite ver el futuro con esperanza”, concluyó.+

Facebook comments: