Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

La Eucaristía, el papel de la Virgen y el sufrimiento

CIUDAD DEL VATICANO, 19 ENE 2008 (VIS).-Hoy se hizo público el Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial del Enfermo 2008, que se celebra el próximo 11 de febrero, Nuestra Señora de Lourdes, y cuyo tema es: “La Eucaristía, Lourdes y la atención pastoral de los enfermos”.

En el mensaje, hecho público en italiano y en inglés, y fechado el 11 de enero, el Papa escribe que la jornada de este año está relacionada con “dos eventos importantes para la vida de la Iglesia: (…) el 150 aniversario de las apariciones de la Inmaculada en Lourdes y la celebración del Congreso Eucarístico Internacional en Québec (Canadá) en junio. Esta es “una singular oportunidad para considerar la estrecha relación entre el misterio eucarístico, el papel de María en el proyecto salvífico y la realidad del dolor y del sufrimiento del ser humano”.

“Existe un vínculo inseparable -afirma- entre la Madre y el Hijo generado en su seno por obra del Espíritu Santo, y este vínculo lo observamos, de manera misteriosa, en el Sacramento de la Eucaristía”.

Benedicto XVI subraya que “María, “Mater Dolorosa”, asociada al sacrificio de Cristo, que a los pies de la Cruz sufre con su divino Hijo, se siente especialmente cercana a la comunidad cristiana que se reúne con sus miembros que sufren, los cuales llevan los signos de la pasión del Señor. María sufre con quienes están afligidos, espera con ellos y les consuela, sosteniéndolos con su ayuda materna”.

Tras recordar el tema del Congreso Eucarístico de Québec: “La Eucaristía, don de Dios para la vida del mundo”, el Santo Padre escribe que “El nos congrega alrededor de la mesa eucarística, suscitando en sus discípulos una atención amorosa por los que sufren y los enfermos, en los que la comunidad cristiana reconoce el rostro de su Señor”.

“Es natural, por tanto, que la pastoral de la salud deba obtener la fuerza espiritual necesaria en la Eucaristía para socorrer con eficacia al ser humano y ayudarlo a comprender el valor salvífico del propio sufrimiento. (…) Unido misteriosamente a Cristo, el hombre que sufre con amor y se abandona dócilmente a la voluntad de Dios, se convierte en una oferta viva para la salvación del mundo”.

El Papa invita a las comunidades diocesanas y parroquiales a celebrar la próxima Jornada Mundial del Enfermo “valorando plenamente la feliz coincidencia entre el 150 aniversario de las apariciones de Nuestra Señora de Lourdes y el Congreso Eucarístico Internacional. Que sea una ocasión -escribe- para subrayar la importancia de la Santa Misa, de la adoración eucarística y del culto de la Eucaristía, de modo que las capillas de los centros sanitarios lleguen a ser corazones pulsantes en los que Jesús se ofrece incesantemente al Padre por la vida de la humanidad. También la distribución de la Eucaristía a los enfermos, hecha con decoro y espíritu de oración, es un verdadero consuelo para quien sufre afligido por toda clase de enfermedad”.

Benedicto XVI concluye invitando también con motivo de la celebración de la jornada mundial, “a invocar, de modo especial, la materna protección de María sobre todos los enfermos, los agentes sanitarios, y los que trabajan en la pastoral sanitaria. Pienso en particular -termina- en los sacerdotes comprometidos en este campo, en las religiosas y religiosos, voluntarios y todos los que con dedicación activa se preocupan de servir, en el cuerpo y en el alma, a los enfermos y necesitados”.

Facebook comments: