Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Felices Pascuas desde Africa

Queridos amigos,

Quisiera disculparme porque últimamente no tuve tiempo de leer ni de responder los mail…

Es increíble, a pesar que después de dos años y que todavía tengo problemas con el idioma, no tengo tiempo para mi…

Es increíble como Dios se sirve de siervos inútiles para hacer llegar su paz, su misericordia y su consolación a los hombres de buena voluntad.

Es increíble que a pesar de ser un instrumento inútil siento paz y regocijo en el corazón…

Y como no sentirme así si después de haber llevado el viático (la eucaristía) a un enfermo terminal, una muchacha con sida postrada sobre una alfombra de caña, porque no tienen para comprarse una cama y un colchón donde reposarse y sin fuerzas ni para hablar, te guarda con los ojos fijos llenos de agradecimiento por haberle llevado la consolación en su corazón…

Oh como no sentirme así después de saludar por las calles polvorientas de la ciudad a los niños pobres, con las ropas rotas y llenos de tierra de la cabeza a los pies, que te recambian los saludos poniendo sus dos manitos sobre la cabeza (saludo tradicional de respeto) y haciéndote esa sonrisa indescriptible de los niños cuando se sienten queridos.

Como no sentirme así cuando después de celebrar una misa en una de las aldeas se me acerca una abuelita caminando despacito apoyada en su bastón (una rama vieja y quebrada) con sus pies descalzos, deformados y sin uñas (quien sabe cuantos kilómetros habrán caminado) para decirte “nakushukuru baba…” gracias padre por habernos visitado y por el don de misa…

Es verdad que los problemas y las dificultades son tantas, es verdad que las llagas y los sufrimientos son tantos. Pero también es verdad que con las llagas producidas de los latigazos y los clavos, las espinas incrustadas en su cabeza, Nuestro Señor Resucitado, es capaz de sanar, consolar y llenar de paz a los que están agobiados y afligidos, porque el mismo conoció el sufrimiento más cruel, y el mismo ofreció su vida por cada uno de nosotros.

Como no sentirme alegre y consolado, cuando es el mismo Cristo Resucitado que llena la vida de este siervo inútil.

Felices Pascuas de resurrección !!!

p. Marcelo De Losa, imc

Facebook comments: