Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Mons. Radrizzani asumió como arzobispo de Mercedes-Luján

Mons. Agustín Radrizzani asumió como arzobispo de Mercedes-LujánMercedes (Buenos Aires), 31 Mar. 08 (AICA) Monseñor Agustín Radrizzani asumió este sábado 29 de marzo como arzobispo de Mercedes-Luján, en una misa en el altar levantado en las escalinatas de la catedral Nuestra Señora de las Mercedes, presidida por el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini, y concelebrada por su predecesor en el cargo, monseñor Rubén Di Monte, y una veintena de obispos y un centenar de sacerdotes.

Participaron de la celebración eucarística el secretario de Culto, Guillermo Oliveri; el ex embajador argentino ante la Santa Sede, Carlos Custer; el director de Culto Católico, Luis Saguier Fonrouge; el director de Educación bonaerense, Mario Oporto; el director de Culto de la provincia de Buenos Aires, Enrique Moltoni, e intendentes de los municipios de la zona, entre otras autoridades.

En su homilía ante más de un millar de fieles, monseñor Radrizzani instó a “salir al encuentro de los más alejados, allí donde estén”, y recordó que “si nos sentimos amados por Dios, debemos revestirnos de misericordia, humildad y mansedumbre”.

“Debemos vivir con los que no creen, con los que se burlan de nosotros, sin rencores ni resentimientos, sabiendo que un vaso de agua dado por amor no quedará sin recompensa”, señaló el prelado.

Monseñor Radrizzani pidió “no tener miedo” y, tras convocar a defender los principios morales con total claridad”, subrayó –parafraseando a Juan Pablo II- que “queremos remar mar adentro”.

Tras reiterar su agradecimiento al Papa por su designación, destacó la labor de sus antecesores, en particular de monseñor Emilio Ogñénovich a favor de las vocaciones sacerdotales y el seminario diocesano, y de monseñor Rubén Di Monte por su preocupación por el santuario de Luján.

En tanto, monseñor Di Monte agradeció a las autoridades “de antes y ahora” por lo hecho para restaurar la basílica de Luján y se despidió de todos diciendo: “gracias y perdón. Hasta cualquier momento, hasta que un día feliz nos encontremos en la otra orilla”, en referencia a un pasaje del evangelio de San Marcos.

Rezo por el campo

Al finalizar la celebración eucarística, monseñor Radrizzani dijo “tuve muy presente en la oración el conflicto que vivimos en nuestra patria”, y rezó para que “con caminos de diálogo se subsanen las dificultades de las que todavía no se vislumbran pistas de solución”.

“Vamos a seguir rezando -insistió- para que el Señor toque el corazón de los que tienen que definir políticas agrarias, sean productores o autoridades. Para que este momento de dificultad no se prolongue por más tiempo, por el bien de nuestro pueblo”.+

Facebook comments: