Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Murió en Roma el Card. Pío Laghi, antiguo nuncio en la Argentina

Card. Pío Laghi, antiguo nuncio en la Argentina Roma (Italia), 12 Ene. 09 (AICA) El cardenal italiano Pio Laghi, nuncio de la Santa Sede en la Argentina entre 1976 y 1980, falleció en la noche del sábado 10 de enero, a los 86 años en el hospital romano de San Carlo de Nancy. La muerte del cardenal Laghi (nacido en Castiglione di Forlì, en 1922), cardenal desde 1991, se debió a una insuficiencia cardiovascular, propiciada por una enfermedad hematológica.
El Cardenal contaba en su trayectoria con varias representaciones de la diplomacia vaticana en el mundo: además de en la Argentina, el purpurado fallecido trabajó en la nunciatura de Washington en la década de los años 80, primero como delegado apostólico y después como primer nuncio del Vaticano ante la Administración de los Estados Unidos. Fue además pro-nuncio en Chipre y delegado apostólico en Tierra Santa, y trabajó en las nunciaturas de Nicaragua y la India.

Asimismo, fue prefecto de la Congregación para la Educación Católica y patrono de la Soberana Orden Militar de Malta.

El funeral será oficiado mañana, martes 13 a las 10 de Roma, en San Pedro, y presidido por el decano del colegio cardenalicio, cardenal Angelo Sodano, tras lo cual el papa Benedicto XVI pronunciará unas palabras y presidirá el rito de la “Ultima Commendatio” y de la “Valedictio”.

El Papa agradece su largo y generoso servicio a la Santa Sede
El Santo Padre envió un telegrama de pésame por el fallecimiento del purpurado, en el que destaca el “largo y generoso servicio a la Santa Sede, en particular como representante pontificio en diversos países y como prefecto de la Congregación para la Educación Católica”.

En el mensaje, dirigido a los sobrinos del cardenal Laghi, el Papa expresa su “profunda participación en el luto que afecta a quienes conocieron y estimaron al difunto purpurado”; eleva “fervientes oraciones a Dios para que le conceda el premio prometido a los fieles servidores del Evangelio”, y envía “de todo corazón a quienes lloran su muerte una especial y consoladora bendición apostólica”.+

Facebook comments: