Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Revelan origen, detalles y funcionamiento del Apostolado de la Oración

ROMA, 15 Ene. 09 / 01:48 pm (ACI)
El sacerdote jesuita y Director General Delegado del Apostolado de la Oración, P. Claudio Barriga Domínguez, dio a conocer el origen, los detalles, el funcionamiento y el alcance de este importante servicio de la Iglesia que ayuda en la definición de las intenciones generales y misioneras de oración que el Papa propone cada mes del año.

En entrevista concedida a L’Osservatore Romano, el sacerdote chileno señala que las intenciones de oración son “elaboradas a través de un proceso que involucra un poco a todos los dicasterios, los secretariados nacionales del Apostolado de la oración en el mundo y a los fieles individualmente. Cada uno de ellos envía los doce meses del año a nuestra sede algunas sugerencias de intenciones de oración. Cada año recibimos cerca de un centenar de propuestas y sugerencias“.

“Una vez sistematizadas y ordenadas –continúa el P. Barriga– estas propuestas son evaluadas y se escogen las que se considera más válidas y presentadas al Papa. En lo que respecta a la intención misionera, ésta es enviada directamente a nuestra oficina por la Congregación de la Evangelización de los Pueblos. Una vez que tenemos las doce propuestas de intenciones generales y las doce misioneras, éstas se transmiten al Pontífice quien pude cambiarlas en las palabras, o en el sentido, como por ejemplo hizo este año”.

Tras explicar cómo muchos de los miembros del Apostolado de la Oración se consagran al Corazón de Jesús,piedra angular de su espiritualidad, “ofreciendo sus oraciones cotidianas de acuerdo a las intenciones del Papa” y que actualmente deben ser en total unos 50 millones en todo el mundo, el P. Barriga explica que esta servicio nació en 1844 “por el deseo de algunos estudiantes jesuitas de Tolouse, en Francia” que “deseaban partir a las misiones, pero no podían hacerlo todavía por el estudio”.

Por sugerencia de su “director espiritual escogieron esta espiritualidad misionera de lo cotidiano. Todo se ofrecía a Dios por las misiones: la oración, el estudio, la soledad, los sufrimientos, las dificultades. Desde ese día, el Apostolado (de la oración) se difundió en el mundo”, siendo compartido, entre otros, por muchos santos entre los que se cuenta a Santa Teresa de Lisieux y el Beato italiano Pier Giorgio Frassati.

Luego de explicar que los jesuitas se encargan de este Apostolado desde 1917, el sacerdote explica un nuevo proyecto en marcha para hacer frente a las emergencias y situaciones no previstas que requieren oración: “desde junio de 2008 hemos abierto un sitio en Internet a nivel internacional www.apostleshipofprayer.net que está en inglés, francés y español. En este sitio iremos colocando de tiempo en tiempo, de acuerdo a las necesidades, las intenciones por las emergencias que se van dando en los últimos meses y que el Papa recomienda en el Ángelus o las audiencias; que no sustituirán a las ya aprobadas”.

En opinión del P. Barriga nadie está exento del Apostolado de la Oración en el que se reza por la Iglesia. “Nadie puede decir que es muy viejo, enfermo, débil, pecador, pues todos podemos ser útiles porque la vida ofrecida a Dios siempre es acogida por el Padre con la ayuda de Cristo. Esta es la teología base de nuestra espiritualidad”.

Intenciones para 2010

LOR también presentó las intenciones generales y misioneras del Apostolado de la Oración para el año 2010:

En enero

General: Para que los jóvenes sepan utilizar los modernos medios de comunicación social para su crecimiento personal y para prepararse mejor a servir en la sociedad.

Misionera: Para que todo creyente en Cristo tome conciencia de que la unidad entre todos los cristianos constituye una condición para hacer más eficaz el anuncio del Evangelio.

En febrero

General: Por todos los científicos y los hombres de la cultura, para que a través de la búsqueda sincera de la verdad pueden alcanzar el conocimiento del único y verdadero Dios.

Misionera: Para que la Iglesia, consciente de la propia identidad misionera, se esfuerce en seguir fielmente a Cristo y proclame su Evangelio a todos los pueblos.

En marzo

General: Para que la economía mundial sea gestada según criterios de justicia y equidad, teniendo en cuenta las exigencias de los pueblos, especialmente de los más pobres.

Misionera: Para que las Iglesias en África sean signo e instrumentos de reconciliación y de justicia en toda región del Continente.

En abril

General: Para que toda tendencia al fundamentalismo y al extremismo sea contrastada por el constante respeto, la tolerancia y el diálogo entre todos los creyentes.

Misionera: Para que los cristianos perseguidos a causa del Evangelio, sostenidos por el Espíritu Santo, perseveren en la fe en el testimonio del amor de Dios para la humanidad entera.

En mayo

General: Para que se ponga fin al triste e inicuo comercio de seres humanos que con frecuencia involucra a millones de mujeres y niños.

Misionera: Para que los ministros ordenados, las religiosas, los religiosos y los laicos empeñados en el apostolado, sepan infundir entusiasmo misionero en las comunidades confiadas a su cuidado.

En junio

General: Para que toda institución nacional y trasnacional se esfuerce en garantizar el respeto de la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural.

Misionera: Para que las Iglesias en Asia, que constituyen “una pequeña grey” entre las poblaciones no cristianas, sepan comunicar el Evangelio y testimoniar con alegría su adhesión a Cristo.

En julio

General: Para que en todas las naciones del mundo las elecciones de gobernantes se desarrollen con justicia, transparencia y honestidad, respetando la libre decisión de los ciudadanos.

Misionera: Para que los cristianos se esfuercen en ofrecer en todo lugar, especialmente en los grandes centros urbanos, su contribución a la promoción de la cultura, la justicia, la solidaridad y la paz.

En agosto

General: Para que los desocupados, los indigentes y cuantos viven en graves situaciones de necesidad encuentren comprensión y acogida y sean ayudados de modo concreto a superar sus dificultades.

Misionera: Para que la Iglesia sea la “casa” de todos, pronta a abrir sus puertas a cuantos son obligados por la discriminación racial y religiosa, el hambre y la guerra, a emigrar a otros países.

En septiembre

General: Para que en las regiones menos desarrolladas del mundo el anuncio de la Palabra de Dios renueve el corazón de las personas, animándolas a ser protagonistas de un auténtico progreso social.

Misionera: Para que abriendo el corazón al amor, se ponga fin a tantas guerras y conflictos que todavía ensangrientan al mundo.

En octubre

General: Para que las Universidades Católicas se conviertan siempre en lugares en los que, gracias a la luz del Evangelio, sea posible experimentar la armoniosa unidad existente entre fe y razón.

Misionera: Para que la celebración de la Jornada Misionera Mundial sea ocasión para comprender que la tarea de anunciar a Cristo es un servicio necesario e irrenunciable que la Iglesia está llamada a desarrollar a favor de la humanidad.

En noviembre

General: Para que cuantos son víctimas de la droga y de toda forma de dependencia, gracias al sostenimiento de la comunidad cristiana, encuentren en la potencia de Dios Salvador la fuerza de cambiar radicalmente sus vidas.

Misionera: Para que las Iglesia de América Latina prosigan la Misión Continental propuesta por sus obispos, insertándola en la tarea universal misionera del Pueblo de Dios.

En diciembre

General: Para que la experiencia del sufrimiento sea ocasión para comprender las situaciones de pérdida y dolor que afectan a las personas solas, enfermas y los ancianos y estimule a todos a salir a su encuentro con generosidad.

Misionera: Para que los pueblos de la tierra abran las puertas a Cristo y su Evangelio de paz, fraternidad y justicia.

Facebook comments: