Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Alabado sea Jesucristo!!!

Gran fiesta de la Acci?n Cat?lica, especialmente ac?, en Argentina donde hoy cerramos el a?o jubilar por los 75 a?os de nuestra instituci?n en el pa??s.

Los invito a visitar este especial que ha preparado la gente de ACI haciendo “click” sobre la im?gen.

Adem?s, extraigo parte del material disponible en la p?gina de la ACA

Sentido de la fiesta de Cristo Rey

La fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el Papa P??o XI el 11 de Marzo de 1925.
El Papa quiso motivar a los cat?licos a reconocer p?blicamente la supremac??a de Jes?s por sobre todas las cosas. Al cerrar el a?o lit?rgico con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Cristo reina en las personas con su mensaje de amor, justicia y servicio. El Reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres.

El Reino de Cristo ya ha comenzado y crece entre nosotros hasta que alcance la plenitud la historia humana en el encuentro definitivo con Cristo. Este Reino se extiende en los gestos cotidianos de solidaridad, de fraternidad, de justicia, de amor, de inclusi?n, de verdad, de bondad. Donde un ser humano ejerce lo bueno que hay inscripto en su coraz?n, la semilla se hace f?rtil en la tierra para dar frutos de crecimiento.

Jes?s nos habla de las caracter??sticas de su Reino a trav?s de varias par?bolas en el cap??tulo 13 de Mateo:

  • “es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un ?rbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”;
  • “es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”;
  • “es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegr??a, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”;
  • “es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra”.
  • En ellas, Jes?s nos hace ver claramente que vale la pena buscarlo y encontrarlo, que vivir el Reino de Dios vale m?s que todos los tesoros de la tierra y que su crecimiento ser? discreto, pero permanente.

    Hay veces que nos parece imposible este misterio cuando miramos alrededor y vemos tanta violencia e injusticia: Las guerras preventivas y religiosas, la exclusi?n y la pobreza, la econom??a de mercado que todo lo devora, la corrupci?n de los gobiernos, la avaricia de los poderosos, el terrorismo de cualquier signo, la destrucci?n, la ciencia aplicada al horror, a la manipulaci?n y la muerte….Sin embargo en medio de ello germina la esperanza activa de un mundo nuevo que crece entre tanta ciza?a y que est? destinado a los puros, a los misericordiosos, a los pac??ficos, a los justos, a los humildes.
    Este reinado de Cristo no se construye desde el poder que discrimina y oculta. No se construye desde la marginaci?n, el odio o la venganza, se construye desde la fuerza grandiosa pero sencilla del AMOR:
    Se lo realiza con el amor, con la entrega, con el respeto por la dignidad de todos, todas, cada uno, cada una. Ese es el Reino de Cristo.
    En este tiempo en que la Acci?n Cat?lica Argentina quiere vivir con PASION Y SERVICIO PARA CONSTRUIR EL BIEN COMUN DE NUESTRA NACION, el d??a de Cristo Rey cobra un nuevo significado de compromiso. Compromiso que para ser real debe hacerse concreto y encarnada para que pueda ser intensamente vivido.
    Hay mucho que realizar en nuestros barrios, municipios, provincias y Naci?n toda. Hay signos que nos hablan del hambre de Amor, de la necesidad de acercar la Verdad del evangelio que no se impone sino que se propone y fertiliza con el testimonio, la cercan??a, el compromiso y la oraci?n.
    Tal vez sea un buen momento, darnos unos minutos para reflexionar interiormente y en comunidad c?mo cada uno de nosotros vive el reinado de este nuestro Cristo hermano y amigo en la propia vida, de este Jes?s manso y humilde de coraz?n pero que exige entrega generosa, fidelidad y compromiso.
    En medio de la desesperanza, el desanimo y la tibieza, estamos llamados a ser testigos de este Rey y constructores de este Reino. Nadie har? lo que cada uno de nosotros deje de hacer, y entonces una semilla quedar? inf?rtil….
    Este es el sentido profundo, misterioso de la fiesta que hoy celebramos y en la que la Acci?n Cat?lica festeja su d??a. Que se renueve entonces todo nuestro dinamismo para seguir a Cristo como disc??pulos y misioneros en esta nuestra Argentina de hoy que nos necesita con convicciones profundas, con actitud de solidaridad y de justicia, con conciencia ciudadana que se expresa en nuestro modo de vivir, de estudiar, de trabajar, de recrearnos, de ser familia, de ser comunidad.?Alabado sea Jesucristo Rey!

    Seguir leyendo

    Facebook comments: