Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Que nadie sufra solo

Monte Grande (Buenos Aires), 28 Nov. 06 (AICA) En la parroquia Inmaculada Concepci?n, de Monte Grande, se celebr? la misa de fin de a?o de la Pastoral de la Salud de la di?cesis de Lomas de Zamora que el obispo local, monse?or Agust??n Radrizani S.D.B., presidi? el s?bado 25 de noviembre acompa?ado por el p?rroco y delegado diocesano, monse?or Roberto Gonz?lez Raeta, y el vicedelegado, presb??tero Gustavo Fern?ndez.

Vistiendo el uniforme que las caracteriza, las integrantes del Voluntariado Mar??a Madre de la Vida ocuparon la nave central del templo, mientras que en los espacios restantes se encontraban los voluntarios domiciliarios y los miembros de las distintas instituciones del ?rea de la Caridad -C?ritas, el Grupo Resurrecci?n y la Pastoral Carcelaria- de las parroquias pertenecientes a los partidos de Esteban Echeverr??a, Ezeiza y Almirante Brown.

“Predicar y curar; proclamar la Buena Noticia y llevar paz, son las dos dimensiones que nos caracterizan como seguidores de Jes?s. Tener esta visi?n nos aleja de caer en el pesimismo propio de un mundo apesadumbrado que todo lo ve mal y no sabe reconocer los dones del Se?or”, dijo el obispo en la homil??a, y aclar?: “Esto no quiere decir que hemos de ser ingenuos ante tanto dolor e injusticias, sino que como hombres de esperanza sabemos que el triunfo definitivo es de Dios, quien vence en medio de las dificultades”.

“Puede ocurrirnos que nuestro compromiso y entrega no sean siempre comprendidos y que incluso nos pase como al mismo Jes?s, quien no era bien visto por todos, particularmente por aquellos que no ten??an a Dios en el coraz?n”, advirti?. “Y as??, quienes se distancian del Se?or son capaces de criticarlo todo, de ver todo oscuro. Pero, lo que es peor, adem?s de no cambiar la realidad, s?lo influyen en los dem?s hermanos envenen?ndolos con amargura”.

El pastor lomense expres? su alegr??a al presidir la celebraci?n, “felicit?ndolos por creer en Jes?s y llevar alivio y consuelo a tantos hermanos que sufren”, sugiri? a los presentes “que, a ejemplo de los ap?stoles, no cedan a las tentaciones del pesimismo”, y los llam? a ser fieles, que significa “ser constantes y hasta empecinados en este optimismo que nace de la fe”. (Texto completo de la homil??a)

Los voluntarios de la salud Fueron voluntarias activas, “hoy son llamadas a vivir m?s intensamente desde la oraci?n”, les dijo el obispo a las integrantes del voluntariado que ese d??a renovaron su compromiso. “Son las que rezan y nos dan fuerzas para trabajar, por lo tanto, desde ahora ser?n voluntarias orantes del Voluntariado Mar??a Madre de la Vida”.

Y a continuaci?n, antes de concluir la misa, bendijo e hizo entrega del crucifijo que las identifica, a las mujeres que este a?o se incorporaron a la instituci?n.

El Voluntariado Mar??a Madre de la Vida est? conformado por mujeres que prestan sus servicios en todos los hospitales de la di?cesis. La tarea de las voluntarias consiste en ayudar al enfermo que no est? en condiciones de moverse por s?? mismo, d?ndole de comer, higieniz?ndolo, y llev?ndole la palabra de Dios si se lo piden.

Una vez que llegan a ancianas renuevan su compromiso como “Voluntarias Orantes”, y su actividad se centra en rezar por y con los enfermos, visit?ndolos en el hospital y en el domicilio. Y en el ?mbito parroquial surgi? el Voluntariado Domiciliario, que se encarga de visitarlos una vez que abandonan el hospital para, de esta manera, contener y acompa?ar al enfermo, durante y despu?s de su internaci?n.

Luego de la misa y en un clima de alegr??a, los asistentes compartieron un ?gape en uno de los salones de la parroquia. All?? hab??a un cartel con la frase “Que nadie sufra solo”, que es el lema que acompa?? el trabajo de los voluntarios y voluntarias durante todo este tiempo.

Que nunca se desanimen y sean mensajeros de esperanza Consultado por esta agencia acerca de la convivencia en el campo de la salud, de personas que trabajan por aliviar a los enfermos y procuran llevar una vida mejor a los que sufren, y de quienes centran sus esfuerzos en promover pr?cticas como el aborto, la eutanasia y otras contrarias a la vida humana, monse?or Radrizzani sostuvo: “En realidad no se preocupan directamente de matar y todav??a no est? admitida la eutanasia entre nosotros, sino que se preocupan siembre de una vida mejor. Cuando pensamos en la realidad del aborto, eso tambi?n es para una vida mejor, para la familia, porque puede ser una verg??enza, o en una vida mejor para un hogar, porque una criatura le puede complicar la vida. Pero nosotros vivimos convencidos de que toda vida viene de Dios, somos responsables ante Dios de ese ni?o que no lleg? a nacer, de esa criaturita que se destruye, y en nuestra patria hay muchas vidas destruidas as??”.

“Nosotros nos preocupamos de que esa vida pueda crecer, pueda progresar, pueda desarrollarse, porque el ni?ito destruido en el seno de la mam? es un indefenso”, a?adi?. Y entonces el aborto “es un asesinato como tomar un rev?lver y matar uno que est? en plena calle o en la vereda”.

A continuaci?n propuso el ejemplo de “aquel psic?pata que en la zona de Belgrano mat? algunas personas y dispar? contra otras. Se lo considera psic?pata y lo van a internar en una cl??nica psiqui?trica porque, si no es un asesino, es un psic?pata que no se da cuenta de lo que est? haciendo”. En ese sentido asegur? que “cuando provocamos un aborto, tambi?n nosotros somos asesinos, con la diferencia de que ?l, si est? en tratamiento psiqui?trico no conoce bien lo que hace, pero nosotros sabemos bien lo que hacemos”.

Tras insistir en que “estamos a favor de la vida, defendemos siempre la vida, desde la concepci?n hasta el ?ltimo instante de su existencia”, dijo a los que acompa?an a los enfermos “que nunca se desanimen y sean mensajeros de esperanza”; y a los que “tratan de realizar abortos -con reglas o sin reglas, clandestinamente o p?blicamente-” , que sepan que est?n destruyendo una vida”. +

Facebook comments: