Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede

CIUDAD DEL VATICANO, 2 DIC 2006 (VIS).-La Oficina de Prensa de la Santa Sede hizo p?blico hoy el siguiente comunicado:

“La Santa Sede siente el deber de dar a conocer su postura con respecto a la ordenaci?n episcopal del sacerdote John Wang Renlei, que tuvo lugar el jueves, 30 de noviembre en Xuzhou, provincia de Jiangsu (China continental).

1) El Santo Padre ha recibido la noticia con profundo dolor porque esa ordenaci?n episcopal se ha conferido sin el mandato pontificio, es decir, sin respetar la disciplina de la Iglesia Cat?lica sobre la ordenaci?n de los obispos (cfr. canon 377, p?rrafo 1 del C.I.C).

2) La de Xuzhou es la ?ltima -en orden cronol?gico- de las ordenaciones episcopales ileg??timas, que atribulan a la Iglesia cat?lica en China desde hace algunas d?cadas, creando divisiones en las comunidades diocesanas y atormentando la conciencia de muchos eclesi?sticos y fieles. Esta serie de actos extremadamente graves, que ofenden los sentimientos religiosos de todos y cada uno de los cat?licos en China y en el resto del mundo, es fruto y consecuencia de una visi?n de la Iglesia que no corresponde a la doctrina cat?lica y subvierte principios fundamentales de su estructura jer?rquica. De hecho, como precisa el Concilio Vaticano II, “uno es constituido miembro del cuerpo episcopal en virtud de la consagraci?n sacramental y por la comuni?n jer?rquica con la Cabeza y miembros del Colegio” (Lumen gentium, n. 22, primer p?rrafo).

3) La Santa Sede, que se ha enterado en el ?ltimo momento de la ordenaci?n episcopal programada en la di?cesis de Xuzhou, no ha dejado de dar los pasos posibles en el breve tiempo disponible para que no se llegase a un acto que habr??a producido un nuevo desgarro en la comuni?n eclesial. Efectivamente, una ordenaci?n episcopal ileg??tima es un acto objetivamente tan grave que el derecho can?nico establece severas sanciones para aquellos que la confieren y la reciben, siempre que el acto se cumpla en condiciones de verdadera libertad (canon 1382 del C.I.C).

4) Consuela constatar que, a pesar de las dificultades pasadas y presentes, casi todos los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos en China, conscientes de ser miembros vivos de la Iglesia universal, han mantenido una comuni?n profunda de fe y de vida con el sucesor de Pedro y con todas las comunidades cat?licas esparcidas por el mundo entero.

5) La Santa Sede conoce el drama espiritual y el sufrimiento de aquellos eclesi?sticos -obispos consagrantes y ordenandos-, obligados a tomar parte activa en ordenaciones episcopales ileg??timas, contraviniendo as?? a la tradici?n cat?lica que en su interior desear??an seguir fielmente. Participa, adem?s, en la inquietud interior de aquellos cat?licos -sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos-, que se ven obligados a acoger a un pastor, que saben que no est? en plena comuni?n jer?rquica ni con la Cabeza del Colegio episcopal ni con los dem?s obispos esparcidos por todo el mundo.

6) Por cuanto respecta a las ordenaciones episcopales, la Santa Sede no puede aceptar encontrarse ante hechos ya consumados. Por lo tanto, deplora la forma de proceder en la ordenaci?n del sacerdote Wang Renlei, que ha tenido lugar en Xuzhou, y espera que en el futuro no se repitan incidentes de ese g?nero”.

Facebook comments: