Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Fiestas patronales en Lomas de Zamora

Lomas de Zamora (Buenos Aires), 25 Ene. 07 (AICA) Con una misa que el obispo local, monse?or Agust??n Radrizzani SDB, presidi? ayer frente a la catedral Nuestra Se?ora de la Paz, la di?cesis de Lomas de Zamora celebr? la fiesta patronal, en el marco del jubileo por los 50 a?os de su creaci?n. La eucarist??a, en la que participaron numerosos fieles llegados de toda la di?cesis, estuvo concelebrada por el obispo em?rito de Chascom?s y p?rroco del Sagrado Coraz?n de Jes?s, de Temperley, monse?or Jos? Mar??a Montes y varios sacerdotes.

Despu?s de la misa, el obispo manifest? a los fieles reunidos la inmensa alegr??a de haber estado hace una semana junto al Papa Benedicto XVI, y les transmiti? el saludo y bendici?n del Santo Padre.

A continuaci?n se realiz? una procesi?n con la imagen de Nuestra Se?ora de La Paz por las calles de Lomas de Zamora y la gran fiesta diocesana concluy? con un festival de bailes populares.

A lo largo de todo el jubileo est?n programadas una serie de celebraciones especiales, entre las que se cuentan la misa que celebrar? el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Mario Bergolio, el 11 de febrero (por el 50? aniversario de la creaci?n de la di?cesis) y, el 11 de junio, la tradicional celebraci?n diocesana de Corpus Christi estar? este a?o presidida por el nuncio apost?lico, monse?or Adriano Bernardini.

Al no sentirse amado, el hombre actual ha perdido el rumbo
“Es providencial que la apertura del Jubileo haya sido en la solemne fiesta en la cual contemplamos gozosos al Ni?o acompa?ado por Mar??a y Jos?. Este Ni?o es la revelaci?n mayor de todos los tiempos y quien en su sencillez y pobreza nos ense?a como vivir seg?n Dios y qu? es lo que verdaderamente cuenta para ??l”, dijo monse?or Radrizzani luego de recordar que el a?o jubilar diocesano se abri? en la noche de Navidad de 2006 y se prolongar? hasta el 24 de enero de 2008.

“Ahora, como Iglesia diocesana, nos reunimos para festejar a Nuestra querida patrona Nuestra Se?ora de la Paz. Con los ojos de la Madre Virgen queremos contemplar al Ni?o peque?o recostado en un pesebre. Y, con su mismo esp??ritu de entrega y amor, queremos seguir a su Hijo, salvador del mundo, tal como ella lo hizo”, agreg?.

El prelado se refiri? luego al lema elegido para este a?o jubilar: “??l es nuestra Paz”, y explic? que “en este d??a gozoso de la Patrona, aprendemos de ella a vivir esta paz que el mundo tanto necesita. Ella es la Madre de Dios y la madre de Iglesia, por tanto, la sabemos y la sentimos como nuestra madre”.

En ese sentido, sostuvo que “la angustia y la violencia del hombre de hoy, y m?s espec??ficamente en esta poblada zona del Gran Buenos Aires, tiene sus ra??ces en que el hombre actual no siente, ni cree, que nadie lo cobije. El panorama actual nos presenta, sin la pretensi?n de ser exhaustivos, a hombres y mujeres que se hallan solos, familias divididas, intereses particulares que prevalecen sobre los v??nculos familiares y fraternos. Pues bien, al no sentirse amado, el hombre actual ha perdido el rumbo”.

“La seguridad de sabernos amados y cobijados nos da la paz en el coraz?n”, a?adi?. “Y, cuando son muchos los hermanos que encuentran la paz como fruto del amor de Dios, entonces, ellos, van formando una familia que vive la armon??a y la alegr??a de celebrar el amor haci?ndolo rec??proco”.

En la segunda parte de su homil??a, el obispo destac? la figura de la Virgen como “modelo de la Iglesia”, y afirm? que nosotros, sus hijos, “la imitamos porque todo hijo posee los rasgos de la madre. Al imitarla en sus virtudes nos parecemos m?s a ella y entendemos m?s a Jes?s y las virtudes del Reino”.

“Por eso queremos vivir este a?o jubilar amando como ella ama y sirviendo como ella sirve. Esto nos permitir? reconstruir el tejido evang?lico de nuestra di?cesis; nos otorgar? la gracia de volver a vivir en aquel clima que pose??an los cristianos de los primeros tiempos, y veremos surgir los frutos de alegr??a y de paz que son propios de los seguidores de Jes?s”, asegur?.

“Si sentirnos amados nos da serenidad y seguridad”, subray?, “ser imitadores de Mar??a hace de nuestras comunidades lugares atrayentes en los que se afianzan las familias, se olvidan las ofensas, surgen las vocaciones”.

Por ?ltimo, el obispo pidi? que “el Padre de Nuestro Se?or Jes?s, nos ayude para vivir como ??l quiere formando entre todos una sola familia”, y que “Mar??a, la Virgen de la Paz, nos ayude a vivir estas dos dimensiones que cambian nuestra vida de vida mon?tona en una vida entusiasta de Jes?s y de su Reino”.+

Texto completo de la homil??a

Facebook comments: