Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

El porqué del último documento del Episcopado

Monseñor Arancedo.Santa Fe, 26 Nov. 09 (AICA) El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, explicó que el reciente documento “Somos hermanos, queremos ser Nación”, sintetiza la reflexión del plenario episcopal sobre la situación del país, pero aclaró que es “una mirada de pastores, no de técnicos ni dirigentes políticos, que no nos corresponde”.

“La mirada de un pastor tampoco es una lectura exterior o estadística de la realidad, sino un ver desde la fe las condiciones humanas, morales y espirituales en que se desarrolla la vida del hombre, tratando de considerar, además, las causas de esta realidad como los posibles caminos superadores. Esto responde tanto a la exigencia de la dignidad del hombre, como a nuestra responsabilidad de presidir desde la Iglesia el camino del Evangelio que Jesucristo nos ha dejado como una misión. Por ello podemos decir que es el hombre, en su realización plena e integral, el camino primero de la Iglesia. No hablo de estrategia, sino de una misión recibida”, precisó en su alocución semanal por radio.

El prelado dijo que el texto parte de una “mirada pastoral de la realidad”, en la que los obispos han podido constatar que en el pueblo “existen hondos deseos de vivir en paz y en una convivencia basada en el entendimiento, la justicia y la reconciliación”.

Sin embargo, indicó, se percibió también “un clima social alejado de esas sanas aspiraciones”, al que los obispos definieron “en términos de violencia verbal y física en el trato político y entre los diversos actores sociales, la falta de respeto a las personas e instituciones, el crecimiento de la conflictividad social, la descalificación de quienes piensan distinto, limitando así la libertad de expresión, con actitudes que debilitan fuertemente la paz y el tejido social”. “A ello se agregaba ‘el desprecio por la vida en la violencia delictiva’, como la realidad de una ‘situación de pobreza que es dramática en muchos hermanos nuestros’”, señaló.

Por último, monseñor Arancedo detalló cuáles eran, a entender de los obispos, las causas de esta situación que “vemos y denunciamos”, y recordó que, como pastores, dijeron que “a raíz de estos problemas que nos debilitan como personas y sociedad, vemos su gravedad en que estamos inmersos en una crisis cultural, moral y religiosa. No se trata de una cuestión sólo económica, su problemática es más profunda”, aunque prometió seguir ahondando sobre el tema.+

Texto completo de la alocución

Facebook comments: