Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Bartolomé I cree que se puede lograr la plena comunión

Patriarca ecuménico Bartolomé IEstambul (Turquía), 3 Dic. 09 (AICA) El patriarca ecuménico y arzobispo de Constantinopla, Bartolomé I, recibió en Estambul el lunes 1º de diciembre a la delegación de la Santa Sede, con motivo de la fiesta de san Andrés, hermano de San Pedro, santo patrono del patriarcado ecuménico.

La delegación de la Santa Sede, enviada por Benedicto XVI, estaba integrada por el presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, cardenal Walter Kasper, y el secretario de dicho dicasterio, monseñor Brian Farrell LC.

Esta grata visita, dijo el patriarca Bartolomé I, “confirma el deseo de eliminar los impedimentos acumulados en el transcurso de un milenio para llegar a la plenitud de la comunión”.

El patriarca agradecerá este gesto enviando una delegación a Roma el 29 de junio, con motivo de la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, fiesta del Papa.

“Atribuimos un gran significado simbólico a la presencia de ustedes aquí -dijo Bartolomé I en su mensaje-, pues revela también el deseo de la Iglesia de Roma de hacer todo lo posible para volver a encontrar nuestra unidad en la misma fe y en la comunión sacramental, según la voluntad de quien nos ha llamado a la unidad para que el mundo crea”.

El camino hacia la comunión plena, “vivida así por nuestras Iglesias en el primer milenio, fue emprendida con el diálogo del amor y de la verdad y avanza, por gracia de Dios, a pesar de las dificultades ocasionales”, afirmó el patriarca Bartolomé I, en referencia al diálogo teológico oficial entre católicos y ortodoxos.

Este diálogo, en estos momentos está enfrentando la cuestión central del primado del obispo de Roma en la comunión de la Iglesia, tal y como se vivió en el primer milenio, para ver cómo se podría aplicar ahora en caso de llegar a una comunión plena.

Este fue el tema central de la sesión plenaria de la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico que se celebró en Pafos (Chipre) del 16 al 23 de octubre pasado.

“Cada uno -dijo el patriarca ecuménico- es consciente de que esta cuestión espinosa ha provocado un gran contencioso en las relaciones entre nuestras dos Iglesias. Por este motivo, desarraigar este impedimento entre nosotros favorecería seguramente nuestro camino hacia la unidad”.

El estudio de la historia de la Iglesia en el primer milenio “se convertirá también en la piedra angular para la evaluación de otros desarrollos sucesivos en el curso del segundo milenio”, concluyó Bartolomé I, invocando los dones de la humildad y el diálogo para acoger la verdad.+

Facebook comments: