Papa Francisco

Auspiciantes

Biblia

Rezo del Rosario

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Suscribir newspaper

Sindicación

Facebook

Twitter

Lomas de Zamora prepara la coronación de la Virgen de la Paz

Nuestra Señora de la PazLomas de Zamora (Buenos Aires),20 Jul. 10 (AICA) El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Rubén Lugones S.J., decidió coronar la imagen de Nuestra Señora de la Paz, patrona de la diócesis, y desde el obispado elaboraron un subsidio a fin de preparar a las comunidades para este acontecimiento, que se celebrará el 22 de agosto en la catedral, donde se venera la histórica imagen.

El material se titula “María de la Paz, Madre y Reina de una Patria para todos”, y presenta la razón teológica, la razón pastoral y la razón misionera para la coronación, como tres fundamentos para lo que será un hecho histórico para la vida de la diócesis.
Razón teológica
Entre otras cosas, el texto indica que “desde el punto de vista teológico, el argumento principal en que se funda la dignidad regia de María es su divina maternidad: el ser madre de Jesucristo, el único que en sentido estricto, propio y absoluto, es Rey del Universo por naturaleza. A lo que hay que añadir que la Virgen también es proclamada Reina en razón de la parte singular que por voluntad de Dios tuvo, asociada a su Hijo, en la obra de nuestra eterna salvación. La Iglesia no ha cesado de avivar la devoción a María, madre de Dios y madre nuestra, y de fomentar la confianza en su maternal intercesión”.
Razón pastoral
“En el marco del Bicentenario de la Revolución de Mayo, la comunidad diocesana desea hacer memoria y celebrar los 150 años de la bendición y colocación de la piedra fundamental del templo de Nuestra Señora de la Paz, nuestra catedral; y tendrá como acto central la coronación de la Imagen que preside el templo de la catedral”, y destaca la importancia de “hacer memoria, pues de ella depende la Identidad, el sentido de Pertenencia y finalmente nuestra Misión de anunciar a Cristo”.
Al mismo tiempo se advierte que “sin conciencia histórica hay siempre algo frágil en una misión. El Bicentenario de la Revolución de Mayo y de la Independencia Nacional, nos ofrecen la posibilidad de llegar, mediante un retorno a la memoria, a la conciencia más viva de la propia identidad. Recordemos que el olvido es la tumba de la memoria”.
Y agrega: “Los argentinos generalmente no estamos muy familiarizados con nuestras propias raíces y los católicos no somos ajenos a esta situación. A la falta de memoria le debemos sumar un clima cultural de relativismo, que también afecta a la verdad histórica”. Por otro lado, “No es posible la evangelización sin el sentido de pertenencia a la Iglesia. No es posible construir un país sin fuertes certezas que se nutren de nuestras raíces; si no sé quién soy o de dónde vengo, no podré asumir mi responsabilidad como argentino, como cristiano, pues mi presente será débil”.
En este marco, la propuesta es “como itinerario formativo, recuperar la memoria como Patria, como Iglesia y lo que ésta última le aportó en su nacimiento; sólo así podremos prepararnos para celebrar el Bicentenario de la Revolución de Mayo y de la Independencia Nacional”.
El santuario y el partido
En cuanto al contexto histórico de la creación del santuario y del partido de Lomas de Zamora, el subsidio recuerda entre otras cosas que “en 1860, cuando las luchas entre provincias hermanas habrían vuelto a desencadenarse, en las cercanías de la ciudad de Buenos Aires se alzaron nuevas voces de rogativas a la Reina de la Paz, al proclamarla patrona de las Lomas de Zamora y consagrarle el Santuario que se comenzaba a construir”.
Por seis veces “el vecindario de las Lomas de Zamora había dirigido al gobierno sus solicitudes de permiso para construir su Iglesia. Algunas de ellas habían incluido además, la petición de fundación de pueblo, de parroquia y partido”, señala el texto. “Antes de elevar la séptima presentación que habría de ser la culminante, fue celebrada una asamblea vecinal en la chacra de Francisco Portela en las Lomas de Zamora; se trataba de aunar criterios para resolver las dos cuestiones: la creación de partido y parroquia”. En la mencionada asamblea se decidió poner al templo bajo la advocación de Nuestra Señora de la Paz, porque “se tenía que hacer el mayor esfuerzo para que reinara la concordia”.
El terreno fue donado por Victorio Grigera y la imagen, donada por la señora Grigera, “fue encargada a Barcelona y confiada a un escultor de primer orden. Inspiró al artista el celebrado cuadro del famoso pintor Rafael Sanzio, de Urbino, en Italia, que representa a una mujer sentada, con un niño de pie sobre sus faldas, ofreciendo el pequeñuelo con su manecita derecha una palma de olivo”.
Se considera posible “que la consagración de las Lomas de Zamora a Nuestra Señora de la Paz se halle históricamente vinculada a los hechos previos a la firma del Pacto de Unión Nacional, en San José de Flores, el 11 de noviembre de 1859”. Y “en octubre de 1860, se publicaron avisos en los diarios de Buenos Aires informando a la población haber obtenido el permiso del gobierno y de la Curia ‘para la construcción de un templo en las Lomas de Zamora dedicado a Nuestra Señora de la Paz’”.
Los arquitectos encomendados para la construcción del templo “fueron los genoveses padre e hijo, Nicolás y José Canale, quienes habían sido desde 1854 autores de numerosas e importantísimas obras de ingeniería, arquitectura y diseño urbano, de las cuales aún subsisten, el frente de la Catedral de Buenos Aires, las iglesias de Nuestra Señora de la Piedad e Inmaculada Concepción (Belgrano) y otras como el palacio Miró en la Ciudad de Buenos Aires, la traza urbana y los edificios del centro cívico de Adrogué (Almirante Brown) y también, la quinta de «Los Leones» de don Esteban Adrogué en Lomas de Zamora (Hogar Pereyra) y la iglesia Nuestra Señora de la Paz”.
“La colocación de la piedra fundamental del Santuario de Nuestra Señora de la Paz, se verificó en una ceremonia de excepcional brillantez encabezada por el gobernador de la provincia, general Bartolomé Mitre y por el canónigo Gabriel Fuentes, párroco de San Miguel de Buenos Aires, quien bendijo las zanjas abiertas para los cimientos, en tanto Mitre puso las primeras cucharadas de argamasa. Era el día 16 de diciembre de 1860”.
Razón misionera
Por último se explica la razón misionera de la coronación, citando el documento de Aparecida: La celebración de los 150 años de la bendición y colocación de la piedra fundamental del templo de Nuestra Señora de la Paz y la coronación de la Imagen que la preside; es un tiempo precioso para dejarnos mirar por María, como comunidad diocesana. Mirada maternal ‘que nos ayuda a mantener vivas las actitudes de atención, de servicio, de entrega y de gratuidad (…) que crea comunión y educa a un estilo de vida compartida y solidaria, en fraternidad, en atención y acogida al otro, especialmente si es pobre o necesitado’’; que impulsa a salir al encuentro de los adolescentes y jóvenes. Con Ella, que ‘es la gran misionera, continuadora de la misión de su Hijo y formadora de misioneros’, queremos asumir el desafío de anunciar a Jesucristo, Príncipe de la Paz”.
Material de trabajo
El subsidio se completa con una Novena a Nuestra Señora de la Paz, que incluye lecturas, material de reflexión y una guía para la oración. También una oración a Nuestra Señora de la Paz y la Oración por la Patria.
Texto completo del documento

Facebook comments: