Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

A los 81 años murió monseñor Carmelo Giaquinta

Mons. Carmelo Giaquinta, arzobispo emérito de ResistenciaBuenos Aires, 23 Jun. 11 (AICA) Monseñor Carmelo Juan Giaquinta falleció ayer, 22 de junio, justo el día en que cumplía 81 años, informaron hoy fuentes del Seminario Metropolitano de Buenos Aires, donde residía.

El deceso se produjo a últimas horas de la tarde en la clínica San Camilo, donde quedó internado hace una semana tras concurrir para un chequeo de rutina.

Los restos de monseñor Giaquinta son velados desde esta mañana y hasta las 22 en el Seminario Metropolitano (José Cubas 3543, del barrio porteño de Villa Devoto), donde a las 12 se rezará una misa de cuerpo presente.

Mañana serán llevados a la catedral de Buenos Aires, en cuya cripta será sepultado. Previamente, a las 9.30, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, presidirá la solemne misa exequial.

Monseñor Carmelo Juan Giaquinta

Hijo de padres italianos, doña Carmela Ragusa y don Salvador Giaquinta, había nacido en la ciudad de Buenos Aires el 22 de junio de 1930.

Cursó la Escuela Primaria Nº 2 “General Acha” del barrio Villa Ortúzar, Buenos Aires, y la completó en el Instituto Vocacional San José, de San Isidro.

En 1942 ingresó al Seminario Metropolitano Inmaculada Concepción de Buenos Aires. Allí cursó los estudios de Humanidades y de Filosofía.

En 1949 viajó a Roma, donde fue seminarista del Colegio Pío Latino Americano y alumno de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, obteniendo la licenciatura en Sagrada Teología.

Fue ordenado sacerdote en Roma, el 4 de abril de 1953.

En 1954 prosiguió sus estudios en el Instituto Católico de París y en la Escuela de Altos Estudios, Sección Religiosa, de la Universidad de la Sorbona, y concluyó su estadía europea con un viaje de estudios a Medio Oriente organizado por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma.

De regreso a Buenos Aires, en octubre de 1955, fue designado vicario cooperador de la parroquia Sagrada Eucaristía y auxiliar de secretaria en la Curia Metropolitana. En 1957 fue designado capellán del Colegio Niño Jesús, y posteriormente lo fue del Noviciado de Nuestra Señora de la Compasión y del Colegio San Vicente.

En 1957 comenzó a desempeñarse como profesor de la Facultad de Teología, donde actuó hasta mayo de 1980, dictando diversas materias, y ocupando los cargos de vicedecano y decano durante varios trienios.

De 1958 a 1968 se desempeñó como Director Espiritual del Seminario Mayor de Buenos Aires. Desde 1969 hasta 1971 fue Vicerrector del Instituto de Cultura Religiosa Superior.

En 1961, participó de la inauguración del Concilio Vaticano II, acompañando a Mons. Ponce de León como secretario personal.

En marzo de 1962 Juan XXIII lo nombró Capellán de Su Santidad.

Ha sido colaborador de la revista Criterio e integró el consejo de redacción.

El 11 de marzo de 1980, Juan Pablo II, lo designó Obispo titular de Zama Menor y Auxiliar de Viedma (Río Negro). El 30 de mayo de 1980 recibió la ordenación episcopal en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires de manos del Cardenal Juan Carlos Aramburu y de los obispos Miguel Esteban Hesayne, de Viedma, y Octavio Nicolás Derisi, auxiliar de La Plata.

Eligió como lema de su misión “Toda lengua proclame: Jesús es el Señor” (Fil. 2, 10-11). En la Diócesis de Viedma colaboró con su obispo especialmente en la atención pastoral de la Vicaría del Alto Valle, residiendo en Cipolletti, y en la organización del Primer Sínodo Pastoral Diocesano.

Nombrado Obispo de la diócesis de Posadas (Misiones) el 16 de junio de 1986, sucedió a monseñor Jorge Kemerer el 17 de agosto de ese año. En los años de su ministerio en esa diócesis, destacó especialmente el ministerio de la Palabra a través de la televisión, y la visita pastoral a las parroquias, tanto de la capital, como del interior, visitando con esmero las comunidades cristianas de las colonias.

Promovido a arzobispo de Resistencia el 22 de marzo de 1993, tomó posesión el 6 de junio del mismo año. Poco antes de cumplir 75 años, Juan Pablo II aceptó su renuncia y lo nombró Administrador Apostólico de la Arquidiócesis hasta la toma de posesión del nuevo arzobispo, monseñor Fabriciano Sigampa, el 26 de febrero de 2006.

El cardenal Jorge Mario Bergoglio, apenas supo de su renuncia, le ofreció formar parte de la dirección espiritual en el Seminario Metropolitano de Villa Devoto. A partir de allí su residencia fue el Seminario Inmaculada Concepción de Buenos Aires, lugar donde se había iniciado su tarea sacerdotal.

En la Conferencia Episcopal Argentina fue miembro de la Comisión de Fe y Cultura, y presidente de la Comisión de Ministerios, del Consejo de Asuntos Económicos, y de la Comisión de Pastoral Social. Actualmente era miembro de Comisión Episcopal para la Universidad Católica Argentina. En la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina ha sido representante de la Provincia Eclesiástica de Corrientes y de la Provincia Eclesiástica de Resistencia.

Como miembro del Consejo Episcopal de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Argentina fue el impulsor del “Plan compartir para el sostenimiento económico de la Iglesia en la Argentina”.

En la Región Pastoral del NEA ha sido un miembro activo, destacándose sobre todo como moderador de los obispos responsables del Seminario Interdiocesano “La Encarnación”.

En la Santa Sede ha sido consultor del Secretariado para la Unión de los Cristianos (hoy Consejo Pontificio), desde 1968 a 1973; miembro de la Sagrada Congregación para la Educación Católica del Vaticano, en el período 1996-2007, y consultor de la Comisión Interdicasterial para la equitativa distribución del Clero en el mundo.

En 1992, participó de la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo, y en 1997 de la Asamblea del Sínodo de los Obispos, para América, en Roma.

Ha dirigido numerosos ejercicios espirituales para el clero, seminarios y religiosas, y ha participado en diversos congresos internacionales de teología, pastoral, vocaciones, universidades y facultades eclesiásticas.

Dictó innumerables conferencias sobre el Concilio Vaticano II y sobre la Doctrina Social de la Iglesia, y era conocido por sus mensajes dominicales.

Tiene editadas diversas publicaciones, tanto en colaboración, como propias. Entre éstas: “Todo es común – Doctrina cristiana sobre la propiedad y el dinero”, “La comunión de bienes en la Iglesia”, “Porqué creemos”, “Mensajes para el Tercer Milenio”, “Fieles al Evangelio”.+

Facebook comments: