Papa Francisco

Auspiciantes

Biblia

Rezo del Rosario

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Suscribir newspaper

Sindicación

Facebook

Twitter

Declaración de la Comisión Ejecutiva de laCEA

CEA

Ante lareciente aprobación por el Congreso de laNación de las leyes de Muerte Digna eIdentidad de Género, hemos creído oportunoexpresar, especialmente a nuestros fielespero también a la opinión pública, elpensamiento de la Comisión Ejecutiva delEpiscopado Argentino sobre estos temas.

1 – En lallamada ley de Muerte Digna creemos que seha avanzado en aspectos referidos a laproporcionalidad de los medios a utilizar enenfermos terminales, que eviten unencarnizamiento terapéutico. Mantener unavida con medios artificiales no siempre esmoralmente obligatorio. Es destacable,también, la importancia dada a la voluntaddel paciente y de sus familiares, como partede los derechos personalísimos del enfermo.El rechazo de estos medios artificiales nosólo es válido, puede ser recomendable.Valoramos, por otra parte, la prohibición dela eutanasia.

Lamentamos, sin embargo, que entre estosmedios se haya incluido el posible rechazode la “hidratación y alimentación”, como sifueran medios desproporcionados, siendo, porel contrario, un acto humanitario que hace auna muerte digna. Su privación, en cambio,sería una eutanasia pasiva.

2 -Respecto a la ley de Identidad de Género, sibien se ha buscado responder a una realidadque presenta sus reclamos, no se ha tenidoen cuenta el significado objetivo del datobiológico como elemento primario en unalegislación sobre el tema de identidadsexual. La diversidad sexual no depende sólode una decisión o construcción cultural,sino que tiene su raíz en un dato de lanaturaleza humana que presenta su propiolenguaje y significado. Desconocer el valory el alcance de este hecho debilita elsentido de la sexualidad que, en sudiversidad y complementariedad, debeorientar tanto la vida de las personas comola tarea educativa y legislativa.

Lanecesaria educación sexual debe estarorientada, desde la infancia, a valorar elsentido y la riqueza de la sexualidad.Consideramos muy grave que la ley permitamanipular la identidad sexual de los niños ydañarla de modo, tal vez irreversible eincluso en contra de la voluntad de suspadres.

Estas afirmaciones no significan desconocerla realidad de personas que sufren por estosmotivos. La ley, en cuanto ordenamiento dela comunidad, debe tratar todo reclamo en elmarco jurídico adecuado y con las garantíasque ello implica. Pero, dejar el tema de laidentidad sexual a un libre sentir odecisión de la persona, no corresponde a lacerteza jurídica que debe ofrecer unalegislación a la sociedad. La naturaleza nolimita, en este caso, los derechos de lapersona, sino que muestra con su lenguaje elsentido de la sexualidad como un principioque debe orientar tanto la educación como elcontenido de las leyes de una comunidad.

3 – Enambos casos es importante que se respete elderecho a la objeción de conciencia, dequienes vean afectadas sus sinceras yprofundas convicciones éticas por laobligación de aplicar estas leyes.

4 – Hemoscreído conveniente expresar nuestro juicio yreflexión con el debido respeto y como unservicio, en orden a colaborar “e iluminarla aplicación de la razón al descubrimientode principios morales objetivos” (BenedictoXVI, discurso en Westminster Hall,17/9/2010), que actúan como fuente de todanormativa justa.

BuenosAires, 16 de mayo de 2012

Mons.José María Arancedo

Mons.Virginio Bressanelli

Mons.Mario Cargnello

Mons.Enrique Eguía

Facebook comments: