Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Milagro Eucarístico en la Ciudad de Buenos Aires

milagro EucarísticoUn sacerdote amigo me dio a conocer el caso.

Les comparto lo que cuentan en Reina del Cielo

Sabemos que en el mundo han ocurrido diversos casos de milagros Eucarísticos a través de los siglos, donde la Eucaristía se ha convertido en Carne o cubierto de Sangre, de modo espontáneo (Vea milagro de Lanciano HACIENDO CLICK AQUI). Hoy recogimos este testimonio de un hecho ocurrido en la Ciudad de Buenos Aires hace poco tiempo. Un lector de Reina del Cielo acudió a la Parroquia Santa María, donde ocurrió este prodigio, y recibió este folleto explicativo de lo que allí aconteció.

Texto del material entregado en la Parroquia:

“Mi Carne es la verdadera Comida y mi Sangre es la verdadera Bebida”

Parroquia Santa María – Av. La Plata 286 – Ciudad de Buenos Aires.

Después de haber dialogado y rezado juntos en torno al signo, queremos entregarte una breve narración de los hechos que hemos compartido para que los recuerdes y los sigas meditando.

¿Cómo fueron los hechos?

Mayo 1992

Después de la Misa del viernes 1 de mayo, al hacer la reserva del Santísimo Sacramento, el ministro de la Eucaristía encontró dos trozos de Hostia sobre el corporal del Sagrario. Consultado el sacerdote, le indicó que los colocara en un recipiente con agua en el Sagrario (una de las formas habituales para esperar que se disuelvan y luego poder purificar). En los días siguientes, algunos sacerdotes miraban para ver si ya se habían disuelto, sin observar cambios. Siete días más tarde, el viernes 8 de mayo, encontraron que las formas tenían un color rojizo, con apariencia de sangre. El domingo siguiente, 10 de mayo, durante las dos Misas vespertinas, se observaron unas gotitas de sangre en las patenas con las que los sacerdotes distribuían la Comunión.

Julio 1994

El domingo 24, durante la Misa con niños, cuando el ministro de la Eucaristía retiraba el copón del Sagrario, al destaparlo, vio una gota de sangre que corría por la pared interna del mismo.

Agosto 1996

En la Misa de las Fiestas Patronales de la Asunción de la Santísima Virgen, nuevamente se tuvo que poner una Hostia en un recipiente con agua para su disolución. Unos días más tarde, el 26, una ministro de Eucaristía, al hacer la reserva del Santísimo Sacramento, encontró que la forma se había vuelto carne.

Informate más, haciendo “click” acá

Facebook comments: