Papa Francisco

Auspiciantes

Biblia

Rezo del Rosario

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Suscribir newspaper

Sindicación

Facebook

Twitter

Desde los márgenes de la Patria para ser útil a su gente

Ceferino se identificó siempre con su genteUribelarrea (Buenos Aires), 7 Nov. 07 (AICA)“Ceferino supo ser sí mismo. Sin ninguna duda se identificó siempre con su gente, la ‘gente de la tierra’, los ‘mapuches’. Le tocó sufrir el ser el hijo del gran rey de las pampas que tuvo que mendigar unas leguas de tierra y terminar como coronel del mismo ejército que fue el brazo armado de una ‘civilización’ que avasalló la ‘barbarie’. Le tocó sufrir la discriminación racista de sus compañeros de los Talleres Nacionales de Marina en el Tigre y cierto rechazo inicial de algunos compañeros en el colegio salesiano de Almagro”. Así lo expresó el padre Horacio López, inspector de la Inspectoría Nuestra Señora de Luján en La Plata, en una carta que escribió con motivo de la beatificación de Ceferino Namuncurá.
El religioso agregó que “no fue fácil, pero este adolescente mapuche llevaba en su sangre el fuego de querer hacer algo que valga la pena y con mucho esfuerzo logró en pocos años aprender el castellano, leerlo y escribirlo con una bella caligrafía y ganarse el aprecio de todos en la escuela. Aprendió muy pronto a escuchar su propio corazón y buscar por todos los medios la forma de serle fiel”.
“Ceferino supo soñar con darse a sí mismo” -. Pronto aprendió a gustar el regalo de su bautismo y el don de ser discípulo y, como tal, misionero”. Sin embargo, aclaró que “el don recibido no podía ser guardado” y recordó que “antes incluso de conocer más a Jesús, ya había sentido en su corazón el deseo de jugarse por los demás: ‘Quiero estudiar para ser útil a mi gente’”.
El inspector prosiguió con un reconocimiento a la educación salesiana: “Bastaron dos años experimentando el sistema preventivo de Don Bosco para que Ceferino descubriera que su deseo original de jugarse por su gente tenía que ver también con hacerles conocer y llevarles al Dios de Jesús”. Y mencionó un mensaje que les enviara el Rector Mayor, padre Pascual Chávez, a los inspectores de la Argentina, en el que decía que la beatificación de Ceferino “viene a poner en evidencia no sólo la acción santificadora del Espíritu Santo sino también la eficacia de la educación salesiana, cuando ésta es realizada con calidad”.
El padre López expresó además su convicción de que “hecho vuelve a proponernos el desafío de jugarnos todavía más por la calidad de nuestras propuestas educativo pastorales tanto en la escuela como en el centro juvenil, en el oratorio, en la parroquia y en los lugares de misión”. En ese sentido afirmó: “Hicimos mucho pero estamos invitados a ir por más. Tenemos un tesoro inmenso, invaluable y precioso para bien de tantísimos jóvenes que nos están esperando en las márgenes de nuestras ciudades y pueblos o en las márgenes de nuestra sociedad en pleno centro… Estoy convencido que hay muchísimos jóvenes con un fuego dentro que los invita a jugarse por su gente, por su patria, por otros jóvenes que están todavía más necesitados que ellos”.
“Ceferino nos invita hoy a ser nosotros mismos y a hacernos prójimos de los demás”, aseguró el religioso quien adelantó que estará presente en Chimpay para participar de la beatificación del indígena, y que también estarán allí el Rector Mayor y toda la Congregación y la Familia Salesiana. Y dijo además que desde el jueves 8 de noviembre acompañará a un grupo de inspectores y otros visitantes venidos desde Italia y algunos otros lugares a Junín de los Andes, Viedma y Fortín Mercedes, “lugares donde la santidad salesiana se puso en evidencia en Laura Vicuña, Artémides Zatti y Ceferino”.+

Facebook comments: