Papa Francisco

Auspiciantes

Biblia

Rezo del Rosario

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Suscribir newspaper

Sindicación

Facebook

Twitter

Documento sobre el primado del obispo de Roma

San Pedro, primer obispo de RomaCiudad del Vaticano, 15 Nov. 07 (AICA)Con el título “Consecuencias eclesiológicas y canónicas de la naturaleza sacramental de la Iglesia. Comunión eclesial, conciliaridad y autoridad”, se hizo público hoy el documento final de la asamblea plenaria de la Comisión Mixta Internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa en conjunto, que se celebró del 8 al 14 de octubre en Rávena (Italia).

Los firmantes del documento afirman estar de acuerdo con el hecho de que en la “praxis”, es decir en la forma inicial de ordenación de la Iglesia cristiana, el obispo de Roma era el “protos”, es decir el primero entre los patriarcas.

La asamblea estaba presidida por el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y por Su Excelencia Ioannis, metropolita de Pérgamo (Patriarcado Ecuménico).

La declaración fue publicada simultáneamente en Roma, Atenas, Estambul y Chipre. En Moscú no se publicó porque los representantes del patriarcado ruso habían abandonado el encuentro inter-cristiano celebrado en Ravena, por ello carece de la firma del patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Por primera vez las Iglesias Ortodoxas dicen que sí
En una entrevista en Radio Vaticano, el cardenal Kasper afirmó que el documento -que consta de 46 párrafos- ”habla de la tensión entre autoridad y conciliaridad, o sinodalidad a nivel local, es decir diocesano, a nivel regional y universal. El paso importante es que por primera vez las Iglesias ortodoxas han dicho que sí, que existe este nivel universal de la Iglesia y que también a nivel universal existe conciliaridad, sinodalidad y autoridad; quiere decir que también existe un primado: según la praxis de la Iglesia antigua, el primer obispo es el obispo de Roma”.

“Pero no hablamos  -añadió-  de los privilegios del obispo de Roma; solo hemos indicado la praxis para el debate futuro. Este documento es un modesto primer paso y como tal da esperanza, pero no podemos exagerar su importancia, ya que en el documento se lee que no existe un acuerdo sobre la interpretación de los testimonios históricos de la época en particular en lo que se refiere a las prerrogativas del obispo de Roma en cuanto “protos”, porque ya desde el primer milenio es comprendida e interpretada de diversos modos”.

Un camino largo y difícil
El presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos señaló que “la próxima vez tendremos que volver a hablar sobre el papel del obispo de Roma en la Iglesia universal en el primer milenio, después deberemos afrontar también el segundo milenio, el Concilio Vaticano I y el Vaticano II, y esto no será fácil, el camino es muy largo y difícil”.

Del documento se desprende que la cuestión del primado petrino, es decir la autoridad que el Papa, en cuanto obispo de Roma, mantendría sobre los demás patriarcas de las iglesias cristianas, no ha sido aún confirmado. Sin embargo, la novedad del documento consiste en el hecho de que por primera vez, los exponentes del mundo ortodoxo aceptan discutir acerca del primado petrino y de reconocer que antiguamente, en la ordenación primitiva de los cinco patriarcados cristianos, Roma, Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén, la Iglesia de Roma presidía en la caridad, según una expresión de San Ignacio de Antioquía.

La ausencia del Patriarcado de Moscú
El cardenal comentó también el abandono de la reunión de Rávena por parte de la delegación de la Iglesia Ortodoxa Rusa, explicándolo como “un problema inter-ortodoxo sobre el reconocimiento de la Iglesia autónoma de Estonia; hay una diferencia entre Moscú y Constantinopla”.

“Es una cuestión inter-ortodoxa  -agregó-  en la que no podemos interferir, pero que nos entristece y preocupa mucho porque para nosotros es importante que la Iglesia Ortodoxa Rusa participe también en el futuro en nuestro diálogo. No podemos interferir pero queremos pedir a Moscú y a Constantinopla que hagan todo lo posible para encontrar una solución, un compromiso”.

“Si quieren  -concluyó el purpurado-  podríamos facilitar esta solución bien a nivel bilateral, entre Moscú y Constantinopla, o a nivel pan-ortodoxo, pero es indudable que queremos contar con la participación de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Es una Iglesia muy importante; no queremos dialogar sin ellos y trabajaremos para lograrlo”.+

Facebook comments: