Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

Nuevo párroco en Adrogué

Nuestra Señora de la Medalla MilagrosaLomas de Zamora (Buenos Aires), 30 Nov. 07 (AICA) El martes 27 de noviembre el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Agustín Radrizzani, presidió la misa en la que el presbítero Héctor Laffeuillade tomó posesión como párroco de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, de Adrogué.

El sacerdote se desempeñó como formador durante más de quince años y los fines de semana colaboraba con varias comunidades de la diócesis. “Ahora la Iglesia le confía este nuevo servicio: la comunidad parroquial de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa”, expresó el obispo en la homilía.
La reflexión del prelado giró en torno a la pregunta “¿qué es un párroco?”
“Un párroco es aquel que hace las veces de Jesús en una comunidad que está ubicada en un espacio territorial. Para hacer las veces de Jesús ha vivido durante años a los pies del maestro y ahora, vinculado a esta porción de hermanos, realiza plenamente el ser discípulo”, señaló. “Y es maestro con el Maestro. Anuncia que Cristo muerto y resucitado ha cambiado su existencia, que después de haberse encontrado con Él la vida no volvió nunca más a ser la de antes. Acompaña un proceso de formación catequística permanente y la predicación surge siempre de lo experimentado”.
Sostuvo que “como el discípulo no es más que el Maestro, vive identificado con Cristo y el misterio Pascual. Ha vivido la muerte y resurrección y desde esta vivencia es canal de gracia para edificar la comunidad mediante los sacramentos. El sacerdote se sabe hostia que se ofrece y alimenta y se sabe él también lleno de fragilidades que es canal de la misericordia de Dios”.
“Como el Maestro tuvo sus predilectos -afirmó-, así también nosotros privilegiamos a los últimos, a los enfermos, a los solos, a los marginados, y añadió: “Esto también edifica la comunidad porque todos ven quiénes son los predilectos de Jesús, del sacerdote y de todos nosotros. Y de la misma manera que los hebreos vivían convencidos que un buen maestro enseña por su sabiduría pero más enseña al compartir la vida, así el párroco, compartiendo día a día la vida de la comunidad transmite los valores asimilados a las pies del Maestro y descubre la discreta pero cierta presencia de Dios con que sus hermanos van construyendo el Reino”.+
Texto completo de la homilía

Facebook comments: