Papa Francisco

Auspiciantes

Biblia

Rezo del Rosario

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Suscribir newspaper

Sindicación

Facebook

Twitter

Abolir el celibato no soluciona la escasez sacerdotal

Cardenal Lubomyr Husar, Arzobispo Mayor de Kyiv-HailieRoma (Italia), 10 Ene. 08 (AICA) El cardenal ucranio, Lubomyr Husar, Arzobispo Mayor de Kyiv-Hailie, advirtió que suprimir el celibato obligatorio para los sacerdotes no es una solución al bajo número de vocaciones sacerdotales. Lo dijo en una entrevista concedida a Fabrizio Contessa, de la edición diaria en italiano de L’Osservatore Romano.

Según explica Contessa, el testimonio del cardenal Husar es especialmente importante porque el Purpurado es el Jefe de la Iglesia de rito greco-católico en Ucrania, un rito que contempla la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados.

El Cardenal proclamó el año 2008 como el “Año de la vocación cristiana”. “Hemos procurado no limitarnos a las vocaciones a la vida religiosa y al sacerdocio, sino que estamos apuntando al concepto cristiano de la vocación. Y esto es porque hemos notado, tanto en la vida familiar como en la religiosa, una grave inestabilidad”, explica el Purpurado ucranio.

“Entre los que se casan –agrega– muchísimos se separan. Y también entre los que ingresan a los monasterios y a las congregaciones, incluso después de haber realizado su profesión, piden ser dispensados. Nosotros queremos apuntar a una estabilidad de la vocación”.

Preguntado sobre la razón de la crisis de vocaciones, el cardenal Husar señaló que “pueden existir muchas respuestas. Ahora incluso son los padres los que se oponen, no permitiendo a sus hijos ingresar a los monasterios o a las congregaciones religiosas. Por otro lado, los sacerdotes predican muy poco sobre la vocación en general, pero sobre todo sobre la vocación sacerdotal y religiosa”.

El Purpurado explicó también que “con el contacto con el mundo occidental, nuestra gente en vez de tomar los elementos más preciosos, tomó los peores elementos que nos llegan a través del cine y la televisión”.

Sin embargo, reveló también que tras la caída del comunismo, muchos optaron por la vocación sacerdotal porque resultaba una opción cómoda, “por eso la caída de vocaciones, al menos en una parte, es consecuencia de la falta de un discernimiento más atento de parte de los rectores y los educadores”.

Preguntado sobre si la supresión del celibato sacerdotal podría solucionar la escasez de vocaciones en el rito latino, el cardenal Husar explicó que “creo que se equivoca quien piensa que el problema de las vocaciones se pueda resolver con la ordenación de personas casadas. Esto no asegura un número importante de vocaciones. Yo provengo de una familia sacerdotal: mi abuelo era sacerdote y también otros miembros de mi familia eran sacerdotes, algunos casados (según el rito greco-católico) y otros no”.

Al respecto, el Cardenal explicó que la caída de vocaciones también se registra en el campo de los sacerdotes casados, de tal manera que el desafío sigue siendo la recuperación “del sentido de la vocación cristiana en general”.+

Facebook comments: