Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

jesushttp://www.marana-tha.net Marana - Thá Ven Señor Jesús ::

Mes del Sagrado Corazón

Posted: June 1st, 2010, by Matoga

Hace años ya, cuando era niño, me consagrué al Sagrado Corazón.

Este vídeo que les comparto, lo realicé hace algún tiempo en Su honor…

Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo. Ciclo C

Posted: June 1st, 2010, by Matoga

«Comieron todos y se saciaron»

Lectura del libro del Génesis 14, 18-20

«Entonces Melquisedec, rey de Salem, presentó pan y vino, pues era sacerdote del Dios Altísimo, y le bendijo diciendo: “¡Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de cielos y tierra, y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos!” Y diole Abram el diezmo de todo.»

Lectura de la primera carta a los Corintios 11, 23-26

«Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: “Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío”. Asimismo también la copa después de cenar diciendo: “Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío”. Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga.»

Lectura del Evangelio según San Lucas 9, 11b-17

«Él, acogiéndolas, les hablaba acerca del Reino de Dios, y curaba a los que tenían necesidad de ser curados. Pero el día había comenzado a declinar, y acercándose los Doce, le dijeron: “Despide a la gente para que vayan a los pueblos y aldeas del contorno y busquen alojamiento y comida, porque aquí estamos en un lugar deshabitado”. El les dijo: “Dadles vosotros de comer”.

Pero ellos respondieron: “No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta gente”. Pues había como 5.000 hombres. El dijo a sus discípulos: “Haced que se acomoden por grupos de unos cincuenta”. Lo hicieron así, e hicieron acomodarse a todos. Tomó entonces los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció sobre ellos la bendición y los partió, y los iba dando a los discípulos para que los fueran sirviendo a la gente. Comieron todos hasta saciarse. Se recogieron los trozos que les habían sobrado: doce canastos.»

Pautas para la reflexión personal

El vínculo entre las lecturas

Este Domingo celebramos la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor. En la lectura¡ del Evangelio, San Lucas describe la multiplicación de los panes de un modo que deja transparentar un milagro más grande: la Santa Eucaristía. La lectura del Antiguo Testamento (Primera Lectura) muestra la misteriosa figura del rey-sacerdote Melquisedec[1] que ofrece a Abrahán pan y vino como signo de hospitalidad, de generosidad y de amistad. La Segunda Lectura contiene un valioso testimonio ya que es el relato más antiguo sobre la institución de la Eucaristía.

¿Cuándo comenzó la fiesta del Corpus?

El origen de esta Solemnidad que se celebra el jueves o el Domingo[2] posterior a la fiesta de la Santísima Trinidad, se remonta a la devoción al Santísimo Sacramento que se dio en el siglo XII en la cual se resaltaba de manera particular la presencia real de «Cristo total» en el pan consagrado. Este movimiento estaba también vinculado al deseo, propio de la época, de «ver» las especies eucarísticas. Esto llevó, entre otras cosas, a comenzar a elevar la hostia y el cáliz después de la consagración. Esta práctica se inició en la ciudad de Paris alrededor del año 1200.

En medio de este ambiente, una serie de visiones de una religiosa cisterciense, Santa Juliana (priora de la abadía de Mont Cornillón que quedaba a las afueras de Lieja en Bélgica), en el año 1209, dio un fuerte estímulo a la introducción de una fiesta especial al Sacramento de la Eucaristía. Juliana habría tenido la visión de un disco lunar en el cual había una parte negra. Eso fue interpretado como la falta de una fiesta eucarística en el ciclo litúrgico. Por su intercesión y la de sus consejeros espirituales, el obispo de Lieja, Roberto de Thorete, introdujo esta fiesta, por primera vez en su diócesis en el año 1246.

El año 1264, el Papa Urbano IV (Jacques Pantaleón), que en la época de las visiones era archidiácono de Lieja, estableció la solemnidad para la Iglesia universal. Los textos litúrgicos fueron redactados por Santo Tomás de Aquino. Sin embargo la causa inmediata que determinó a Urbano IV establecer oficialmente esta fiesta fue un hecho extraordinario ocurrido en 1263 en Bolsena, cerca de Orvieto, donde se encontraba ocasionalmente el Santo Padre. Un sacerdote que celebraba la Santa Misa tuvo dudas de que la Consagración fuera algo real. Al momento de partir la Sagrada Forma, vio salir de ella sangre de la que se fue empapando en seguida el corporal. La venerada reliquia fue llevada en procesión a Orvieto el 19 junio de 1264. Hoy se conservan los corporales – donde se apoya el cáliz y la patena durante la Misa – en Orvieto, y también se puede ver la piedra del altar en Bolsena, manchada de sangre.

«Dadles vosotros de comer…»

Se ha elegido para esta solemnidad el Evangelio de la multiplicación de los panes por su relación con el misterio del Cuerpo y la Sangre de Cristo. En efecto, el Cuerpo y la Sangre de Cristo se nos dan como alimento, alimento de vida eterna, para nutrir la vida divina a la cual hemos nacido en el Bautismo. Así como Jesús nutrió a la multitud en el desierto, así nos nutre con el pan de vida eterna. El hecho evoca fuertemente ese otro momento de la historia, que estaba siempre vivo en la memoria del pueblo, en que Dios, después del éxodo, «en el desierto»[3], nutrió a su pueblo con el pan del cielo. Ese pan del desierto era pan milagroso, pero material; este pan de la Eucaristía es pan milagroso, pero celestial. Observemos el episodio evangélico más de cerca.

Seguía a Jesús una multitud de cinco mil hombres «sin contar mujeres y niños» (ver Mt 14,21). Él «los acogía, les hablaba acerca del Reino de Dios y curaba a los que tenían necesidad de ser curados». Pero comenzó a declinar el día, y se acercan los Doce a decirle que despida de una vez a la gente para que «vayan a los pueblos y aldeas del contorno y busquen alojamiento y comida, porque aquí estamos en un lugar desierto». La sugerencia de los Doce es de lo más sensata, pues para cualquiera era obvio que allí no había alimento para toda esa multitud. Jesús les dice con toda naturalidad: «Dadles vosotros de comer». ¡¿Cómo?! ¿Lo dice en serio? ¿Acaso no se da cuenta de la situación? Nada indica que Jesús esté «bromeando». Por otro lado, es imposible que Él no capte la situación. La única alternativa que queda en pie es que lo diga en serio y con perfecta conciencia de lo que está diciendo: ¡Los apóstoles tienen que dar de comer ellos mismos a los cinco mil! Eso es exactamente lo que ha pedido el Maestro.

Ellos, en cambio, al oír el mandato de Jesús, se quedan con la idea de que él no capta la situación y tratan de hacerle comprender: «No tenemos más que cinco panes y dos peces». ¡No es suficiente! Y ponen una alternativa imposible para hacer ver lo absurda que es la orden de Jesús: «A no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta gente». ¿Cuánto se habría necesitado para alimentar no menos de ocho mil personas? Da entonces esta otra orden a sus discípulos: «Haced que se acomoden por grupos de unos cincuenta». Esta orden no les parece absurda y la obedecen. Aunque ciertamente seguirán preguntándose: ¿Qué va a hacer? El relato sigue: «Jesús tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció sobre ellos la bendición y los partió, y los iba dando a los discípulos para que los sirvieran a la gente». Y no tocó a cada uno un pedacito minúsculo de pan, como si Jesús hubiera partido cada pan en mil pedazos. No, el resultado es éste: «Comieron todos hasta saciarse y de los trozos que sobraron se recogieron doce canastos».

Jesús hizo un milagro admirable que es figura de la Eucaristía. Pero nos queda dando vueltas la pregunta: ¿Por qué dijo a los apóstoles: «Dadles vosotros de comer»? Es porque Él tenía decidido que el milagro se obrara por manos de sus apóstoles. Si ellos hubieran obedecido su mandato y hubieran empezado a partir los cinco panes, el milagro de la multiplicación lo habrían hecho ellos. Esto es lo que Jesús había dispuesto. Cuando, más tarde en la última cena, la víspera de su pasión, Jesús les da esta otra orden: «Haced esto en memoria mía» (Lc 22,19), ellos le obedecieron y obtuvieron el resultado magnífico de hacer presente a Cristo mismo. Esto es lo que renueva cada sacerdote en la Eucaristía y es lo que celebra la Iglesia en este día.

Para una celebración más auténtica y digna

San Pablo busca corregir los abusos del ágape que precedía a la Eucaristía de la comunidad de Corinto, y eso fue lo que motivó el tema eucarístico de su carta. Recordemos que Corinto era la capital de la provincia romana de Acaya, situada en el istmo de Corinto y con sendos puertos a los golfos de Corinto y de Salónica. Fue un importante centro comercial y cultural. También era famosa por la inmoralidad que allí reinaba. Pablo reside en la ciudad alrededor de 18 meses por los años 50 y 52 fundando así una comunidad en esa ciudad. Luego al dejar la ciudad se entera de algunos problemas que busca aclarar en su carta. Los capítulos 11 al 14 asientan los principios para celebrar debidamente el culto divino en la Iglesia, especialmente con ocasión de la Cena del Señor. La carta ofrece una imagen clara de cómo los primeros cristianos se reunían en las reuniones.

Pero… ¿qué significa transubstanciación?

Manteniendo firme la fe en que la Eucaristía es Cristo mismo, la teología tiene la tarea de explicar cómo es que la vista, el tacto, el gusto y el olfato nos informan de que es pan y vino. La única explicación satisfactoria que hasta ahora se ha dado se expresa con la palabra «transubstanciación». Al decir el sacerdote: «Esto es mi Cuerpo», la sustancia del pan se convierte en la sustancia del Cuerpo de Cristo y al decir: «Este es el cáliz de mi Sangre», la sustancia del vino se convierte en la sustancia de la Sangre de Cristo. Pero los accidentes del pan y el vino –color, tamaño, contextura, sabor, olor, etc.- permanecen y éstos son los que captan nuestros sentidos, excepto el oído, que es el único que nos informa con verdad. La sustancia de una cosa es lo que la cosa es; pero no se llega a ella sino a través de sus accidentes que informan a nuestros sentidos. Así es como sabemos que esto es pan y no otra cosa. En el caso de la Eucaristía, la sustancia del pan se convierte en la sustancia del Cuerpo de Cristo, pero los accidentes del pan permanecen. Los accidentes del pan permanecen sin ninguna sustancia que los sustente; los sustenta el poder divino. Este es el milagro de la Eucaristía. Con su acostumbrada precisión, refiriéndose a la Eucaristía, Santo Tomás dice: «En ti la vista, el tacto y el gusto nos engañan; sólo al oído se puede creer con seguridad» (Himno “Adoro te devote”). El mismo Santo exclama: «Oh cosa admirable: come a su Señor el pobre, el siervo y el más humilde» (Himno “Panis angelicus”).

Una palabra del Santo Padre:

« “Tantum ergo sacramentum veneremur cernui”: ”Adoremos, postrados, tan gran sacramento”. En la santa Eucaristía está realmente presente Cristo, muerto y resucitado por nosotros. En el pan y en el vino consagrados permanece con nosotros el mismo Jesús de los evangelios, que los discípulos encontraron y siguieron, que vieron crucificado y resucitado, y cuyas llagas tocó Tomás, postrándose en adoración y exclamando: ”Señor mío y Dios mío” (Jn 20, 28; cf. 20, 17-20).

En el Sacramento del altar se ofrece a nuestra contemplación amorosa toda la profundidad del misterio de Cristo, el Verbo y la carne, la gloria divina y su tienda entre los hombres. Ante él no podemos dudar de que Dios está “con nosotros”, que asumió en Jesucristo todas las dimensiones humanas, menos el pecado, despojándose de su gloria para revestirnos a nosotros de ella (cf. Jn 20, 21-23).

En su cuerpo y en su sangre se manifiesta el rostro invisible de Cristo, el Hijo de Dios, con la modalidad más sencilla y, al mismo tiempo, más elevada posible en este mundo. A los hombres de todos los tiempos, que piden perplejos: ”Queremos ver a Jesús” (Jn 12, 21), la comunidad eclesial responde repitiendo el gesto que el Señor mismo realizó para los discípulos de Emaús: parte el pan. Al partir el pan se abren los ojos de quien lo busca con corazón sincero. En la Eucaristía la mirada del corazón reconoce a Jesús y su amor inconfundible, que se entrega “hasta el extremo” (Jn 13, 1). Y en Él, en ese gesto suyo, reconoce el rostro de Dios.

“Ecce panis angelorum…, vere panis filiorum“: ”He aquí el pan de los ángeles…, verdadero pan de los hijos”. Con este pan nos alimentamos para convertirnos en testigos auténticos del Evangelio. Necesitamos este pan para crecer en el amor, condición  indispensable para reconocer el rostro de Cristo en el rostro de los hermanos».

Juan Pablo II. Homilía en la Solemnidad del Corpus Christi. 14 de junio del 2001

Vivamos nuestro Domingo a lo largo de la semana

1. El Cuerpo y la Sangre de Cristo es la presencia real y sustancial de Cristo mismo, verdadero Dios y verdadero Hombre. Si alguien pudiera estimar el valor de Dios –cosa, por cierto, imposible-, podría estimar el valor del misterio que celebramos hoy. Resulta entonces inexplicable la indiferencia y frialdad con que muchos católicos tratan este misterio. Es explicable sólo por ignorancia o, lo que es peor, por la indiferencia y frialdad que tienen hacia Dios mismo. ¿Cómo me aproximo al misterio de Dios – Hombre que se da como alimento a cada uno de nosotros?

2. ¿Fomento el ir a a misa los Domingos en familia buscando vivir de verdad el «día del Señor»?

3. Leamos en el Catecismo de la Iglesia Católica los numerales 1373 – 1380.

[1] Melquisedec (del hebreo: Sedec es mi rey): rey y sacerdote del Dios Altísimo en Salem (probablemente la que será la ciudad de Jerusalén), que salió al encuentro de Abrahán y lo bendijo después de una batalla con Quedorlaomer y otros reyes. Melquisedec sale a recibir al Patriarca con pan y vino no quedando claro quién le da el diezmo a quién. Años después leemos en el Salmo 110,4 refiriéndose al sacerdocio del mesías como sacerdote eterno según la orden de Melquisedec, recordando así que David había conquistado Jerusalén (1,000 a.C.) y por lo tanto heredado la dinastía de reyes-sacerdotes iniciada por Melquisedec. En la carta a los Hebreos se dice que Jesús es el Sumo Sacerdote «para siempre según el rito de Melquisedec». Como Melquisedec, Jesús es Rey de toda la Creación y Sacerdote  porque ofreció el sacrificio de su propia vida.

[2] En el Perú la Solemnidad se traslada para el Domingo salvo en las ciudades de Cajamarca y Cuzco.

[3] Ver Éxodo 16.

Una multitud rechazó el “matrimonio homosexual”

Posted: June 1st, 2010, by Matoga

Concentración frente al congreso en favor del matrimonio entre un   hombre y una mujerBuenos Aires, 1 Jun. 10 (AICA) Una multitud de personas, convocada por la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) y de la Federación Confraternidad Evangélica Pentecostal (FECEP), se manifestaron anoche frente al Congreso Nacional para defender la familia y rechazar el proyecto de ley para modificar el Código Civil a fin de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo y que estas parejas puedan adoptar.

La iniciativa, con sanción de Diputados, comenzará a debatirse hoy en la Comisión de Asuntos Legislativos del Senado, que convocó a audiencias públicas hasta el 14 de julio, cuando el tema será discutido en el recinto, para conocer la opinión de quienes están a favor y en contra del proyecto.
“Somos millones y nos vamos a seguir movilizando”, aseguró a la prensa la diputada Cynthia Hotton al adherir a la marcha evangélica, cuyo lema fue “Un mensaje de los niños: queremos papá y mamá”.
La legisladora, de confesión evangélica, declaró que “la mejor alternativa hoy es un plebiscito”, y dijo “estar segura” de que son “millones los argentinos que defienden la familia como la unión entre un hombre y una mujer y quieren devolver a cada niño institucionalizado el hogar que perdieron conformado por una mamá y un papá”.
El titular de ACIERA, Rubén Proietti; y su par de FECEP, Rubén Salomone, leyeron un documento en el cual advierten que “modificar el Código Civil para permitir la extraña figura del matrimonio homosexual es un hecho de inconstitucionalidad”.
Además de reclamar “el llamado a un plebiscito vinculante” basado en que “más del 90 por ciento de los argentinos pertenecen al ámbito heterosexual”, el documento remarca que “legislar a favor del matrimonio homosexual implica enfrentar las consecuencias de Dios empleadas en su palabra”.
“La multitud de iglesias declaramos que nuestra oposición al régimen de matrimonio homosexual no implica confrontar con las personas homosexuales, sino la defensa del código humano que está contemplado en el código civil”, subraya.
En San Juan

Más de 5.000 personas, entre ellos representantes de diversos credos, mostraron en San Juan el modelo de familia que los argentinos quieren se siga respetando.
La organización “Salvemos a la Familia” destacó que la manifestación fue “en defensa de la legítima y única forma de familia, fundada sobre el vinculo libre, permanente y exclusivo entre un varón y una mujer”.
Asimismo, invitaron a participar de la audiencia pública por realizarse el 25 de junio, a las 9, en la Legislatura provincial.
Informes: www.salvemosalafamilia.com.ar .+

Das Neves no vetará aborto

Posted: June 1st, 2010, by Matoga

NOTIVIDA, Chubut, Argentina, 1 de junio de 2010

El aborto ”es lo más humanitario que puede haber, únicamente retrógados se pueden oponer” dijo el gobernador de Chubut que simultáneamente afirmó: yo también soy católico”.

Según publicó en tapa el Diario la Jornada del día de la fecha, el Gobernador de Chubut, Mario Das Neves, promulgará y reglamentará el proyecto sobre “aborto no punible” sancionado por la legislatura de Chubut el pasado 20 de mayo (Vid Notivida 692, 693 y 694).

En expresiones vertidas a ese medio, Das Neves afirmó que la norma: “Es lo más humanitario que puede haber, únicamente retrógrados se pueden oponer” ¿“Humanitario” un mecanismo para eliminar -sistemáticamente e intencionalmente- personas inocentes e indefensas? ¿”Retrógrado” pretender que el gestor del  Bien Común en la provincia no elimine una parte sustancial de su población?

Al referirse al pedido de veto de la Corporación de Abogados Católicos manifestó: yo también soy católico, y Dios no quiera, pero si tuvieran un familiar en esa circunstancia”, quisiera saber “si seguirían pensando lo mismo”. “Me parece –continuó Das Neves- que hay que dejar algunos dogmas de lado, hay que ser un poco más realistas y fundamentalmente más humanistas. Hay sectores muy duros, muy fachos, que no toleran este tema”.

Recordemos que la norma a la que Das Neves aludió introduce en las inconstitucionales excusas absolutorias del art. 86 del Código Penal, todos los casos de violación y el peligro para la salud psíquica de la gestante. La no exigencia de pruebas en el primer caso y los alcances difusos del segundo, provocan -en la práctica- la legalización del aborto a petición y en cualquier etapa gestacional. Y que el aborto podrá ser solicitado desde los 14 años y practicado sin el conocimiento de los padres y de la pareja.

Carta del Obispo y los sacerdotes a los miembros de la Iglesia diocesana

Posted: May 31st, 2010, by Matoga

Con el fin de sostener “unapastoral diocesana planificada que nos ayude a evangelizar en comunión”, el obispo Jorge Lugones y los sacerdotes de la diócesis dirigieron un mensaje a los miembros de la Iglesia de Lomas, al término de la Semana Sacerdotal de Pastoral.

Texto de la carta

Queridos hermanos y hermanas: queremos compartir con ustedes la experiencia vivida en el Encuentro Sacerdotal de Pastoral de este año 2010. En un clima de fraternidad y oración, el obispo y los sacerdotes que ejercemos el ministerio en la diócesis hemos analizado el camino pastoral de nuestra Iglesia particular, hemos reflexionado, hemos escuchado juntos la Palabra de Dios. Y hemos visto la necesidad de:

Dar un nuevo impulso a la acción evangelizadora, tratando de interpretar los signos de los tiempos, escuchando el clamor de tantos hermanos y hermanas.

E iniciar juntos un camino de renovación en vistas a promover, alcanzar y sostener una pastoral diocesana planificada que nos ayude a evangelizar en comunión.

Los convocamos a que enriquezcan con su participación este proceso que hemos iniciado en dicho Encuentro; participar a través de la oración en primer lugar, pero también a través del consejo, del trabajo y del tiempo. Para concretar esta convocatoria se abrirán nuevos espacios de participación que les comunicaremos.

Que el soplo renovador de este Pentecostés nos encuentre disponibles a la acción del Espíritu, en compañía de María, Nuestra Señora de la Paz, para seguir madurando una Iglesia unida, creíble, solidaria y misionera. Amén.-

Arrojarse en los brazos de Dios

Posted: May 31st, 2010, by Matoga

Comparto este material que me llega por Facebook…

Supongo, por ejemplo, que un cristiano se ha liberado de todas las ilusiones del mundo por sus reflexiones y por las luces que ha recibido de Dios, que reconoce que todo es vanidad, que nada puede llenar su corazón, que lo que ha deseado con las mayores ansias es a menudo fuente de los pesares más mortales; que apenas si se puede distinguir lo que nos es útil de lo que nos es nocivo, porque el bien y el mal están mezclados casi por todas partes, y lo que ayer era lo más ventajoso es hoy lo peor; que sus deseos no hacen más que atormentarle, que los cuidados que toma para triunfar le consumen y algunas veces le perjudican, incluso en sus planes, en lugar de hacerlos avanzar; que, al fin y al cabo, es una necesidad el que se cumpla la voluntad de Dios, que no se hace nada fuera de su mandato y que no ordena nada a nuestro respecto que no nos sea ventajoso. Después de percibir todo esto, supongo también que se arroja a los brazos de Dios como un ciego, que se entrega a Él, por decirlo así, sin condiciones ni reservas, resuelto enteramente a fiarse a Él en todo y de no desear nada, no temer nada, en una palabra, de no querer nada más que lo que Él quiera, y de querer igualmente todo lo que Él quiera; afirmo que desde este momento esta dichosa criatura adquiere una libertad perfecta, que no puede ser contrariada ni obligada, que no hay ninguna autoridad sobre la tierra, ninguna potencia que sea capaz de hacerle violencia o de darle un momento de inquietud. Pero, ¿no es una quimera que a un hombre le impresionen tanto los males como los bienes? No, no es ninguna quimera; conozco personas que están tan contentas en la enfermedad como en la salud, en la riqueza como en la indigencia; incluso conozco quienes prefieren la indigencia y la enfermedad a las riquezas y a la salud. Además no hay nada más cierto que lo que os voy a decir: Cuanto más nos sometamos a la voluntad de Dios, más condescendencia tiene Dios con nuestra voluntad. Parece que desde que uno se compromete únicamente a obedecerle, Él sólo cuida de satisfacernos: y no sólo escucha nuestras oraciones, sino que las previene, y busca hasta el fondo de nuestro corazón estos mismos deseos que intentamos ahogar para agradarle y los supera a todos. En fin, el gozo del que tiene su voluntad sumisa a la voluntad de Dios es un gozo constante, inalterable, eterno. Ningún temor turba su felicidad, porque ningún accidente puede destruirla. Me lo represento como un hombre sentado sobre una roca en medio del océano; ve venir hacia él las olas más furiosas sin espantarse, le agrada verlas y contarlas a medida que llegan a romperse a sus pies; que el mar esté calmo o agitado, que el viento impulse las olas de un lado o del otro, sigue inalterable porque el lugar donde se encuentra es firme e inquebrantable. De ahí nace esa paz, esta calma, ese rostro siempre sereno, ese humor siempre igual que advertimos en los verdaderos servidores de Dios. ( San Claudio de la Colombiere)

Feliz dia del Señor!!!!

Sacerdotes y el mundo digital: usos y estadística

Posted: May 31st, 2010, by Matoga

El cardenal Hummes presenta un estudio sobre “Sacerdotes e internet”

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 31 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- ¿Cuál es el uso que hacen los sacerdotes del mundo digital? ¿qué cambios culturales ha traído internet en la nueva evangelización? Esta mañana fue presentada en una rueda de prensa realizada en Radio Vaticano, investigación denominada Picture (Priests’ ICT use in their religious experiencie) realizada recientemente, sobre los sacerdotes en el uso de los nuevos medios.

El estudio, tuvo como objetivo investigar cómo los sacerdotes utilizan las nuevas tecnologías en su labor pastoral de acuerdo con el último mensaje del Papa Benedicto XVI para la Jornada Mundial de las Comunicaciones sociales titulado “El sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra”.

La investigación fue conducida por los laboratorios NewMinE Lab – New Media in Education Laboratory e webateiler.netde la universidad Suizo – Italiana (USI de Lugano, Suiza) en colaboración con la facultad de Comunicación Social de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz y con el apoyo de la Congregación para el Clero. El estudio contó con la colaboración de la oficina de internet de la Santa Sede.

Para el cardenal Claudio Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero, la cultura digital es “un nuevo mundo cultural”. “Hay algo que ha cambiado y cambia en la propia cultura”, dijo el purpurado. “Especialmente en las nuevas generaciones que ya están inmersas en esta nueva cultura”, aseguró.

El estudio

La encuesta sobre el uso de internet por parte de los sacerdotes se realizó entre el 15 de noviembre y el 28 de febrero pasados. La idea surgió en el marco de al celebración del Año Sacerdotal, instituido por el Papa Benedicto XVI y el cual finaliza este 9 de junio.

El cuestionario lo respondieron un total de 4.992 sacerdotes, es decir, un 1,2 % del total de sacerdotes en el mundo. La muestra se realizó de manera proporcional en diferentes países de los cinco continentes, a sacerdotes provenientes de 117 naciones diversas.

Los datos fueron suministrados por la Congregación para el Clero. Para el presidente de este dicasterio, la investigación es una especie de “fotografía del uso actual que los sacerdotes hacen de la tecnología en la propia experiencia religiosa para dar respuestas adecuadas al interior de los grandes cambios del mundo cultural”, dijo el cardenal Hummes.

El cuestionario fue traducido en siete idiomas. Para asegurar la máxima distribución se contactaron las Conferencias Episcopales de todo el mundo así como las órdenes religiosas con más miembros.

Los resultados

Sobre la pregunta de qué tan frecuentemente los sacerdotes buscan en internet el material para sus homilías, un 46 % respondió que acuden a este recurso al menos vez a la semana. Un 14.7 % lo hace diariamente, mientras que 8.7 % nunca usa los nuevos medios para ello.

Para la dirección espiritual, un 48 % busca información por internet al menos una vez al mes mientras que un 18,4 % no lo hace nunca.

El estudio muestra cómo un bajo porcentaje de sacerdotes utiliza internet para su vida espiritual. El 35.9% reza utilizando los recursos que le ofrece internet al menos una vez al mes (este punto se refiere al uso de la Liturgia de las Horas o el Oficio divino online, o a buscar en este medio lecturas espirituales u otro tipo de oraciones), mientras que un 37,7% no lo hace nunca.

Para la vida intelectual, los sacerdotes usan más frecuentemente los nuevos medios: un 60,01 % de los encuestados lo hace al menos una vez a la semana, mientras que un 9,4% no usa nunca internet para este fin. Una de las preguntas realizadas en este estudio fue si están de acuerdo con que internet permite el mejoramiento de la formación sacerdotal, a lo que un 64,4% dijo estar de acuerdo y un 6.4% dijo estar en desacuerdo con esta hipótesis.

De otro lado, el 52,5 % de los sacerdotes consideran útil o muy útil el recurso de internet para propagar el mensaje cristiano mientras que el 7% no consideran que este recurso sea útil para ello. El 56,8 % están de acuerdo o totalmente de acuerdo con que las nuevas tecnologías permiten la inculturación de la fe en el mundo de hoy mientras que el 2,7 % no está de acuerdo con este postulado.

Benedicto XVI dijo en su reciente mensaje de las Jornadas Mundiales de las comunicaciones sociales que “el sacerdote se encuentra como al inicio de una ‘nueva historia'”.

“En la medida en que estas nuevas tecnologías susciten relaciones cada vez más intensas, y cuanto más se amplíen las fronteras del mundo digital, tanto más se verá llamado a ocuparse pastoralmente de este campo, multiplicando su esfuerzo para poner dichos medios al servicio de la Palabra”, aseguró en este mensaje el Pontífice.

Por Carmen Elena Villa

Intenciones de oración del Papa para el mes de junio

Posted: May 31st, 2010, by Matoga

CIUDAD DEL VATICANO, 31 MAY 2010 (VIS).-La intención general del Apostolado de la Oración del Papa para el mes de junio es: “Para que todas las instituciones nacionales y transnacionales se comprometan a garantizar el respeto de la vida humana, desde la concepción hasta su fin natural”.

Su intención misional es: “Para que las Iglesias en Asia, que constituyen “una pequeña grey” entre poblaciones no cristianas, sepan comunicar el Evangelio y testimoniar con gozo su adhesión a Cristo”.

Mons. Aguer afirmó que Scioli “faltó gravemente a su deber”

Posted: May 29th, 2010, by Matoga

La Plata (Buenos Aires), 29 May. 10 (AICA): “Es mi obligación decirle que no sólo ha cometido usted un error, sino que también ha faltado gravemente a su deber de tutelar el orden jurídico hasta ahora vigente empleando los recursos previstos y las atribuciones que son propias de su cargo”, expresa el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, en una carta que ayer le envió al gobernador Scioli, al permitir éste la “anomalía jurídica y social” del casamiento de dos lesbianas.

Monseñor Aguer manifiesta su “sorpresa y profunda pena” porque el gobernador había reiterado en numerosas declaraciones que estaba personalmente convencido de que el matrimonio sólo puede ser celebrado por un varón y una mujer, lo que indica que obró contra su conciencia.

Por último el arzobispo lamenta que la comunidad homosexual haya celebrado “la defección” de Scioli. “Estoy seguro  -dice-  de que no lo celebra la mayoría de los bonaerenses”.

Al respecto se recuerda que el 16 de noviembre de 2009 el cardenal Jorge Mario Bergoglio, y sus seis obispos auxiliares, señalaron en un comunicado que “constituye un signo de grave ligereza la decisión del Jefe de Gobierno de Buenos Aires (Mauricio Macri) de no permitir la apelación” de una sentencia “absolutamente ilegal”, que autorizó un matrimonio homosexual. Y el 24 de ese mismo mes, a pedido de Macri, el cardenal Bergoglio lo recibió en audiencia privada, durante la cual el arzobispo porteño le reiteró que, “al no apelar el fallo de la jueza en lo contencioso administrativo sobre el matrimonio de personas del mismo sexo, había faltado gravemente a su deber de gobernante y custodio de la ley”.

Texto de la carta de Mons. Aguer al gobernador Scioli

Señor Gobernador de la Provincia de Buenos Aries, Don Daniel Scioli.

“Con sorpresa, y con profunda pena, he leído en la edición del 27 de mayo del diario “El Día”, que “el Registro Provincial de las Personas, por orden del gobernador Daniel Scioli, no apeló y de esa forma quedó firme ayer el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata que aprobó el matrimonio entre dos mujeres de nuestra ciudad”. La noticia continúa destacando el carácter decisivo de su intervención, según “voceros de Tribunales”.

“Es mi obligación decirle, con todo respeto, que no sólo ha cometido Ud. un error, sino que también ha faltado gravemente a su deber. Es éste tutelar el orden jurídico hasta ahora vigente empleando los recursos previstos y las atribuciones que son propias de su cargo. El fallo que por mayoría autorizó una boda imposible se apoya en argumentos inconsistentes para alterar el bien del matrimonio y la familia, consumando así el primer caso en la provincia de Buenos Aires de esa anomalía jurídica y social.

“Era de esperar que el Gobernador ordenara la apelación correspondiente, con mayor razón si  –como me consta por sus reiteradas declaraciones-  está personalmente convencido de que el matrimonio sólo puede ser celebrado por un varón y una mujer. Al ordenar que se apelara hubiera obrado de acuerdo a su conciencia y hubiera así cumplido su deber para con la sociedad.

“Según informa asimismo el periódico, representantes de la comunidad homosexual celebraron que el fallo quedara firme, gracias a su defección. Estoy seguro de que no lo celebra la mayoría de los bonaerenses.

“Por mi parte, reiterándole mis sentimientos de respeto y estima, debo manifestarle también mi decepción.

“Dios guarde al Señor Gobernador.
“Héctor Aguer, arzobispo de La Plata
“La Plata, 28 de mayo de 2010.+

Jornadas de capacitación

Posted: May 28th, 2010, by Matoga

Gravida Lomas de Zamora te invita a sumarte como voluntario

Cuarto Encuentro Vocacional de Monaguillos

Posted: May 28th, 2010, by Matoga

Encuentro Vocacional de Monaguillos 2009Lomas de Zamora (Buenos Aires), 28 mayo 2010 (AICA) Con el lema: “Estoy a tu puerta y llamo”, el próximo sábado 29 de mayo se realizará en el Seminario diocesano de la Santa Cruz (Rivadavia 234, Adrogué), el 4º Encuentro Vocacional de Monaguillos, destinado a todos los servidores del altar de la diócesis de Lomas de Zamora.

El encuentro se desarrollará de 9 a 15 y, en caso de lluvia, se realizará en el gimnasio del Colegio Nuestra Señora de Luján (Seguí 149), también en Adrogué.
Esta iniciativa se lleva adelante desde el año 2007. En aquella oportunidad, la jornada -conocida también como “del Buen Pastor”-, había sido pensada como una oportunidad para reunir a los monaguillos de la diócesis durante la semana de Oración por las Vocaciones, en torno a la figura del Buen Pastor, “en un clima alegre, de reflexión y oración por el aumento de las vocaciones sacerdotales”.
El año pasado, cerca de 200 monaguillos participaron de la tercera edición, que estuvo animada por el lema “Para mí la vida es Cristo” y tuvo a San Pablo como protagonista.
Para mayor información: (011) 4294-3996 y evmonaguillos@yahoo.com.ar.+

Te agradezco, Señor

Posted: May 27th, 2010, by Matoga

Voy a seguir una loza en lo alto
voy a oir una voz que me llama
voy a subir la montaña y estar aun más
cerca de dios y rezar
voy a gritar y este mundo me oira y
me seguira
todo este camido y ayudara a mostrar como es
este grito de amor y de fe
voy a pedir que las estrellas no paren de brillar
que los niños no dejen de sonreir
que los hombres jamás se olviden de agradecer
Por eso digo
te agradezco Señor
por un dia más
te agradezco Señor
que puedo ver
que seria de mi sin la fe que yo tengo
en ti
Por más que sufras
te agradezco Señor tambien si lloro
te agradezco Señor por entender
que todo eso me enzeñe el camino
que lleva a ti
una vez más
te agradezco Señor
por otro dia
te agradezco Señor
que el sol nació
te agradezco Señor nuevamente
agradezco Señor
por eso digo te agradezco Señor
por las estrellas
te agradezco Señor
por las sonrisas
te agradezco Señor nuevamente agradezco Señor
una vez más
te agradezco Señor
por un nuevo día
te agradezco Señor
por la esperanza
te agradezco Señor nuevamente agradezco Señor
por eso digo
te agradezco Señor
por las sonrisas
te agradezco Señor
por el perdón
te agradezco Señor nuevamente agradezco Señor
una vez más
te agradezco Señor por la esperanza
te agradezco Señor
por todo eso .

Roberto Carlos

Vean el vídeo

Fe de erratas

Posted: May 26th, 2010, by Matoga

En el día de ayer  publiqué una nota referente al Tedeum celebrado en nuestra Catedral de Lomas de Zamora.

Por error omití mencionar la fuente de dicho artículo siendo esta el periódico diocesano Eclesia.info

Solemnidad de la Santísima Trinidad. Ciclo C

Posted: May 26th, 2010, by Matoga

«Cuando venga el Espíritu de la verdad os guiará a la verdad completa»

Lectura del libro de Proverbios 8, 22-31

«“Yahveh me creó, primicia de su camino, antes que sus obras más antiguas. Desde la eternidad fui fundada, desde el principio, antes que la tierra.  Cuando no existían los abismos fui engendrada, cuando no había fuentes cargadas de agua.  Antes que los montes fuesen asentados, antes que las colinas, fui engendrada.  No había hecho aún la tierra ni los campos, ni el polvo primordial del orbe.

Cuando asentó los cielos, allí estaba yo, cuando trazó un círculo sobre la faz del abismo,  cuando arriba condensó las nubes, cuando afianzó las fuentes del abismo, cuando al mar dio su precepto – y las aguas no rebasarán su orilla – cuando asentó los cimientos de la tierra, yo estaba allí, como arquitecto, y era yo todos los días su delicia, jugando en su presencia en todo tiempo,  jugando por el orbe de su tierra; y mis delicias están con los hijos de los hombres”.»

Lectura de la carta de San Pablo a los Romanos  5, 1-5

«Habiendo, pues, recibido de la fe nuestra justificación, estamos en paz con Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido también, mediante la fe, el acceso a esta gracia en la cual nos hallamos, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Más aún; nos gloriamos hasta en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación engendra la paciencia; la paciencia, virtud probada; la virtud probada, esperanza, y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.»

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 16, 12-15

«Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. El me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho: Recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros.»

Pautas para la reflexión personal

El vínculo entre las lecturas

¿Podemos, por la razón humana, conocer y entender plenamente el misterio central de la fe y de la vida cristiana? «Dios ha dejado huellas de su ser trinitario en la creación y en el Antiguo Testamento, pero la intimidad de su ser como Trinidad Santa constituye un misterio inaccesible a la sola razón humana e incluso a la fe de Israel, antes de la Encarnación del Hijo de Dios y del envío del Espíritu Santo. Este misterio ha sido revelado por Jesucristo, y es la fuente de todos los demás misterios»[1].

Las lecturas bíblicas de este Domingo nos introducen, poco a poco, en el misterio de la Santísima Trinidad. En el Evangelio vemos como se acentúan claramente la acción y guía del Espíritu Santo, que Jesús llama Espíritu de la verdad, en el camino de nuestra vida cristiana hacia el Padre en la fe, la esperanza y el amor (Segunda Lectura). Vemos también como la sublime revelación de la vida íntima de Dios se muestra anticipadamente en el Antiguo Testamento (Primera Lectura).

¿Un anticipo de la Trinidad en el Antiguo Testamento?

El texto de la Primera Lectura del libro de los Proverbios[2] forma parte de un canto poético en que se describe una personificación literaria de la Sabiduría de Dios. Este proceso de personificación en la literatura sapiencial culmina con el libro de la Sabiduría  7,22-8,1 donde aparece la Sabiduría como atributo divino y colaborando con Dios en la obra de la creación (ver Eclo 24,1ss). En algunos comentarios bíblicos leemos que este pasaje puede entenderse como un anticipo y un puente tendido a la revelación trinitaria del Nuevo Testamento donde Cristo es llamado de Palabra de Dios (Logos) en el prólogo de San Juan (ver 1 Cor 1, 23-30[3]).  Es la gran verdad que expresa San Agustín diciendo que el Nuevo Testamento se esconde en el Antiguo y que éste se manifiesta en el Nuevo (ver Mt 5,17).

El misterio de Dios

El misterio[4] de la Santísi­ma Trinidad es el misterio central de nuestra fe y de nuestra vida cristiana porque es el más cercano a Dios mismo. Con la formulación del misterio de la Trinidad la Iglesia osa expresar la verdad acerca de la intimidad de Dios siendo éste inaccesible por la sola luz de la razón humana. Es un dogma de la religión bíblica que Dios es infi­nitamente perfecto y tras­cen­dente y que ningún hombre lo puede ver: «Y añadió: “Pero mi rostro no podrás verlo; porque no puede verme el hombre y seguir viviendo”» (Ex 33,20). Pero no es porque sea oscuro, ajeno o lejano de los hombres; sino todo lo con­trario. Nadie puede verlo porque es dema­siado luminoso y está demasiado cerca de nosotros.

Para expre­sar a los paganos la cercanía del Dios que él anun­ciaba, San Pablo dice en el Areópago de Atenas: « (Dios) no se encuen­tra lejos de cada uno de nosotros, pues en Él vivi­mos, nos movemos y existi­mos» (Hch 17,27- 2­8). Y de Él nos dice San Agus­tín: «Es más íntimo a mí que yo mismo». Dios nos es desco­nocido, no por defecto, como sería una cosa oscu­ra, sino por exceso: nuestra vista queda enceguecida por su excesi­va luz; nuestra inteligencia no es capaz de entender su excesiva verdad. San Pablo en su carta a Timoteo prorrumpe en esta alabanza: «Al Bienaventurado y único Soberano, al Rey de reyes y Señor de los señores, al único que posee inmor­talidad, que habita una luz inaccesi­ble, a quien no ha visto ningún ser humano ni le puede ver, a Él el honor y el poder por siempre» (1Tim 6,15-16).

«Señor, muéstranos al Padre…»

Podemos pensar con qué entusiasmo habrá hablado Jesús de su Padre, ya que tenía la misión de  anunciarlo (ver Jn 1,18); pero que no resultaba tan claro lo que provoca en el apóstol Felipe el ruego de: «Señor, muéstranos al Padre y nos bas­ta» (Jn 14,8). El apóstol revela suficiente comprensión como para afirmar con razón: «eso basta»; pero, por otro lado, revela poca com­prensión, como se deduce de la respuesta de Jesús: « ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me cono­ces, Feli­pe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre… ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí?» (Jn 14,9-10).

Nosotros hemos conocido a Dios como Padre en Cristo, en su actitud filial y en su ense­ñanza. Uno de los puntos centrales de la revelación cris­tiana es que Dios es Padre. Es Padre de Cristo y es Padre nuestro. Pero resulta claro en el Evangelio que Dios es Padre de Cristo en un sentido y es Padre nuestro en otro senti­do, ambos igualmente verdaderos, pero infinitamente dis­tintos.

Por eso no hay ningún texto en el cual Jesús se dirija a Dios diciendo: «Padre nuestro», incluyéndonos a nosotros. Cuando enseña la oración del cristiano dice: «Vosotros orad así: Padre nues­tro…».Por el contrario, es constante e intencional su modo de llamar a Dios: «Padre mío» o «mi Padre». Incluso hace la distinción explícitamente, cuando dice a María Magdale­na: «Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios» (Jn 20,17).

De esta manera nos enseña que Dios es Padre suyo por natura­leza y es Padre nuestro por adopción. El Padre y el Hijo poseen la misma naturaleza divina, ambos son la misma sustancia divina. Por eso en el Credo profesamos la fe en el Hijo, «engendrado no creado, de la misma natura­leza (de la misma sustancia) que el Padre».

Somos hijos en el Hijo

El Evangelio de hoy es la última de las cinco prome­sas del Espíritu Santo que hizo Jesús a sus discípulos durante la última cena. Ya hemos visto cómo había dicho a sus apósto­les: «El que me ve a mí, ha visto al Padre» (Jn 14,9). Jesucristo hace visi­ble al Padre. Pero esto no lo experimentaban los apóstoles en ese momento. Era necesa­rio que viniera el Espíritu Santo. Por eso Jesús dice: «Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad com­pleta». El Espíritu Santo hará que los apóstoles crean que Cristo es el Hijo de Dios; de esta manera, podrán ellos, viendo a Cristo, ver al Padre. Eso es todo. Por eso Jesús repite dos veces: «El Espíritu Santo tomará de lo mío y os lo anunciará a vosotros». Pero precisamente en este anuncio de Cristo como Hijo consiste la revelación del Padre.

En efecto, Cristo lo dice: «Todo lo que tiene el Padre es mío». Por eso, toman­do lo de Cristo y anunciándolo a nosotros, el Espíritu Santo revela al mismo tiempo al Padre y al Hijo. Así alcanzamos el conocimiento del Dios verdadero. Al asumir la naturaleza humana, sin dejar la divina, el Hijo de Dios dio al ser humano acceso a la filiación divina. Por eso se dice que los bautizados somos «hijos en el Hijo». Pero todo esto sería externo a nosotros y nadie podría vivir como hijo de Dios si no fuera habilitado por el Espíritu Santo. Lo más propio de Cristo es su condición de Hijo de Dios y es precisamente esto lo que el Espíritu Santo debe tomar de Él y comunicarlo a nosotros.

¿Por qué es importante conocer la Santísima Trinidad?

En este Domingo de la Santísima Trinidad cada uno debe veri­ficar si sabe formular este misterio tal como es revelado por Cristo y enseñado por la Iglesia. Los cristianos adoramos un sólo y único Dios, pero este Dios no es una sola Persona, sino tres Personas distintas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, de única natura­leza divina e iguales en la divinidad. Esto significa que el Padre es Dios, que el Hijo es Dios, y que el Espíritu Santo es Dios. Dirigiéndonos en la oración o en el culto cristiano a cada una de estas Personas divinas nos dirigi­mos al mismo y único Dios.

Conocer al Dios verdadero no es algo indiferente o que dé lo mismo, pues de esto depende la vida eterna. Así lo declara Jesús en la oración sacerdo­tal, dirigiéndose al Padre: «Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado Jesucristo» (Jn 17,3). Jesús formula su misión en este mundo de esta manera: «He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia» (Jn 10,10). Eso equivale a decir: «He venido para dar al mundo el conocimiento del Dios verdadero».

Esto es lo que encontramos en la Segunda Lectura: toda nuestra vida cristiana es enteramente trinitaria y consiste en caminar hacia el Padre por medio de Jesucristo y guiados por el Espíritu Santo. Puesto que  «no hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de Jesucristo nuestro Señor» (Dei Verbum 4,2), es nuestra misión vivir de acuerdo a nuestra dignidad de ser «hijos en el Hijo». No se trata de una verdad meramente especulativa sino de una realidad viva, dinámica, operante y reconciliadora del hombre. Toda la vida cristiana es vida de filiación adoptiva, fruto gratuito del amor que Él nos tiene. De Él hemos recibido la fe y el acceso a la gracia que alimenta nuestra esperanza en medio de las tribulaciones presentes. Esta esperanza se alimenta del «amor de Dios derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo». ¡Pidamos constantemente el don de la esperanza en nuestras vidas!

Una palabra del Santo Padre:

«”Ya que hemos recibido la justificación por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom 5,1). Como hemos escuchado en la segunda lectura, para el apóstol San Pablo la santidad es un don que el Padre nos comunica mediante Jesucristo. En efecto, la fe en Él es principio de santificación. Por la fe el hombre entra en el orden de la gracia; por la fe espera participar en la gloria de Dios. Esta esperanza no es un espejismo, sino fruto seguro de un camino ascético en medio de numerosas tribulaciones afrontadas con paciencia y virtud probada. Ésta fue la experiencia de san Luis Scrosoppi, durante una vida gastada totalmente por amor a Cristo y a sus hermanos, especialmente los más débiles e indefensos. “¡Caridad, caridad!”: esta exclamación brotó de su corazón en el momento de dejar el mundo para ir al cielo. Practicó la caridad de modo ejemplar, sobre todo con las muchachas huérfanas y abandonadas, implicando a un grupo de maestras, con las que fundó el instituto de las “Religiosas de la Divina Providencia”…

“Grande es su amor por nosotros”. El amor de Dios a los hombres se manifestó con particular evidencia en la vida de san Agustín Roscelli, a quien hoy contemplamos en el esplendor de la santidad. Su existencia, totalmente impregnada de fe profunda, puede considerarse un don ofrecido para la gloria de Dios y el bien de las almas. La fe lo hizo siempre obediente a la Iglesia y a sus enseñanzas, con una dócil adhesión al Papa y a su obispo. La fe le proporcionó consuelo en las horas tristes, en las grandes dificultades y en las situaciones dolorosas. La fe fue la roca sólida a la que supo aferrarse para no ceder jamás al desaliento».

Juan Pablo II. Homilía en la Solemnidad de la Santísima Trinidad. 10 de junio de 2001

Vivamos nuestro Domingo a lo largo de la semana.

1. Recemos en familia el Salmo 8 que es el salmo responsorial de este Domingo y agradezcamos a Dios por su infinita misericordia al habernos llamado a la vida.

2. «La gloria de Dios es que el hombre viva, y la vida del hombre es la visión de Dios»San Ireneo de Lyon. ¿Qué quiere decir que el hombre viva? Que sea lo que tiene que ser. Que sea plenamente hombre de acuerdo a su fe cristiana. ¿Cómo vivo esta realidad? ¿Soy coherente con mi fe?

3. Leamos en el Catecismo de la Iglesia Católica los numerales: 232- 267.


[1] Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 44.

[2] El libro de los Proverbios es una colección de sentencias y proverbios sapienciales que buscan orientar a los jóvenes sobre la manera de llevar una vida buena y piadosa. La mayor parte son buenos y sabios consejos escritos de manera popular, como era corriente también en los pueblos vecinos a Israel. Gran parte del libro data probablemente del tiempo de los primeros reyes de Israel. El libro comienza con una sección que elogia la sabiduría (1-9). El resto contiene seis colecciones de sentencias (10, 1-31,9) y termina con un poema sobre la mujer ideal (31, 10-31).

[3] «Un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios» (1Cor 1,24)

[4] Misterio, desde la teología cristiana, es una verdad revelada por Dios para nuestra Salvación y Reconciliación. «El misterio siempre está fuera del alcance del hombre, por ser cualitativamente distinto de todos los demás objetos de paciencia humana; pero al mismo tiempo tiene relación con el hombre; nos pertenece, obra en nosotros, y su revelación ilumina nuestras ideas sobre nosotros mismos» (Henri de Lubac. Paradoja y Misterio de la Iglesia, pp. 38-39).

Nosotros también celebramos el Bicentenario

Posted: May 25th, 2010, by Matoga

Con motivo de celebrase el Bicentenario de la Reviolución de Mayo y, al igual que nuestros predecesores, la feligresía de Banfield ha colocado una placa conmemorativa en la entrada del Santuario de la Sagrada Familia.

La misma fue bendecida y descubierta por el R.P. Rubén Oscar Revello al finalizar la misa de acción de gracias.