Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

jesushttp://www.marana-tha.net Marana - Thá Ven Señor Jesús ::

Espiritualidad 25

Posted: October 28th, 2009, by Matoga

Dios mío, ven en mi auxilio.

Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre…

Otra vez -te conozco- me has llamado.

Y no es la hora, no; pero me avisas.

De nuevo traen tus celestiales brisas

claros mensajes al acantilado

del corazón, que, sordo a tu cuidado,

fortalezas de tierra eleva, en prisas

de la sangre se mueve, en indecisas

torres, arenas, se recrea, alzado.

Y tú llamas y llamas, y me hieres,

y te pregunto aún, Señor, qué quieres,

qué alto vienes a dar a mi jornada.

Perdóname, si no te tengo dentro,

si no sé amar nuestro mortal encuentro,

si no estoy preparado a tu llegada. Amén.

Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir”. El les respondió: “¿Qué quieren que haga por ustedes?”. Ellos le dijeron: “Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”. Jesús les dijo: “No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?”. “Podemos”, le respondieron. Entonces Jesús agregó: “Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo.  En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados”.

Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: “Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud”.

(Marcos 10, 35-45)

Salmo 32: Alabanza a Dios

Aclamen, justos, al Señor;

es propio de los buenos alabarlo.

Porque la palabra del Señor es recta

y él obra siempre con lealtad;

él ama la justicia y el derecho,

y la tierra está llena de su amor.

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles,

sobre los que esperan en su misericordia,

para librar sus vidas de la muerte

y sustentarlos en el tiempo de indigencia.

Nuestra alma espera en el Señor;

él es nuestra ayuda y nuestro escudo.

Señor, que tu amor descienda sobre nosotros,

conforme a la esperanza que tenemos en ti.

Gloria al Padre…

Intenciones:

  • Acuérdate, Señor, que enviaste a tu Hijo al mundo, no para condenarlo, sino para salvarlo; haz que su muerte gloriosa nos traiga la salvación.
  • Tú que constituiste a tus sacerdotes servidores de Cristo y administradores de tus misterios, concédeles un corazón fiel, ciencia abundante y caridad  intensa.
  • Tú que desde el principio creaste hombre y mujer, guarda a todas las familias unidas en el verdadero amor.
  • Haz que los que has llamado a la consagración por el reino de los cielos, sigan con fidelidad a tu Hijo.
  • Te pido especialmente por el grupo que me encomendaste como dirigente…

Padre nuestro…

Alabado sea Jesucristo…

FALTA DE INTENCIONES (III)

Digámoslo con referencia a lo esencial: el hombre se ha abierto para Dios. Si así cabe expresarse: es permeable a Dios. Es “puerta”, por la cual irrumpe en el mundo el poder de Dios, y puede establecer verdad, orden y paz. Hay un hecho en que esto sale a luz prodigiosamente. Cuando san Francisco pasó su largo apartamiento en el monte Alvernia y hubo reci­bido los estigmas de la pasión de Cristo en sus ma­nos y pies y costado, volviendo luego con los suyos, vino la gente a besar los signos de sus manos. San Francisco, radicalmente humilde, había rechazado antes, asustado, muestras semejantes de veneración.

Pero ahora se las consintió a quienes lo honraban, pues ya no tenía la sensación de que se refirieran a él, al “hijo de Bernardone de Asís”, sino al amor de Cristo en él. El yo externo estaba extinguido, pero resplandecía el auténtico Francisco: el que ya no estaba ante su propia mirada, sino completamente abierto para Dios.

Toda auténtica virtud —así lo hemos visto repeti­damente— no sólo atraviesa el ser humano entero, sino que sube y alcanza a Dios. Mejor dicho: des­ciende de Dios, pues su “lugar” auténtico y original es la vida de Dios. Entonces, ¿cómo es esto en la fal­ta de intenciones? ¿No tiene Dios intenciones, Él, por cuya voluntad existe todo y por cuya sabiduría está ordenado todo?

Debemos cuidar de que no se entrecrucen las sig­nificaciones. “Tener intenciones”, en el sentido como se usa aquí la palabra, significa otra cosa que actuar. Todo actuar tiene un objetivo que ha de ser alcanza­do, pues si no, sería el caos; en este sentido, Dios mi­ra al objetivo que ha establecido Él y dirige ahí su ac­tuación. Pero es algo diferente cuando quien actúa no se dirige simplemente a la otra persona ni al asunto, sino que se refiere a sí mismo, quiere cobrar valor, y busca ventajas. ¿Cómo había de tener Dios semejan­te cosa ante los ojos? En efecto, Él es el Señor, Señor del mundo; Señor del Ser divino y de la vida misma, ¿de quién habría de necesitar todavía? Él lo tiene to­do, mejor dicho, lo es todo.

Pero cuando Él crea el mundo no es como cuando un hombre produce una cosa para hacer algo grande con eso, o para servir a sus propias necesidades, sino que lo crea —atrevámonos a la palabra, que ahora adquiere su más alto sentido— por puro y divino go­zo en las cosas. Crea las cosas para que existan, llenas de verdad, auténticas y hermosas. La obra de Dios en el mundo no podemos representárnosla suficiente­mente libre y gozosa.

Pero ¿qué pasa con la dirección del mundo, con lo que se llama “providencia”? ¿No tiene en ella Dios intenciones constantemente? ¿No guía al hombre, a cada hombre y todos sus destinos, al objetivo por él pretendido? ¿No está ordenada la vida de ese hombre de tal modo como efectivamente está porque la vida de aquel otro está conectada con él de ese modo de­terminado? ¿No están todas las vidas humanas dis­puestas en orden recíproco y, por tanto, toda la exis­tencia dispuesta por la sabiduría planificadora de Dios? Una vez más, no debemos confundir las signi­ficaciones. Lo que quiere ahí la suprema sabiduría no son “intenciones” que transcurran al margen de lo auténtico, sino el sentido mismo de lo querido, su verdad, el cumplimiento de su esencia.

Este querer es el poder que vincula cada cosa a otra, y relaciona un acontecer con otro, y pone a ese hombre en comunidad con aquel otro, y a cada cual con todos en general. Eso no es “intención”, sino “sabiduría”, la soberana sabiduría del Maestro per­fecto, que crea la existencia humana como un tejido en que cada hilo sostiene a todos los demás, igual que es sostenido por ellos. Ahora no vemos todavía el dibujo. Vemos el tapiz sólo por el reverso; en cor­tos trechos podemos seguir líneas aisladas, pero lue­go nos vuelven a desaparecer. Un día, sin embargo, se le dará la vuelta, al fin del tiempo, en el juicio; en­tonces aparecerán resplandecientes las grandes figu­ras. Y la pregunta que en el transcurso del tiempo nunca se contestó del todo, y a veces de ningún mo­do, la pregunta del “porqué” —¿por qué este dolor?, ¿por qué esta privación?, ¿por qué ése puede y yo no?—, todas las preguntas de la necesidad de la vida, recibirán su respuesta por la sabiduría de Dios, que hace que las cosas no sean un montón de objetos y los acontecimientos no sean una mezcla de azares, sino que haya “mundo”.

(Una ética para nuestro tiempo, Romano Guardini)

Intentan apurar el “Matrimonio Homosexual”

Posted: October 27th, 2009, by Matoga

NOTIVIDA, 27 de octubre de 2009

Cámara de Diputados de la Nación

El Gobierno nacional quiere concluir su sistemático plan de destrucción de la familia antes de que se modifiquen las mayorías parlamentarias. La Cámara de Diputados comienza a estudiar los proyectos de ley que buscan legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Por Mónica del Río

Las Comisiones de Legislación General y Familia convocaron a una reunión conjunta para estudiar los dos proyectos de ley que intentan legalizar el “matrimonio homosexual”. La reunión está prevista para el próximo jueves 29 de octubre, a las 10:30 horas, en el 2º Piso del Anexo de la Cámara de Diputados. Expondrán durante la misma: María Rachid, asesora del INADI y presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), el constitucionalista Andrés Gil Domínguez y el Dr. Roberto Saba, Rector de la Universidad de Palermo.

Según Infobae, Rachid le pidió la semana pasada al ministro de Justicia, Julio Alak, que el Congreso trate el proyecto de ley de “matrimonio homosexual” antes del 10 de diciembre y Alak se comprometió a hablar del tema con la presidente y el jefe de Gabinete Aníbal Fernández, que meses atrás se manifestó a favor de la iniciativa. Anticipó además que el Gobierno nacional apoyará la Marcha del Orgullo LGBT el próximo 7 de noviembre.

Para rechazar  el matrimonio homosexual pulse aquí o ingrese en: http://www.notivida.com.ar/emails/AlertaHomomonio.html

Los proyectos

Expte. Nº 1854-D-2008 de Vilma Ibarra y Ariel Basteiro, ambos de Encuentro Popular y Social.

Expte. Nº 1737-D-2009 de los socialistas Silvia Augsburger (Sta.Fe), Roy Cortina (Cap.Fed.) y Miguel Barrios (Sta. Fe). Los kirchneristas bonaerenses: Juliana Di Tullio, Ma. del Carmen Rico, Remo Carlotto y Nora César. Acompañados por: Leonardo Gorbacz (Proyecto Progresista, Tierra del Fuego), Marcela Rodríguez (Coalición Cívica, BsAs), Eduardo Macaluse (Solidaridad e Igualdad, BsAs), Norma Morandini (Memoria y Democracia, Cba.), Claudio Lozano (BsAs para Todos en Proyecto Sur, Cap.Fed.), Ma. Josefa Areta (Frente de Todos, Corrientes) y Miguel Bonasso (Diálogo por BsAs, Cap.Fed.).

Afirma Ibarra que su proyecto reconoce a las personas la libertad de elegir con quien asumir los compromisos de la convivencia en pareja, regulada en la institución jurídica y laica del matrimonio, otorgando entonces iguales derechos y obligaciones con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de distinto sexo (.) El derecho al matrimonio, institución civil y laica, y a llamarse matrimonio es un derecho de todos, sin distinción, y en democracia no puede ser un privilegio de unos con exclusión de otros. Por ello, lo que se propone es el cambio en la conceptualización de la institución jurídico civil del matrimonio. (.) El matrimonio como institución así construida es, como toda institución, una creación histórico social, no fija, y como tal ha sido regulada por el Estado”.

Dice el proyecto de Augsburger: “es una realidad innegable que las personas del mismo sexo conforman un nuevo tipo de familia en una sociedad en permanente proceso de cambio y evolución (.) la remoción de la barrera de desigualdad debe empezar por encontrar el lugar de reconocimiento y protección de esas parejas y familias en el Código Civil (.) Somos conscientes de que nuestra decisión marca un cambio en la historia de nuestra Ley matrimonial. Algunas personas de profundas convicciones religiosas, morales y éticas creen que el matrimonio debería estar limitado a la unión de un hombre y una mujer y que la conducta homosexual es inmoral (.) Nuestra obligación es definir la libertad de todos, no aplicar nuestro propio código moral (.) Nuestro proyecto, al equiparar los requisitos y efectos del matrimonio, sea conformado por personas de distinto o mismo sexo, incorpora la posibilidad de que matrimonios sin distinción sean sujetos de derecho de adopción (.) frente a una solicitud de adopción el juez ha de considerar irrelevante la preferencia sexual del adulto adoptante o de su cónyuge”.

Ambos proyectos desconocen que el matrimonio es una institución de orden natural y tergiversan el principio de no discriminación aplicándolo desasido de la justicia. Las uniones homosexuales se oponen a la fructificación del matrimonio mediante la transmisión de la vida y a la complementariedad interpersonal –varón, mujer-, tanto en lo físico como en lo psicológico.

Espiritualidad 24

Posted: October 27th, 2009, by Matoga

Dios mío, ven en mi auxilio.

Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre…

Fuerza tenaz, firmeza de las cosas,

inmóvil en ti mismo;

origen de la luz, eje del mundo

y norma de su giro:

Concédenos tu luz en una tarde

sin muerte ni castigo,

la luz que se prolonga tras la muerte

y dura por los siglos.

Amén.

Cuando se puso en camino, un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?”. Jesús le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno. Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre”. El hombre le respondió: “Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud”. Jesús lo miró con amor y le dijo: “Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”. El, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.

Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: “¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!”. Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: “Hijos míos, ¡Qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios”. Los discípulos se asombraron aún más y se preguntaban unos a otros: “Entonces, ¿quién podrá salvarse?”. Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: “Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para él todo es posible”.

Pedro le dijo: “Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”. Jesús respondió: “Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna.

(Marcos 10, 17-30)

Salmo 90: Meditación sobre la brevedad de la vida

Enséñanos a calcular nuestros años, Señor,

para que nuestro corazón alcance la sabiduría.

¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo…?

Ten compasión de tus servidores.

Sácianos en seguida con tu amor,

y cantaremos felices toda nuestra vida.

Alégranos por los días en que nos afligiste,

por los años en que soportamos la desgracia.

Que tu obra se manifieste a tus servidores,

y que tu esplendor esté sobre tus hijos.

Que descienda hasta nosotros la bondad del Señor;

que el Señor, nuestro Dios,

haga prosperar la obra de nuestras manos.

Gloria al Padre…

Intenciones:

  • Danos, Señor, vivir de toda palabra que sale de tu boca.
  • Concédenos, Maestro bueno, escuchar tu palabra con un corazón noble y haz que perseveremos hasta dar fruto.
  • Que con nuestro trabajo, Señor, cooperemos contigo para mejorar el mundo, para que así, por la acción de tu Iglesia, reine en él la paz.
  • Haz que practiquemos la caridad no sólo en los acontecimientos importantes, sino también en lo pequeño de nuestra vida de cada día.
  • Ayúdanos a privarnos de lo superfluo, para compartir lo nuestro con los hermanos necesitados.
  • Te pido especialmente por el grupo que me encomendaste como dirigente…

Padre nuestro…

Alabado sea Jesucristo…

FALTA DE INTENCIONES (II)

Una persona que deja las intenciones donde les corresponde adquiere poder sobre los demás; cierto es que un poder de índole peculiar. Nos acercamos a esa idea de la antigua sabiduría de que se habló al co­mienzo. Cuanto más trata uno de alcanzar, más fir­memente se concentra el otro y se defiende. Pero cuanto más evidentemente tiene la sensación de que no se le quiere empujar a nada, sino sólo estar y vivir con El, de que no se quiere alcanzar nada de El, sino sólo servir a la cosa de que se trata, más pronta­mente abandona la defensa y se abre a lo que influye desde la personalidad.

La misma fuerza de la personalidad se hace más recia cuantas menos intenciones actúan. Es algo completamente diverso de toda esa energía exterior a pe­sar de toda “dinámica”, con que una persona somete a otra a su voluntad. Viene de la autenticidad de la vi­da misma, de la verdad del pensamiento, de la lim­pieza de la voluntad de obrar, de la pureza de la dis­posición de ánimo.

Algo análogo ocurre con la relación del hombre con su obra.

Cuando un hombre trabaja dominado por inten­ciones, falta en su trabajo precisamente eso que le da pleno valor: el puro servicio a la cosa. La cuestión primera y dominante para él consiste en cómo sale adelante y hace carrera. No sabe mucho de la liber­tad del trabajo y de la alegría de crear.

Si es estudiante, trabaja sólo con vistas a la profe­sión. Muchas veces ni siquiera con vistas a lo que merece propiamente el nombre de profesión (en ale­mán, Beruf, “vocación, llamada”), esto es, que el hombre sienta a qué es llamado, cuál es su tarea en el conjunto de la sociedad humana, sino con vistas a lo que abre más posibilidades de dinero y prestigio. En realidad, sólo trabaja con vistas al examen: aprende lo que se exige para él, lo que requiere precisamente el profesor en cuestión. No hay que exagerar nada, también estas cosas tienen su derecho; pero si son lo único determinante, entonces lo auténtico se echa a perder. Tal estudiante con intenciones nunca siente lo que significa estar en el ámbito que sirve a la ciencia; nunca siente su libertad y su alegría. Nunca lo mue­ve la gran experiencia del conocimiento: las inten­ciones se le cierran. Lo que se ha dicho del estudian­te vale también de todas las demás formas de prepa­ración a la vida posterior.

Naturalmente, repitiéndolo otra vez, todo eso tie­ne su derecho. El hombre ha de saber lo que quiere, pues si no se deshace su acción. Debe tener su meta y ordenar su vida hacia ella, pero la meta debe estar sobre todo en la cosa a que se dedica. También aten­derá al beneficio y a la mejora; en efecto, su trabajo ha de darle los medios que necesitan él y su familia, bienestar y dignidad. Pero lo auténtico y esencial de­be ser siempre lo que requiere la obra misma: que se haga por completo y con limpieza.

Quien así piensa, no deja que su acción sea influi­da por otras miras que queden al margen de la cosa. En ese sentido no tiene intenciones, sirve, en el buen sentido de la palabra. Hace el trabajo que es impor­tante en cada ocasión y en el momento. Está entrega­do a él interiormente, y lo hace tal como quiere ser hecho. Vive en él y con él, sin segundas intenciones ni miradas laterales.

Es una actitud que parece desaparecer por completo. Las personas que hagan sus cosas en pura entrega, porque son valiosas, porque son bellas, parecen ser raras. Cada vez con más fre­cuencia, la acción se desvía a una intención de pro­vecho y éxito que corre al margen de la cosa. Sin em­bargo, esa falta de intenciones es la única actitud a partir de la cual surge la auténtica obra, la pura ac­ción, porque en ella llega a ser libre lo creativo. Só­lo de ella surge algo grande, liberador, y sólo un hombre que así trabaja se enriquece interiormente.

Desde lo dicho se abre también el camino a la úl­tima autenticidad del hombre, esto es, el altruismo. Una de las más hondas paradojas de la vida es que el hombre, cuanto más plenamente llega a ser él mis­mo, menos piensa en sí mismo. Digámoslo más exactamente: en nosotros vive un falso y un auténti­co yo. Falso es el que constantemente subraya el “yo”, “a mí”, “para mí”, el que todo lo refiere al pro­pio valor y provecho, y quiere disfrutar, implantar y dominar. Ese yo cubre el auténtico, la verdad de la persona. En la medida en que desaparece aquél, que­da libre el segundo. En la medida en que el hombre se aparta de sí con el altruismo, crece hacia dentro del verdadero yo. Éste no mira a sí mismo, pero está ahí. También se percibe, pero en la conciencia de una libertad, de una apertura, de una indestructibilidad, que vienen de dentro.

El camino por el cual el hombre prescinde del fal­so yo y entra en el verdadero es lo que los maestros de la vida interior llaman el desprendimiento. Santo es aquel en quien el primer yo está totalmente supe­rado y ha quedado libre el segundo. Entonces el hombre está sencillamente ahí, sin acentuarse. Es po­deroso sin esforzarse. Ya no tiene codicia ni miedo. Irradia en torno a él, las cosas entran en su verdad y su orden.

(Una ética para nuestro tiempo, Romano Guardini)

Rosario por la Argentina

Posted: October 26th, 2009, by Matoga

Espiritualidad 23

Posted: October 26th, 2009, by Matoga

Dios mío, ven en mi auxilio.

Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre…

Acuérdate de Jesucristo,

resucitado de entre los muertos.

El es nuestra salvación,

nuestra gloria para siempre.

Si con él morimos, viviremos con él;

sin con él sufrimos, reinaremos con él.

En él nuestras penas, en él nuestro gozo;

en él la esperanza, en él nuestro amor.

En él toda gracia, en él nuestra paz;

en él nuestra gloria, en él la salvación

Amén.

Después que partió de allí, Jesús fue a la región de Judea y al otro lado del Jordán. Se reunió nuevamente la multitud alrededor de él y, como de costumbre, les estuvo enseñando una vez más.

Se acercaron algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le plantearon esta cuestión: “¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?”. El les respondió: “¿Qué es lo que Moisés les ha ordenado?”. Ellos dijeron: “Moisés permitió redactar una declaración de divorcio y separarse de ella”. Entonces Jesús les respondió: “Si Moisés les dio esta prescripción fue debido a la dureza del corazón de ustedes. Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer. Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos no serán sino una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido”

Cuando regresaron a la casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre esto. El les dijo: “El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra aquella; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio”.

Le trajeron entonces a unos niños para que los tocara, pero los discípulos los reprendieron. Al ver esto, Jesús se enojó y les dijo: “Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. Les aseguro que el que no recibe el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”. Después los abrazó y los bendijo, imponiéndoles las manos.

(Marcos 10, 2-12)

Salmo 127: La bendición de los justos

¡Feliz el que teme al Señor y sigue sus caminos!

Comerás del fruto de tu trabajo,

serás feliz y todo te irá bien.

Tu esposa será como una vid fecunda en el seno de tu hogar;

tus hijos, como retoños de olivo alrededor de tu mesa.

¡Así será bendecido el hombre que teme al Señor!

¡Que el Señor te bendiga desde Sión

todos los días de tu vida:

que contemples la paz de Jerusalén

y veas a los hijos de tus hijos!

¡Paz a Israel!

Gloria al Padre…

Intenciones:

  • Te rogamos, Señor, por los obispos, los presbíteros y los diáconos: que sirvan con celo a tu pueblo y lo conduzcan por los caminos del bien.
  • Te rogamos, Señor, por los que sirven a tu Iglesia con el estudio de tu palabra: que estudien tu doctrina con pureza de corazón y deseo de enseñar a tu pueblo.
  • Te rogamos, Señor, por todos los fieles de la Iglesia: que combatan bien el combate de la fe y, habiendo corrido hasta la meta, alcancen la corona merecida.
  • Tú que en la cruz cancelaste la nota de cargo de nuestra deuda, destruye también en nosotros toda clase de esclavitud y líbranos de toda tiniebla.
  • Te pido especialmente por el grupo que me encomendaste como dirigente…

Padre nuestro…

Alabado sea Jesucristo…

JUSTICIA (III)

Pero entonces ¿nunca llegan a estar las cosas en orden? Si dejamos a un lado los sueños de deseos, debemos responder: en el transcurso de la historia, evidentemente, no. Entonces, ¿qué logran conseguir todos los intentos de producir justicia en la Tierra si no miramos las ideologías y programas de partido, sino la realidad, y precisamente la realidad entera?

Miremos el presente. Supongamos que a los que hoy viven y luchan les importa realmente implantar justicia: un orden adecuado de la vida común, es de­cir, buena alimentación para todos, situaciones ade­cuadas de trabajo para todos, posibilidades de educa­ción sin privilegios, etc. Entonces ya se habría gana­do mucho. Pero ¡qué penetrado está todo en verdad por el afán de poder y de tener razón! ¡Cuánta injusticia se entremete, cuánta mentira; incluso cuánto de­lito! ¡Cómo se aplastan a millones de hombres para establecer la presunta forma correcta de economía, de ordenación social de gobierno; es decir la justicia! Y aun suponiendo que con todo ello, efectivamente, se dé un paso adelante, ¿se suprime con eso lo terri­ble por lo cual se ha producido, se reduce a nada? ¿O sigue estando en el contexto de la vida y envenenan­do lo alcanzado?

Se es digno de llamarse hombre en la medida en que, donde se está, se trabaja por la justicia; pero en conjunto, evidentemente, nunca se alcanzará cómo habría de ser, como situación de la existencia y acti­tud de la humanidad. Y aquí no debe confundirnos la idea, hoy hecha dogma, del “progreso” —es decir, de una evolución del hombre por encima de sí mismo hasta niveles cada vez más altos—. La experiencia personal y la historia hablan de otro modo. En el fon­do del hombre opera una confusión que vuelve a po­nerse en vigencia en cada uno que nace.

Sólo partiendo de Dios se establecerá justicia real y plena, por el Juicio. Habríamos de tener muy en cuenta la revelación de que este Juicio alcanzará a to­do lo humano. Lo primero que cada cual ha de pen­sar sobre el Juicio es: ¡Será Juicio sobre mí! Pero también sobre todas las formas y magnitudes de lo humano, sobre las cuales tan fácilmente tenemos la sensación de que son potencias soberanas, no some­tidas a ningún examen. El juicio forma parte interna de todo ser y hacer. Es Juicio de Dios sobre toda rea­lidad finita. Sin Él todo queda colgado con medio sentido en el vacío. Sólo Dios lo determina: Él, el que todo lo penetra, sin temer nada, sin ligar por na­da, justo en eterna verdad. Quien no cree en Él no ve­rá nunca saciada esa hambre y sed.

FALTA DE INTENCIONES (I)

Quizá el título sorprenda al lector, pues ¿quién se inclina hoy a ver una virtud, es decir, una imagen de valor moral, en la falta de intenciones?

Hay un dicho de la sabiduría de la antigua China que dice que cuanto menos intenciones tenga al­guien, más poderoso es: el mayor poder sería la ple­na libertad de intenciones. Pero esta idea nos es ex­traña. La imagen del hombre que, desde la mitad del siglo pasado, ha llegado a ser canónica para nosotros, tiene otra índole. Es la imagen del hombre activo, que va decidido hacia el mundo y consigue en él sus objetivos. Este hombre está lleno de intenciones y cree ser perfecto cuando todo lo que hace se somete a los objetivos que se propone. Que consigue mucho no lo discutirían ni los maestros de aquella vieja sa­biduría. Pero probablemente dirían que la mayor par­te de los que son así se quedan en el dominio de lo superficial y que pasan de largo ante aquello de que se trata realmente.

¿Cómo vive, pues, el hombre en quien domina la actitud de intención?

En el trato, no se dirige a las demás personas con sencilla disponibilidad, sino que siempre quiere algo: hacer impresión, ser envidiado, obtener ventajas, sa­lir adelante. Alaba para ser alabado. Cumple un ser­vicio para poder reclamar otro semejante. Con eso no ve en el otro realmente al hombre, sino la riqueza o la posición social, pero siempre la rivalidad en la existencia. Ante él uno se siente avisado. Hay que ser cauto.

Se presiente su voluntad y se echa uno atrás. No llega a establecerse la libre comunicación en que se realiza lo auténtico de las realizaciones humanas. Naturalmente, la vida, con sus muchas necesidades, tiene sus derechos. Un gran número de las relaciones humanas están construidas sobre dependencias y fi­nalidades, así que no sólo es correcto, sino simple­mente necesario que tratemos de conseguir en ellas lo que necesitamos y que nos demos cuenta también de ello. Pero hay otras, y no pocas, que descansan so­bre el encuentro abierto entre persona y persona. Si aquí la finalidad y la intención determinan la actitud, entonces todo se cierra y se falsifica.

Dondequiera que se hayan de realizar las relaciones esenciales del yo y el tú deben echarse atrás las intenciones. El uno debe ver al otro, estar sencilla­mente con él y vivir con él. Debe entrar en la situa­ción tal como lo requiere su sentido: en una conver­sación, en una colaboración, una diversión, en afron­tar un destino, un peligro, una tristeza…

(Una ética para nuestro tiempo, Romano Guardini)

Sólo a partir de eso se hace posible lo grandioso humano: la auténtica amistad, el auténtico amor, la clara camaradería en el trabajo, la limpia ayuda en la necesidad. Pero cuando las intenciones adquieren el predominio, todo se echa a perder.

Invitación

Posted: October 25th, 2009, by Matoga

Nos llega esta info.

Hagan “click” sobre la imágen para mejor detalle.

Desgrabación de la Homilía de Mons. Jorge Bergoglio s.j. en ocasión de la Misa Arquidiocesana de Niños 2009

Posted: October 25th, 2009, by Matoga

Jesús le dijo a Dios, a su Padre, que estaba contento porque le había revelado las cosas lindas del cielo a los más pequeños. Y hoy Jesús nos quiere contar a nosotros lo que es la Fiesta del Cielo. Hemos visto aquí la alegría de todos los Santos, de los Ángeles, de todos los hombres y mujeres que están en el cielo. De todos aquellos que quizás en su momento se equivocaron, hicieron cosas malas, pero le pidieron perdón a Dios y Dios los perdonó.

Cuando llegó el momento los llevó al cielo, porque… Dios, ¿es malo?
(Responden los chicos) ¡No!
¡No escucho!
¿Dios es malo?
(Responden los chicos) ¡No!
¿Dios es bueno?
(Responden los chicos) ¡Sí!
Dios es bueno y Él quiere que todos nosotros entremos en la fiesta que nos tiene preparada.
Ah, padre, entonces, ¿me tengo que morir para ir a la fiesta o la puedo empezar acá? (Contestan los chicos) ¡Sí!
Lo de que hoy estamos haciendo, la Fiesta, ¿quién es el centro de la Fiesta?
(Contestan los chicos) ¡Jesús!
¡Más fuerte, estoy sordo hoy!
(Contestan los chicos) ¡Jesús!
Es el nombre de Jesús, nuestro hermano mayor.

Y Jesús, dentro de un rato, va a bajar al altar para estar aquí, porque cada vez que el Pan
se convierte en el Cuerpo de Jesús, un pedacito del Cielo baja a la tierra.
Y claro, la fiesta la tenemos que hacer entre todos. Imagínense ahora, si ustedes empiezan a decir: “¡¡Qué plomo este cura, qué bodrio, esto no va, esto es un aburrimiento, me voy!!” ¿Habría fiesta aquí?
(Contestan los chicos) ¡No!

Nos pondríamos tristes. Para que haya fiesta, tiene que haber alegría, pero algo más: para que haya fiesta en el corazón de cada uno, escuchen bien esto: Tenemos que dar alegría a los demás, tenemos que hacer que los demás estén alegres, que los demás estén con el corazón abierto a la Fiesta de Jesús. Y esto se puede hacer. Cada uno puede hacer que mi compañero, mi hermano, mi vecino, todos, familia, amigos, sean más felices.

Cada uno de ustedes, chicos y chicas, pueden hacer que sean más alegres sus amigos y sus familias, pueden hacer el bien a los demás.

Hoy Jesús, va a venir acá a compartir esta Fiesta con nosotros. Él la va a convertir en Fiesta. El ya está acá, va a venir realmente, realmente al altar. Y va a estar entre nosotros en la Fiesta.  ¿Y cómo podemos hacer para que en nuestra casa, en la escuela, en el barrio, con mis amigos, mi familia, haya fiesta? Yo me pregunto: ¿donde hay odio puede haber Fiesta? No. Entonces donde hay odio, ¿qué tengo que poner?

(Contestan los chicos) ¡¡Amor!!
¡¡Más fuerte!!
(Contestan los chicos)¡¡¡Amor!!!
Amor, muy bien. ¿Y donde hay pelea, puede haber Fiesta?
(Contestan los chicos) ¡No!
Donde hay pelea, ¿qué tengo que poner?
(Contestan los chicos) ¡Amor!
¡Amor y paz! Díganme, si hay envidia, ¿puede haber alegría y fiesta?
(Contestan los chicos) ¡No!
Entonces, ¿se puede hablar mal de los demás?
(Contestan los chicos) ¡No!
¿Se puede sacar el cuero a los demás?
(Contestan los chicos) ¡No!
Nunca le saquen el cuero a nadie, chicos. Si ustedes le tienen que decir algo a alguien, se lo dicen en la cara.
Entonces así van a ser francos, alegres, transparentes.
Van a hacer Fiesta. El centro de la Fiesta es Jesús, Él va a venir ahora.

Nos preparamos de corazón y le vamos a prometer a Jesús que donde haya odio, vamos a poner Amor. Donde haya pelea, vamos a poner Paz y donde haya envidia, no vamos a hablar mal de los demas. Ahora, vamos a casa ¿y vamos a hablar mal de los demás?
(Contestan los chicos) ¡No!

Y entonces ahora, nos preparamos para que venga Jesús, venga al altar, venga a nuestro corazón y siga esta hermosa fiesta del Cielo que comienza aquí. Porque acá, entre nosotros, está el centro de la Fiesta. Y el centro de la Fiesta es: JESÚS.

Sábado 24 de octubre de 2009
Estadio Parque Roca, Buenos Aires, Argentina
Festividad de San Antonio María Claret

Misa Arquidiocesana de Niños 2009

Posted: October 25th, 2009, by Matoga

Sábado 24 de octubre Prensa Vicaría Episcopal para los Niños ARZOBISPADO DE BUENOS AIRES

Más de 10.000 niños se reunieron ayer sábado 24 de octubre en el Parque Roca para celebrar la tradicional Misa Arquidiocesana de NIños que se viene realizando desde el año 1987.

Cuatro murgas fueron el preludio durante el momento de la entrada de los contingentes provenientes de parroquias de distintos puntos de la Capital: Centro Murga Padre Ricciardelli con colores celeste y blanco, Centro Murga Cristo Resucitado en blanco y rojo, Centro Murga Redoblando Esperanza en colores verdes y blanco, y la murga Los Guardianes de la Virgen en amarillo y blanco.

Luego el momento de la animación, ya dentro del predio deportivo, correspondió al Equipo de la Vicaría de Niños que desarrolló una temática en torno a la fiesta que hay en el cielo cuando hay misa y fiesta en la tierra. Marionetas de casi 2 metros de altura tomaron la forma de San Juan Bosco, San Martín de Porres, Santa Teresita y otros santos recrearon una historia en la que la música, las canciones y el baile eran el vehículo para una catequesis que resaltaba la Fiesta de la Misa.

Un grupo formado  por 11 personas –entre voces e intrumentos–  coordinado por el padre Ricardo Aloé hicíeron las canciones previas a la misa y también las que acompañaron durante toda la celebración eucarística.  “Desde hace 5 años que trabajamos juntos. Venimos de distintas parroquias de la capital y tocamos guitarras, teclados, batería y percusiòn”, contó el padre Ricardo.

Se destacó la novedosa participación –representando a los ángeles de la guarda– del grupo “The One Urdan Team” quienes, con abrobacias y danzas, arrancaron aplausos entre la tribuna.

Más de 25 seminaristas, 60 sacerdotes, los obispos auxiliares de Buenos Aires  Monseñor Oscar Ojea, Monseñor Joaquín Sucunza, Monseñor Enrique Eguía Seguí, Monseñor Luis Alberto Fernández, y el Vicario Episcopal para la Pastoral de Niños Monseñor Eduardo García, y el cardenal Jorge Mario Bergoglio s.j. entraron en procesión para dar inicio a esta eucaristía en la que la activa y alegre participaciòn de los fieles se percibió en todo momento.

Durante su homilía el cardenal Bergoglio dialogó con los chicos preguntándoles sobre cuál era el centro de la fiesta a lo cual los chicos contestaron “Jesús”.

“Para que haya fiesta –afirmaba monseñor Bergoglio–, tiene que haber alegría, pero algo más: para que haya fiesta en el corazón de cada uno, escuchen bien esto: Tenemos que dar alegría a los demás, tenemos que hacer que los demás estén alegres, que los demás estén con el corazón abierto a la Fiesta de Jesús”.

Casi al terminar invitó a los niños a preparar el corazón “y le vamos a prometer a Jesús que donde haya odio, vamos a poner Amor. Donde haya pelea, vamos a poner Paz y donde haya envidia, no vamos a hablar mal de los demás”.

El momento de las peticiones fue realizado con voces grabadas de chicos de la calle que participan de la misión en la Estación Constitución que está llevando a cabo la Vicaría de Niños. Se escucharon pedidos tales como que todos los chicos tengan una familia, algo para comer, una casa calentita, remedios y mimos, y que haya menos nenes tristes.

También hubo suelta de palomas al cantar el Gloria y suelta de globos multicolores en el momento del Santo. Al finalizar la misa y bajo una lluvia de rosas, los chicos de Buenos Aires consagraron su corazón a Santa Teresita.

Al despedirse, el cardenal Bergoglio agradeció con especial cariño a quienes hicieron posible que esta misa pudiera ser realidad una vez más  como pura manifestación de fe para los chicos de Buenos Aires.

La Eutanasia no es un derecho del paciente

Posted: October 22nd, 2009, by Matoga

NOTIVIDA, Año IX, nº 624, 22 de octubre de 2009

Senado de la Nación

En la sesión del día de ayer el Senado le dio sanción definitiva al proyecto de ley sobre Derechos del Paciente, excluyendo, expresamente, la posibilidad de que el paciente acepte o rechace terapias o procedimientos médicos, cuando su decisión implique desarrollar prácticas eutanásicas.

La iniciativa presentada por el senador Marcelo Guinle (FpV, Chubut), descartaba  originalmente la eutanasia: “Toda manifestación que constituya la aceptación de una práctica eutanásica será nula de nulidad absoluta; debiendo tenerse por no escrita” (S-365/07).

El Senado le dio media sanción el 21/11/2007, pero Diputados lo aprobó con modificaciones el 17/12/2008, por lo que tuvo que regresar al Senado. El Senado aceptó algunas de esas modificaciones y rechazó otras, dándole ayer sanción definitiva.

Respecto a la eutanasia dice finalmente el texto sancionado: “Las directivas deberán ser aceptadas por el médico a cargo, salvo las que impliquen desarrollar prácticas eutanásicas, las que se tendrán como inexistentes” (art. 11).

Declaración conjunta del arzobispo de Westminster y el arzobispo de Canterbury

Posted: October 21st, 2009, by Matoga

Monseñor Vincent Gerard Nichols y el primado de la Comunión Anglicana, Rowan Williams

LONDRES, martes 20 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Publicamos la declaración conjunta que emitieron este martes el arzobispo de Westminster (católico), monseñor Vincent Gerard Nichols, y el primado de la Comunión Anglicana, el doctor Rowan Williams, arzobispo de Canterbury.


El anuncio de hoy de una constitución apostólica es una respuesta del Papa Benedicto XVI a numerosas peticiones realizadas en los últimos años a la Santa Sede por grupos de anglicanos que desean ingresar en la comunión plena y visible con la Iglesia católica romana, y están dispuestos a declarar que comparten la fe católica común y aceptan el ministerio petrino como querido por Cristo para su Iglesia.

El Papa Benedicto XVI ha aprobado, con la constitución apostólica, una estructura canónica que garantiza ordinariatos personales para permitir a antiguos anglicanos entrar en comunión plena con la Iglesia católica, preservando elementos del distintivo patrimonio espiritual anglicano.

El anuncio de esta constitución apostólica pone fin a un período de incertidumbre para dichos grupos que han abrigado esperanzas de nuevas formas de abrazar la unidad con la Iglesia católica. Corresponde ahora a quienes han presentado las peticiones a la Santa Sede responder a la constitución apostólica.

La constitución apostólica es un ulterior reconocimiento de las coincidencias en la fe, la doctrina y la espiritualidad entre la Iglesia católica y la tradición anglicana. Sin los diálogos de los últimos cuarenta años, este reconocimiento no hubiera sido posible, ni se habrían abrigado esperanzas de comunión plena y visible. En este sentido, esta constitución apostólica es una consecuencia del diálogo ecuménico entre la Iglesia católica y la Comunión Anglicana.

El diálogo en curso entre la Iglesia católica y la Comunión Anglicana pone las bases para nuestra continua cooperación. Los acuerdos entre la Comisión Internacional Anglicana Católico Romana (ARCIC) y la Comisión Internacional Anglicana Católico Romana para la Unidad y la Misión (IARCCUM) dejan claro el camino que seguiremos juntos.

Con la gracia de Dios y la oración, estamos determinados a que nuestro compromiso mutuo y consultas en estos y otros asuntos sigan fortaleciéndose. Localmente, en el espíritu de la IARCCUM, buscamos construir sobre el modelo de las reuniones compartidas entre la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales y la Cámara de Obispos de la Iglesia de Inglaterra, subrayado nuestra misión común. Los encuentros comunes de reflexión y oración comenzaron en Leeds en 2006, y continuaron en Lambeth en 2008, al tiempo que futuras reuniones están en preparación. Esta cooperación cercana continuará mientras crecemos juntos en la unidad y la misión, en testimonio del Evangelio en nuestro país, y en toda la Iglesia.

Misa Arquidiocesana de niños 2009

Posted: October 21st, 2009, by Matoga

“Si la fiesta desapareciera de entre los hombres…

Si una mañana despertáramos en una sociedad bien organizada, funcional, pero vacía de espontaneidad…” (…)

“Si la fiesta se borrara del cuerpo de Cristo, la Iglesia,

¿quedaría sobre la tierra un lugar de comunión para toda la humanidad?

Si la fiesta se evaporara en mí,

¿dispondría aún de la fuerza suficiente para buscar siempre y renovadamente una comunión con las nuevas generaciones?”

Hermano ROGER SCHUTZ – TAIZÉ

MISA ARQUIDIOCESANA DE NIÑOS 2009 en el Estadio Multipropósito Mary Terán de Weiss Parque Roca*

Jesús le dice a los chicos:

“Vamos a la fiesta, Jesús nos espera”

El sábado 24 de octubre, a las 15.30 hs., se realizará en el Estadio Multipropósito Parque Roca –Av. Roca 3490 (y Av. Escalada, Entrada Sector C)– la tradicional Misa con los Niños de la Ciudad de Buenos Aires.

GESTO SOLIDARIO

“La solidaridad se sostiene en el Bien Común”

Pero… ¿qué es el Bien Común?

Es la posibilidad de que todos alcancemos lo que le hace bien a nuestra vida y a nuestro corazón para que podamos ser felices. Y nos corresponde a todos poner lo mejor de cada uno para poder conseguirlo. Y parte de ese bienestar básico de las personas pasa por comer bien.

En nuestra ciudad muchos hermanitos nuestros no pueden alimentarse en familia porque sus papás no tienen trabajo. Los comedores infantiles, que funcionan gracias a la solidaridad de tanta gente, se ocupan de que los más chiquitos tengan su pan cotidiano.

¿Para quién juntamos DOS PESOS?

El GESTO SOLIDARIO que promovemos en esta Misa para Niños está destinado a esos comedores infantiles que funcionan en distintas villas de emergencia de Buenos Aires desde hace muchos años. Y este gesto tiene un nombre: “DOS PESOS PARA QUE NADIE PIERDA PESO”.

Uno de los objetivos arquidiocesanos del trabajo pastoral con los chicos

busca que todos los chicos de la ciudad vivan su compromiso cristiano desde una actitud solidaria.

¿Por qué el GESTO SOLIDARIO es importante?

  • porque va forjando en los chicos una conciencia más solidaria

  • porque puede unir la fe y las obras

  • porque hace que los chicos de los comedores infantiles tengan participación en esta Eucaristía

  • porque cada alcancía que entrega un niño es un reconocimiento de las necesidades de otro niño

  • porque valorizamos “el poco” de cada uno que hacen a “un mucho” cuando lo damos a nuestros hermanos

La Misa será presidida por Monseñor Jorge Mario Bergoglio s.j. —Cardenal primado de la Argentina y arzobispo de Buenos Aires— y concelebrada por los obispos auxiliares de la arquidiócesis –Monseñor Oscar Ojea, Monseñor Joaquín Sucunza, Monseñor Raúl Martín, Monseñor Enrique Eguía Seguí, Monseñor Luis Alberto Fernández, y el Vicario Episcopal para la Pastoral de Niños Monseñor Eduardo García–  junto al clero porteño.

Y, como desde hace varios años, en la animación previa a la misa, participarán murgas que nacieron de actividades pastorales promovidas en parroquias situadas en distintas villas de emergencia de nuestra capital.

Llenamos de color la fiesta

El estadio abrirá sus puertas a las 14 hs. y, mientras ingresan los chicos y hasta el inicio de la Misa, habrá animación con marionetas gigantes y canciones. Y también va a haber festejo en las tribunas ya que los chicos se van a identificar con porras y remeras de colores: rojo, zona Belgrano; verde, zona Devoto; amarillo, zona Centro; celeste, zona Flores.

Datos importantes para la Prensa:

  • La Entrada de Prensa será por la Puerta Principal del Parque Roca –Av. Roca 3490– y luego seguir los carteles indicadores.
  • En la cancha, vamos a disponer de un Sector para Prensa de modo que todos puedan trabajar cómodos y seguir bien de cerca la celebración.
  • En caso de lluvia la misa se realizará el Sábado 31 de Octubre.
  • ¿Cómo llegar al Estadio?

·        Por Av.  General Paz, salida Av. Roca (autódromo) y por Av. Roca derecho hasta la puerta del Estadio.

·        Por Autopista 25 de Mayo (desde el centro) tomar el ramal que va a Ezeiza  (Autop. Dellepiane) y salir en la bajada de Av. Escalada, doblar a la izquierda y continuar derecho por Av. Escalada. Pasar el Hipermercado Jumbo (Av. Cruz) y la próxima rotonda es Av. Roca. Doblar por la rotonda hacia la izquierda y a 200 metros está el Estadio.

·        Por Av. Rivadavia:

1) Tomar por Av. Olivera (alt. Av. Rivadavia 8800), Primera Junta, Av. Escalada hasta Av. Roca. Tomar la rotonda hacia la izquierda y a 200 metros está el Estadio.

2) Tomar por Guardia Nacional (alt. Av. Rivadavia 9900), Av. Lasalle y Av. Escalada hasta Av. Roca. Tomar la rotonda hacia la izquierda y a 200 metros está el Estadio.

*Como ya hace 2 años, volvemos a reunirnos en un estadio muy nuevo que se inauguró el 18 de septiembre del 2006.

Este estadio es uno de los más importante del país por sus características:

• Tiene capacidad para realizar eventos de tenis de alta competición, así como otros deportes y espectáculos culturales.

• Condiciones visuales óptimas desde cualquier punto de ubicación del estadio.

• Fluidez en la circulación de los espectadores.

• Capacidad total: 14.510 espectadores sentados

• Espacio discapacitados: 280

El estadio tiene:

• Excelente accesibilidad vehicular tanto desde el norte como desde el sur.

• Estacionamiento propio para 8.000 vehículos.

• Baja congestión de tránsito en horas pico de los distintos eventos.

• Bajo impacto al normal desarrollo de actividades del barrio y del sector, diferencia de lo que sucede con otras áreas céntricas y/deportivas.

Domingo de la Semana 30ª del Tiempo Ordinario. Ciclo B

Posted: October 20th, 2009, by Matoga

«Rabbuní, ¡que vea!»

Lectura del libro del profeta Jeremías 31, 7-9

«Pues así dice Yahveh: Cantad con alegría loores a Jacob, y gritos por la capital de las naciones; hacedlo oír, alabad y decid: “¡Ha salvado Yahveh a su pueblo, al Resto de Israel!” Mirad que yo los traigo del país del norte, y los recojo de los confines de la tierra. Entre ellos, el ciego y el cojo, la preñada y la parida a una. Gran asamblea vuelve acá. Con lloro vienen y con súplicas los devuelvo, los llevo a arroyos de agua por camino llano, en que no tropiecen. Porque yo soy para Israel un padre, y Efraím es mi primogénito.»

Lectura de la carta a los Hebreos 5, 1-6

«Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados; y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar también él envuelto en flaqueza. Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer por los pecados propios igual que por los del pueblo. Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón. De igual modo, tampoco Cristo se apropió la gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de quien le dijo: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, a semejanza de Melquisedec».

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 10, 46-52

«Llegan a Jericó. Y cuando salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: “¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!” Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: “¡Hijo de David, ten compasión de mí!” Jesús se detuvo y dijo: “Llamadle”.

Llaman al ciego, diciéndole: “¡Animo, levántate! Te llama”. Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: “¿Qué quieres que te haga?” El ciego le dijo: “Rabbuní, ¡que vea!” Jesús le dijo: “Vete, tu fe te ha salvado”. Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.»

Pautas para la reflexión personal

El vínculo entre las lecturas

Los textos de este Domingo destacan la amorosa atención de Dios hacia los hombres. El destierro es como un desierto donde el pueblo elegido se encuentra nuevamente con su Señor ya que en él se manifiesta el amor eterno de un Dios que es siempre fiel a su pueblo. El retorno a la tierra prometida es alegre (Sal 126,5), pero no esconde la realidad: está formado por una procesión de inválidos y tullidos que regresan confiados en Dios. Justamente es Jesucristo, con el poder de Dios, quien dará salud al ciego Bartimeo que manifiesta una enorme fe y confianza en el «Hijo de David» (Evangelio). La acción amorosa de Dios se muestra de modo especial en Cristo, Sumo Sacerdote, que saca a los hombres de la ignorancia y del dolor, y los libra de sus pecados (Segunda Lectura).

«Porque yo soy para Israel como un padre…»

En los capítulos 30 al 33, Jeremías emplea todos los recursos proféticos para describir la gloriosa restauración de Israel y el esplendor de la Nueva Alianza que Dios hará con su pueblo. En los versículos anteriores al texto de este Domingo, leemos una maravillosa manifestación del amor de Dios a su pueblo: «Con amor eterno te he amado, por eso no dejé de compadecerte» (Jer 31,3). La afirmación que todos los pueblos se alegrarán cuando vuelva Jacob (Jer 31,1) tiene una clara connotación mesiánica: «No temas, le dice Dios a Jacob al término de sus días. Baja a Egipto, porque allí te pondré una numerosa posteridad. Yo bajaré contigo allá y yo te traeré de allí cuando vuelvas» (Gn 46, 3b-4).

La frase que leemos en el texto de Jeremías «el resto de Israel» es frecuentemente usada en los libros proféticos refiriéndose a aquellos «anawin» o «pobres de Yahveh» que en medio de las calamidades han sido fieles a la promesa (Alianza) hecha a Dios. Dios corrige y reprende los crímenes de su pueblo porque permanece fiel a la alianza: «las promesas de Dios son inmutables» (Rom 11,29). Finalmente es Dios mismo quien los conducirá, como un pastor, a la nueva Sión y los cuidará como un padre cuida a sus hijos.

En la Primera Lectura hay un detalle en consonancia con el Evangelio de hoy. Entre la gran multitud de israelitas repatriados del destierro por Dios, ve el profeta caminar ciegos y cojos. El Señor ha salvado y restituido a su pueblo. El nombre Efraín históricamente se refiere al reino del Norte; conceptualmente recuerda la concesión de la primogenitura al hermano pequeño (ver Gn 48,8-20; 31,20; Os 11). El Salmo responsorial canta la alegría del regreso a  la tierra prometida: «El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres» (Salmo 125 (126).

«Tu eres sacerdote para siempre»

El texto de la carta a los Hebreos profundiza la última idea del Domingo pasado: «acerquémonos con confianza al trono de la gracia» (Heb 4,16). Para ello pone de relieve la misericordia de Jesucristo-Sacerdote, por comparación y contraste con los antiguos sacerdotes: es uno de nosotros, que puede compadecerse de nuestras debilidades, porque él también ha sido sometido a la prueba y al sufrimiento. A partir de aquí, el autor afronta el misterio del Jesús histórico, que, precisamente a través del sufrimiento, aprendió la entrega total de sí mismo a Dios, llegando a la perfección suprema (ver Heb 5, 9-10)[1].

Jesucristo tiene la dignidad y el honor del sacerdocio no porque lo haya arrebatado, usurpado, comprado o robado, sino por la humilde aceptación de una misión, de un don. El mismo Dios, que lo ha proclamado su Hijo, lo ha nombrado, declarado y proclamado solemnemente Sumo Sacerdote, como leemos en (Sal 110,4): «Lo ha jurado Yahveh y no va a retractarse: “Tú eres sacerdote, según el orden de Melquisedec». Con ello el autor sagrado ve realizado en Cristo un nuevo tipo de sacerdocio, un sacerdote eficaz que proporciona la salvación a cuantos a él se adhieran llevándolos plenamente hasta Dios.

«¡Hijo de David, Jesús ten piedad de mí!»

El Evangelio de este Domingo presenta un episodio de la vida de Jesús que se asemeja mucho al que meditábamos hace algunas semanas. En ambos casos vemos cómo Jesús está abandonando un lugar para ponerse de camino. Sin embargo ¡qué diferencia en el desenlace de uno y otro! En el primer caso Jesús llama a un joven a dejar sus riquezas y a seguirlo, pero éste prefiere quedarse triste con sus “bienes”. En cambio hoy vemos a un pobre mendigo a quien Jesús le devuelve la vista y “alegremente” lo va a seguir en el camino arrojando tal vez su único “bien” en el mundo: «su manto». Del primero no sabemos ni siquiera el nombre, del segundo sabemos que se llamaba: Bartimeo, el hijo de Timeo. El mencionar el nombre revela, tal vez, el hecho de que el ciego curado fuese parte de la comunidad cristiana en Jerusalén.

Los detalles que leemos en el pasaje de San Marcos son notables y podrían ser las reminiscencias de un testigo ocular. Ante todo el pasaje transcurre en la ciudad de Jericó. Esta quedaba a unos ocho kilómetros al oeste del Jordán y treinta kilómetros al nordeste de Jerusalén. Fue reedificada por Herodes el Grande que murió allí mismo. Por allí pasaba el camino que de la Transjordania llevaba a Jerusalén y allí realizaría Jesús la última curación que es narrada en los sinópticos. Inmediatamente nos llama la atención cómo el ciego, sentado a la orilla del camino como era la costumbre de la época, se dirige a Jesús que pasa: «¡Hijo de David, Jesús ten piedad de mí!». Es un claro y abierto reconocimiento de la mesianidad de Jesús.

En efecto, David había sido ungido rey[2] y es a él a quien Dios le promete que un nuevo mesías saldría de su descendencia (ver 2Sam 7,12.16). Sobre este trasfondo entendemos mejor  las palabras del arcángel Gabriel cuando le dice a María: «El Señor Dios le dará el trono de David su padre…su reino no tendrá fin» (Lc 1,32.33).

Y es claro también el sentido de las palabras de Bartimeo que reconoce a Jesús como el Mesías esperado. Si bien es cierto que durante su ministerio Jesús había evitado el título de «Hijo de David» por la fuerte connotación política que tenía; sin embargo en este episodio al ser interpelado en esta forma, se detiene, pues en las palabras del ciego había algo más que una mera alusión al poder político: el ciego agrega: «¡Ten piedad de mí!». Esto llamó poderosamente la atención de Jesús. Cuando el ciego se pone a gritar queriendo llamar la atención del Maestro, muchos le reprendían para que se callara. Su grito parece ser intempestivo y no quieren que moleste a Jesús. Para ellos (sus discípulos y una gran multitud) no era más que el grito desesperado de un mendigo ciego sentado a la largo del camino, es decir, un marginado más.

Sin embargo hay un claro contraste entre la actitud de Jesús y la de los discípulos. La actitud de Jesús encierra un reproche hacia sus seguidores. Él está atento a los marginados y despreciados de la sociedad: los llama y los acoge. El ciego entusiasmado, deja su manto y de un salto va hacia Él. Quedan frente a frente el mendigo ciego y el Maestro Bueno. Entonces Jesús le pregunta qué es lo que quiere. Bartimeo le pide algo insólito, algo que nadie habría pedido a David ni a un descendiente suyo: «Maestro, ¡que vea!». Cualquier mendigo le habría pedido una limosna; pero este mendigo, con su petición, expresó una inmensa fe en Jesucristo, seguro que Él podría darle la vista. Esa fe mereció la salvación y también su señal externa: la vista material. Jesús le dijo: «Tu fe te ha salvado». Y al instante recuperó la vista y lo siguió por el camino. El hombre que era un pobre mendigo ciego fue capaz de entender la misión de Jesús tal vez mejor que los mismos apóstoles quedando así plenamente restituido e incorporado a la comunidad de los que seguían a Jesús.

La fe consiste en poner a Cristo y su enseñanza como fundamento de nuestra existencia seguros que, apoyándonos en Él, estaremos firmes y nunca quedaremos defraudados. El reconocer que muchas veces necesitamos ser curados para «ver nuevamente» implica tener la grandeza personal para aceptar nuestras cegueras personales. El alejarnos de la comunión con Dios y nuestros hermanos nos coloca al «margen del camino», colocándonos en una situación muy semejante a la del ciego Bartimeo.

Una palabra del Santo Padre:

«”¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!” (Mc 10, 47). Estas son las palabras del ciego de Jericó en el episodio narrado en la página evangélica que acabamos de proclamar. Ojalá que las hagamos nuestras: ”¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!”. Fijamos, oh Cristo, nuestra mirada en ti, que ofreces a todo hombre la plenitud de la vida. Señor, tú curas y fortaleces a quien, confiando en ti, cumple tu voluntad. Hoy, en el ámbito del gran jubileo del año 2000, están reunidos aquí espiritualmente los deportistas de todo el mundo, ante todo para renovar su fe en ti, único Salvador del hombre. También los que, como los atletas, están en la plenitud de sus fuerzas, reconocen que sin ti, oh Cristo, son interiormente como ciegos, o sea, incapaces de conocer la verdad plena y de comprender el sentido profundo de la vida, especialmente frente a las tinieblas del mal y de la muerte. Incluso el campeón más grande, ante los interrogantes fundamentales de la existencia, se siente indefenso y necesitado de tu luz para vencer los arduos desafíos que un ser humano está llamado a afrontar».

Señor Jesucristo, ayuda a estos atletas a ser tus amigos y testigos de tu amor. Ayúdales a poner en la ascesis personal el mismo  empeño  que  ponen  en  el deporte; ayúdales a realizar una armoniosa y coherente unidad de cuerpo y alma. Que sean, para cuantos los admiran, modelos a los que puedan imitar. Ayúdales a ser siempre atletas del espíritu, para alcanzar tu inestimable premio: una corona que no se marchita y que dura para siempre. Amén.

Juan Pablo II, Homilía en el Jubileo de los deportistas el Domingo 29 de octubre de 2000

Vivamos nuestro Domingo a lo largo de la semana.

1. Leamos el Salmo Responsorial 125 (126) y meditemos sobre las bendiciones del Señor en nuestras vidas.

2. ¿Me considero totalmente sano? ¿Cuáles son mis cegueras personales (pecado personal) que necesitan ser curadas por el Señor Jesús?

3. Leamos en el Catecismo de la Iglesia Católica los numerales: 439. 547-550.714. 1822-1829. 2616.


[1] «Llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, proclamado por Dios Sumo Sacerdote a semejanza de Melquisedec» (Heb 5,9-10).

[2] Recordemos que «Ungido» (palabra de origen griego); en hebreo se dice: «Mesías».

Perspectiva de género: sus peligros y alcances.

Posted: October 20th, 2009, by Matoga

Es claro que para esta nueva “perspectiva de género”, la realidad de la naturaleza incomoda, estorba, y por tanto, debe desaparecer.

Esta perpectiva de género que se quiere imponer desde los organismos internacionales está en la misma línea contraria al orden natural como el antinatalismo.

“El género es una construcción cultural; por consiguiente no es ni resultado causal del sexo ni tan aparentemente fijo como el sexo Al teorizar que el género es una construcción radicalmente independiente del sexo, el género mismo viene a ser un artificio libre de ataduras; en consecuencia hombre y masculino podrían significar tanto un cuerpo femenino como uno masculino; mujer y femenino, tanto un cuerpo masculino como uno femenino”.

Estas palabras que podrían parecer tomadas de un cuento de ciencia ficción que vaticina una seria pérdida de sentido común en el ser humano, no son otra cosa que un extracto del libro “Gender Trouble: Feminism and the Subversion of Identity” (El Problema del Género: el Feminismo y la Subversión de la Identidad”) de la feminista radical Judith Butler, que viene siendo utilizado desde hace varios años como libro de texto en diversos programas de estudios femeninos de prestigiosas universidades norteamericanas, en donde la perspectiva de género viene siendo ampliamente promovida.

Mientras muchos podrían seguir considerando el término ´género´ como simplemente una forma cortés de decir ´sexo´ para evitar el sentido secundario que ´sexo´ tiene en inglés, y que por tanto ´género´ se refiere a seres humanos masculinos y femeninos, existen otros que desde hace ya varios años han decidido difundir toda una “nueva perspectiva” del término. Esta perspectiva, para sorpresa de muchos, se refiere al término género como “roles socialmente construidos”.

La IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, realizada en setiembre de 1995 en Pekín, fue el escenario elegido por los promotores de la nueva perspectiva para lanzar una fuerte campaña de persuasión y difusión. Es por ello que desde dicha cumbre la “perspectiva de género” ha venido filtrándose en diferentes ámbitos no sólo de los países industrializados, sino además de los países en vías de desarrollo.

Definición del término género

Precisamente en la cumbre de Pekín, muchos de los delegados participantes que ignoraban esta “nueva perspectiva” del término en cuestión, solicitaron a sus principales propulsores una definición clara que pudiera iluminar el debate. Así, la directiva de la conferencia de la ONU emitió la siguiente definición:

“El género se refiere a las relaciones entre mujeres y hombres basadas en roles definidos socialmente que se asignan a uno u otro sexo”.

Esta definición creó confusión entre los delegados a la cumbre, principalmente entre los provenientes de países católicos y de la Santa Sede, quienes solicitaron una mayor explicitación del término ya que se presentía que éste podría encubrir una agenda inaceptable que incluyera la tolerancia de orientaciones e identidades homosexuales, entre otras cosas. Fue entonces que Bella Abzug, ex-diputada del Congreso de los Estados Unidos intervino para completar la novedosa interpretación del término “género”:

“El sentido del término ´género´ ha evolucionado, diferenciándose de la palabra ´sexo´ para expresar la realidad de que la situación y los roles de la mujer y del hombre son construcciones sociales sujetas a cambio”.

Quedaba claro pues que los partidarios de la perspectiva de género proponían algo mucho más temerario como por ejemplo que “no existe un hombre natural o una mujer natural, que no hay conjunción de características o de una conducta exclusiva de un sólo sexo, ni siquiera en la vida psíquica”. Así, “la inexistencia de una esencia femenina o masculina nos permite rechazar la supuesta ´superioridad´ de uno u otro sexo, y cuestionar en lo posible si existe una forma ´natural´ de sexualidad humana”.

Ante tal situación, muchos delegados cuestionaron el término así como su inclusión en el documento. Sin embargo, la ex-diputada Abzug abogó férreamente en su favor:

“El concepto de ´género´ está enclavado en el discurso social, político y legal contemporáneo. Ha sido integrado a la planificación conceptual, al lenguaje, los documentos y programas de los sistemas de las Naciones Unidas los intentos actuales de varios Estados Miembros de borrar el término ´género´ en la Plataforma de Acción y reemplazarlo por ´sexo´ es una tentativa insultante y degradante de revocar los logros de las mujeres, de intimidarnos y de bloquear el progreso futuro”.

El apasionamiento de Bella Abzug por incluir el término en Pekín llamó la atención de muchos delegados. Sin embargo, el asombro y desconcierto fue mayor luego que uno de los participantes difundiera algunos textos empleados por las feministas de género, profesoras de reconocidos Colleges y Universidades de los Estados Unidos. De acuerdo a la lista de lecturas obtenida por el delegado, las “feministas de género” defienden y difunden las siguientes definiciones:

· Hegemonía o hegemónico: Ideas o conceptos aceptados universalmente como naturales, pero que en realidad son construcciones sociales.

· Desconstrucción: La tarea de denunciar las ideas y el lenguaje hegemónico (es decir aceptados universalmente como naturales), con el fin de persuadir a la gente para creer que sus percepciones de la realidad son construcciones sociales.

· Patriarcado, Patriarcal: Institucionalización del control masculino sobre la mujer, los hijos y la sociedad, que perpetúa la posición subordinada de la mujer.

·Perversidad polimorfa, sexualmente polimorfo:

Los hombres y las mujeres no sienten atracción por personas del sexo opuesto por naturaleza, sino más bien por un condicionamiento de la sociedad. Así, el deseo sexual puede dirigirse a cualquiera.

· Heterosexualidad obligatoria: Se fuerza a las personas a pensar que el mundo está dividido en dos sexos que se atraen sexualmente uno al otro.

·Preferencia u orientación sexual: Existen diversas formas de sexualidad -incluyendo homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales y trasvestis- como equivalentes a la heterosexualidad.

· Homofobia: Temor a relaciones con personas del mismo sexo; personas prejuiciadas en contra de los homosexuales. (El término se basa en la noción de que el prejuicio contra los homosexuales tiene sus raíces en el ensalzamiento de las tendencias homosexuales).

Estas definiciones fueron tomadas del material obligatorio del curso “Re-imagen del Género” dictado en un prestigioso College norteamericano. Asimismo, las siguientes afirmaciones corresponden a la bibliografía obligatoria del mismo:

“La teoría feminista ya no puede darse el lujo simplemente de vocear una tolerancia del ´lesbianismo´ como ´estilo alterno de vida´ o hacer alusión de muestra a las lesbianas. Se ha retrasado demasiado una crítica feminista de la orientación heterosexual obligatoria de la mujer”.

“Una estrategia apropiada y viable del derecho al aborto es la de informar a toda mujer que la penetración heterosexual es una violación, sea cual fuere su experiencia subjetiva contraria”.

Las afirmaciones citadas podrían parecer suficientemente reveladoras sobre la peligrosa agenda de los promotores de esta “perspectiva”. Sin embargo, existen aún otros postulados que las “feministas de género” propagan cada vez con mayor fuerza:

“Cada niño se asigna a una u otra categoría en base a la forma y tamaño de sus órganos genitales. Una vez hecha esta asignación nos convertimos en lo que la cultura piensa que cada uno es -femenina o masculino-. Aunque muchos crean que el hombre y la mujer son expresión natural de un plano genético, el género es producto de la cultura y el pensamiento humano, una construcción social que crea la ´verdadera naturaleza´ de todo individuo”.

Es así que para las “feministas de género”, éste “implica clase, y la clase presupone desigualdad. Luchar más bien por desconstruir el género llevará mucho más rápidamente a la meta”.

El feminismo de género

Pero en qué consiste el “feminismo de género” y cuál es la diferencia con el comúnmente conocido feminismo. Para comprender más a profundidad el debate en torno al “término género”, vale la pena responder a esta pregunta.

El término “feministas del género” fue acuñado en primer lugar por Christina Hoff Sommers en su libro “Who Stole Feminism?” (“Quién se robó al Feminismo?”), con el fin de distinguir el feminismo de ideología radical surgido hacia fines de los ´60, del anterior movimiento feminista de equidad. Aquí las palabras de Hoff Sommers:

“El feminismo de equidad es sencillamente la creencia en la igualdad legal y moral de los sexos. Una feminista de equidad quiere para la mujer lo que quiere para todos: tratamiento justo, ausencia de discriminación. Por el contrario, el feminismo del ´género´ es una ideología que pretende abarcarlo todo, según la cual la mujer norteamericana está presa en un sistema patriarcal opresivo. La feminista de equidad opina que las cosas han mejorado mucho para la mujer; la feminista del ´género´ a menudo piensa que han empeorado. Ven señales de patriarcado por dondequiera y piensan que la situación se pondrá peor. Pero esto carece de base en la realidad norteamericana. Las cosas nunca han estado mejores para la mujer que hoy conforma 55% del estudiantado universitario, mientras que la brecha salarial continúa cerrándose”.

Al parecer, este “feminismo de género” tuvo una fuerte presencia en la Cumbre de Pekín. Así lo afirma Dale O´Leary, autora de numerosos ensayos sobre la mujer y participante en la Conferencia de Pekín, quien asegura que durante todas las jornadas de trabajo, aquellas mujeres que se identificaron como feministas abogaron persistentemente por incluir la “perspectiva del género” en el texto, por la definición de “género” como ´roles socialmente construidos´ y por el uso de “género” en sustitución de ´mujer´ o de masculino y femenino. De hecho todas las personas familiarizadas con los objetivos del “feminismo de género”, reconocieron inmediatamente la conexión entre la mencionada ideología y el borrador del “Programa de Acción” del 27 de febrero que incluía propuestas aparentemente inocentes y términos particularmente ambiguos.

Neo Marxismo:

En palabras de Dale O´Leary, la teoría del “feminismo de género” se basa en una interpretación neo-marxista de la historia. Comienza con la afirmación de Marx, de que toda la historia es una lucha de clases, de opresor contra oprimido, en una batalla que se resolverá solo cuando los oprimidos se percaten de su situación, se alcen en revolución e impongan una dictadura de los oprimidos. La sociedad será totalmente reconstruida y emergerá la sociedad sin clases, libre de conflictos, que asegurará la paz y prosperidad utópicas para todos.

O´Leary agrega que Frederick Engels fue quien sentó las bases de la unión entre el marxismo y el feminismo. Para ello cita el libro “El Origen de la Familia Propiedad y el Estado”, escrito por el pensador alemán en 1884 en el que señala:

“El primer antagonismo de clases de la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por otra, con la del sexo femenino por el masculino”.

Según O´Leary, los marxistas clásicos creían que el sistema de clases desaparecería una vez que se eliminara la propiedad privada, se facilitara el divorcio, se aceptara la ilegitimidad, se forzara la entrada de la mujer al mercado laboral, se colocara a los niños en institutos de cuidado diario y se eliminara la religión.

Para las “feministas de género”, los marxistas fracasaron por concentrarse en soluciones económicas sin atacar directamente a la familia, que era la verdadera causa de las clases.

En ese sentido, la feminista Shulamith Firestone afirma la necesidad de destruir la diferencia de clases, más aún la diferencia de sexos:

” asegurar la eliminación de las clases sexuales requiere que la clase subyugada (las mujeres) se alce en revolución y se apodere del control de la reproducción; se restaure a la mujer la propiedad sobre sus propios cuerpos, como también el control femenino de la fertilidad humana, incluyendo tanto las nuevas tecnologías como todas las instituciones sociales de nacimiento y cuidado de niños.

Y así como la meta final de la revolución socialista era no sólo acabar con el privilegio de la clase económica, sino con la distinción misma entre clases económicas, la meta definitiva de la revolución feminista debe ser igualmente -a diferencia del primer movimiento feminista- no simplemente acabar con el privilegio masculino sino con la distinción de sexos misma: las diferencias genitales entre los seres humanos ya no importarían culturalmente”.

Cuando la Naturaleza estorba:

Es claro pues que para esta nueva “perspectiva de género”, la realidad de la naturaleza incomoda, estorba, y por tanto, debe desaparecer. Al respecto, la propia Shulamith Firestone decía:

“Lo ´natural´ no es necesariamente un valor ´humano´. La humanidad ha comenzado a sobrepasar a la naturaleza; ya no podemos justificar la continuación de un sistema discriminatorio de clases por sexos sobre la base de sus orígenes en la Naturaleza. De hecho, por la sola razón de pragmatismo empieza a parecer que debemos deshacernos de ella”.

Para los apasionados defensores del la “nueva perspectiva”, no se deben hacer distinciones porque cualquier diferencia es sospechosa, mala, ofensiva. Dicen además que toda diferencia entre el hombre y la mujer es construcción social y por consiguiente tiene que ser cambiada. Buscan establecer una igualdad total entre hombre y mujer, sin considerar las naturales diferencias entre ambos, especialmente las diferencias sexuales; más aún, relativizan la noción de sexo de tal manera que, según ellos, no existirían dos sexos, sino más bien muchas “orientaciones sexuales”.

Los mencionados promotores del “género” no han visto mejor opción que declararle la guerra a la naturaleza y a las opciones de la mujer.

Según O´Leary, las “feministas de género” a menudo denigran el respeto por la mujer con la misma vehemencia con que atacan el irrespeto, porque para ellas el “enemigo” es la diferencia.

Sin embargo, es evidente que no toda diferencia es mala ni mucho menos irreal. Tanto el hombre como la mujer -creados a imagen y semejanza de Dios- tienen sus propias particularidades naturales que deben ser puestas al servicio del otro, para alcanzar un enriquecimiento mutuo.

Esto no significa que los recursos personales de la femineidad sean menores que los recursos de la masculinidad; simplemente significa que son diferentes.

En tal sentido, si aceptamos el hecho de que hombre y mujer son diferentes, una diferencia estadística entre hombres y mujeres que participen en una actividad en particular, podría ser más que una muestra de discriminación, el simple reflejo de esas diferencias naturales entre hombre y mujer.

No obstante, ante la evidencia de que estas diferencias son naturales, los propulsores de la “nueva perspectiva” no cuestionan sus planteamientos sino más bien atacan el concepto de naturaleza.

Además, consideran que las diferencias de “género”, que según ellos existen por construcción social, fuerzan a la mujer a ser dependiente del hombre y por ello, la libertad para la mujer consistirá, no en actuar sin restricciones indebidas, sino en liberarse de “roles de género socialmente construidos”. En ese sentido, Ann Ferguson y Nancy Folbre afirman:

” las feministas deben hallar modos de apoyo para que la mujer identifique sus intereses con la mujer, antes que con sus deberes personales hacia el hombre en el contexto de la familia. Esto requiere establecer una cultura feminista revolucionaria auto-definida de la mujer, que pueda sostener a la mujer, ideológica y materialmente ´fuera del patriarcado´. Las redes de soporte contra-hegemónico material y cultural pueden proveer substitutos mujer-identificados de la producción sexo-afectiva patriarcal, que proporcionen a las mujeres mayor control sobre sus cuerpos, su tiempo de trabajo y su sentido de sí mismas”.

Con dicho fin, Ferguson y Folbre diseñan 4 áreas claves de “ataque”:

1) Reclamar apoyo económico oficial para el cuidado de niños y los derechos reproductivos.

2) Reclamarlibertad sexual, que incluye el derecho a la preferencia sexual (derechos homosexuales/lesbianos).

3) El control feminista de la producción ideológica y cultural (es importante porque la producción cultural afecta los fines, el sentido de sí mismo, las redes sociales y la producción de redes de crianza y afecto, amistad y parentesco social).

4) Establecer ayuda mutua: sistemas de apoyo económico a la mujer, desde redes de identificación única con la mujer, hasta juntas de mujeres en los sindicatos que luchen por los intereses femeninos en el trabajo asalariado.

Una buena excusa: La mujer

Luego de revisar la peculiar “agenda feminista”, Dale O´Leary evidencia que el propósito de cada punto de la misma no es mejorar la situación de la mujer, sino separar a la mujer del hombre y destruir la identificación de sus intereses con los de sus familias. Asimismo, agrega la experta, el interés primordial del feminismo radical nunca ha sido el de mejorar directamente la situación de la mujer ni aumentar su libertad. Por el contrario, para las feministas radicales activas, las mejoras menores pueden obstaculizar la revolución de clase sexo/género.

Esta afirmación es confirmada por la feminista Heidi Hartmann que radicalmente afirma:

“La cuestión de la mujer nunca ha sido la ´cuestión feminista´. Esta se dirige a las causas de la desigualdad sexual entre hombres y mujeres, del dominio masculino sobre la mujer”.

No en vano, durante la Conferencia de Pekín, la delegada canadiense Valerie Raymond manifestó su empeño en que la cumbre de la mujer se abordara paradójicamente “no como una ´conferencia de la mujer´” sino que “los temas debían enfocarse a través de una ´óptica de género´”.

Así, dice O´Leary, la “nueva perspectiva” tiene como objeto propulsar la agenda homosexual/lesbiana/bisexual/transexual, y no los intereses de las mujeres comunes y corrientes.

Roles socialmente construidos:

Para tratar este punto, tomemos la definición de “género” señalada en un volante que fuera circulado en la Reunión del ComPrep (Comité Preparatorio de Pekín) por partidarias de la perspectiva en cuestión.

“Género se refiere a los roles y responsabilidades de la mujer y del hombre que son determinados socialmente.El género se relaciona a la forma en que se nos percibe y se espera que pensemos y actuemos como mujeres y hombres, por la forma en que la sociedad está organizada, no por nuestras diferencias biológicas”.

Vale señalar que el término ´rol´ distorsiona la discusión. Siguiendo el estudio de O´Leary, el ´rol´ se define primariamente como: parte de una producción teatral en la cual una persona, vestida especialmente y maquillada, representa un papel de acuerdo a un libreto escrito. El uso del término ´rol´ o de la frase ´roles desempeñados´ transmite necesariamente la sensación de algo artificial que se le impone a la persona.

Cuando se sustituye ´rol´ por otro vocablo -tal como vocación-, se pone de manifiesto cómo el término ´rol´ afecta nuestra percepción de identidad. Vocación envuelve algo auténtico, no artificial, un llamado a ser lo que somos.

Respondemos a nuestra vocación a realizar nuestra naturaleza o a desarrollar nuestros talentos y capacidades innatos.

En ese sentido, por ejemplo, O´Leary destaca la vocación femenina a la maternidad, pues la maternidad no es un ´rol´. Cuando una madre concibe a un hijo, emprende una relación de por vida con otro ser humano. Esta relación define a la mujer, le plantea ciertas responsabilidades y afecta casi todos los aspectos de su vida. No está representando el papel de madre; es una madre.

La cultura y la tradición ciertamente influyen sobre el modo en que la mujer cumple con las responsabilidades de la maternidad, pero no crean madres, aclara O´Leary.

Sin embargo, los promotores de la “perspectiva de género” insisten en decir que toda relación o actividad de los seres humanos es resultado de una “construcción social” que otorga al hombre una posición superior en la sociedad y a la mujer una inferior. Según esta perspectiva, el progreso de la mujer requiere que se libere a toda la sociedad de esta “construcción social”, de modo que el hombre y la mujer sean iguales.

Para ello, las “feministas de género” señalan la urgencia de “desconstruir estos roles socialmente construidos”, que según ellas, pueden ser divididos en tres categorías principalmente:

· Masculinidad y Feminidad.- Consideran que el hombre y la mujer adultos son construcciones sociales; que en realidad el ser humano nace sexualmente neutral y que luego es socializado en hombre o mujer. Esta socialización, dicen, afecta a la mujer negativa e injustamente. Por ello, las feministas proponen depurar la educación y los medios de comunicación de todo estereotipo y de toda imagen específica de género, para que los niños puedan crecer sin que se les exponga a trabajos “sexo-específicos”.

· Relaciones familiares: padre, madre, marido y mujer.- Las feministas no sólo pretenden que se sustituyan estos términos “género-específicos” por palabras “género-neutrales”, sino que aspiran a que no haya diferencias de conducta ni responsabilidad entre el hombre y la mujer en la familia. Según Dale O´Leary, ésta es la categoría de “roles socialmente construidos” a la que las feministas le atribuyen mayor importancia porque consideran que la experiencia de relaciones “sexo-específicas” en la familia son la principal causa del sistema de clases “sexo/géneros”.

· Ocupaciones o profesiones.- El tercer tipo de “roles socialmente construidos” abarca las ocupaciones que una sociedad asigna a uno u otro sexo.

Si bien las tres categorías de “construcción social” ya podrían ser suficientes, el repertorio de las “feministas de género” incluye una más: la reproducción humana que, según dicen, también es determinada socialmente. Al respecto, Heidi Hartmann afirma:

“La forma en que se propaga la especie es determinada socialmente. Si biológicamente la gente es sexualmente polimorfa y la sociedad estuviera organizada de modo que se permitiera por igual toda forma de expresión sexual, la reproducción sería resultado sólo de algunos encuentros sexuales: los heterosexuales. La división estricta del trabajo por sexos, un invento social común a toda sociedad conocida, crea dos géneros muy separados y la necesidad de que el hombre y la mujer se junten por razones económicas. Contribuye así a orientar sus exigencias sexuales hacia la realización heterosexual, y a asegurar la reproducción biológica. En sociedades más imaginativas, la reproducción biológica podría asegurarse con otras técnicas”.

El objetivo: desconstruir la sociedad

Queda claro pues, que la meta de los promotores de la “perspectiva de género”, fuertemente presente en Pekín, es el llegar a una sociedad sin clases de sexo. Para ello, proponen desconstruir el lenguaje, las relaciones familiares, la reproducción, la sexualidad, la educación, la religión, la cultura, entre otras cosas. Al respecto, el material de trabajo del curso Re-Imagen del Género, dice lo siguiente:

“El género implica clase, y la clase presupone desigualdad. Luchar más bien por desconstruir el género llevará mucho más rápidamente a la meta. Bien, es una cultura patriarcal y el género parece ser básico al patriarcado. Después de todo, los hombres no gozarían del privilegio masculino si no hubiera hombres. Y las mujeres no serían oprimidas sino existiera tal cosa como ´la mujer´. Acabar con el género es acabar con el patriarcado, como también con las muchas injusticias perpetradas en nombre de la desigualdad entre los géneros”.

En tal sentido, Susan Moller Okin escribe un artículo en el que se lanza a pronosticar lo que para ella sería el “soñado futuro sin géneros”:

“No habría presunciones sobre roles masculino o femenino; dar a luz estaría conceptualmente tan distante de la crianza infantil, que sería motivo de asombro que hombres y mujeres no fueran igualmente responsables de las áreas domésticas, o que los hijos pasaran mucho más tiempo con uno de los padres que con el otro. Sería un futuro en el que hombres y mujeres participen en número aproximadamente igual en todas las esferas de la vida, desde el cuidado de los infantes hasta el desempeño político de más alto nivel, incluyendo los más diversos tipos de trabajo asalariado. Si hemos de guardar la más mínima lealtad a nuestros ideales democráticos, es esencial distanciarnos del género Parece innegable que la disolución de roles de género contribuiría a promover la justicia en toda nuestra sociedad, haciendo así de la familia un sitio mucho más apto para que los hijos desarrollen un sentido de justicia”.

Para ello, también proponen la “desconstrucción de la educación” tal como se lee en el discurso que la Presidenta de Islandia, Vigdis Finnbogadottir, diera en una conferencia preparatoria a la Conferencia de Pekín organizada por el Consejo Europeo en febrero de 1995. Para ella, así como para todos los demás defensores de la “perspectiva de género”, urge desconstruir no sólo la familia sino también la educación. Las niñas deben ser orientadas hacia áreas no tradicionales y no se las debe exponer a la imagen de la mujer como esposa o madre, ni se les debe involucrar en actividades femeninas tradicionales

La educación es una estrategia importante para cambiar los prejuicios sobre los roles del hombre y la mujer en la sociedad. La perspectiva del ´género´ debe integrarse en los programas. Deben eliminarse los estereotipos en los textos escolares y conscientizar en este sentido a los maestros, para asegurar así que niñas y niños hagan una selección profesional informada, y no en base a tradiciones prejuiciadas sobre el ´género”.

Primer blanco, la Familia:

“El final de la familia biológica eliminará también la necesidad de la represión sexual. La homosexualidad masculina, el lesbianismo y las relaciones sexuales extramaritales ya no se verán en la forma liberal como opciones alternas, fuera del alcance de la regulación estatal en vez de esto, hasta las categorías de homosexualidad y heterosexualidad serán abandonadas: la misma ´institución de las relaciones sexuales´, en que hombre y mujer desempeñan un rol bien definido, desaparecerá. La humanidad podría revertir finalmente a su sexualidad polimorfamente perversa natural”.

Esta palabras de Alison Jagger, autora de diversos libros de texto utilizados en programas de estudios femeninos en Universidades norteamericanas, revelan claramente la hostilidad de las “feministas del género” frente a la familia.

“La igualdad feminista radical significa, no simplemente igualdad bajo la ley y ni siquiera igual satisfacción de necesidades básicas, sino más bien que las mujeres -al igual que los hombres- no tengan que dar a luz La destrucción de la familia biológica que Freud jamas visualizó, permitirá la emergencia de mujeres y hombres nuevos, diferentes de cuantos han existido anteriormente”.

Al parecer, la principal razón del rechazo feminista a la familia es que para ellas esta institución básica de la sociedad “crea y apoya el sistema de clases sexo/género”. Así lo explica Christine Riddiough, colaboradora de la revista publicada por la institución internacional anti-vida Catholics for a Free Choice” (“Católicas por el derecho a elegir”):

“La familia nos da las primeras lecciones de ideología de clase dominante y también le imparte legitimidad a otras instituciones de la sociedad civil. Nuestras familias son las que nos enseñan primero la religión, a ser buenos ciudadanos tan completa es la hegemonía de la clase dominante en la familia, que se nos enseña que ésta encarna el orden natural de las cosas. Se basa en particular en una relación entre el hombre y la mujer que reprime la sexualidad, especialmente la sexualidad de la mujer”.

Para quienes tienen una visión marxista de las diferencias de clases como causa de los problemas, apunta O´Leary, ´diferente´ es siempre ´desigual´ y ´desigual ´ siempre es ´opresor´. En este sentido, las “feministas de género” consideran que cuando la mujer cuida a sus hijos en el hogar y el esposo trabaja fuera de casa, las responsabilidades son diferentes y por tanto no igualitarias. Entonces ven esta ´desigualdad´ en el hogar como causa de ´desigualdad´ en la vida pública, ya que la mujer, cuyo interés primario es el hogar, no siempre tiene el tiempo y la energía para dedicarse a la vida pública. Por ello afirman:

“Pensamos que ninguna mujer debería tener esta opción. No debería autorizarse a ninguna mujer a quedarse en casa para cuidar a sus hijos. La sociedad debe ser totalmente diferente. Las mujeres no deben tener esa opción, porque si esa opción existe, demasiadas mujeres decidirán por ella”.

Las “feministas de género” insisten en la desconstrucción de la familia no sólo porque según ellas esclaviza a la mujer, sino porque condiciona socialmente a los hijos para que acepten la familia, el matrimonio y la maternidad como algo natural.

Al respecto, Nancy Chodorow afirma:

“Si nuestra meta es acabar con la división sexual del trabajo en la cual la mujer maternaliza, tenemos que entender en primer lugar los mecanismos que la reproducen. Mi recuento indica exactamente el punto en el que debe intervenirse. Cualquier estrategia para el cambio cuya meta abarque la liberación de las restricciones impuestas por una desigual organización social por géneros, debe tomar en cuenta la necesidad de una reorganización fundamental del cuidado de los hijos, para que sea compartido igualmente por hombres y mujeres”.

Queda claro que para los propulsores del “género” las responsabilidades de la mujer en la familia son supuestamente enemigas de la realización de la mujer. El entorno privado se considera como secundario y menos importante; la familia y el trabajo del hogar como “carga” que afecta negativamente los “proyectos profesionales” de la mujer.

Este ataque declarado contra la familia, sin embargo, contrasta notablemente con la Declaración Universal de los Derechos Humanos promulgada, como es sabido, por la ONU en 1948. En el artículo 16 de la misma, las Naciones Unidas defienden enfáticamente a la familia y al matrimonio:

1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia; y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.

3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Sin embargo, los artífices de la nueva “perspectiva de género” presentes en la cumbre de la mujer pusieron al margen todas estas premisas y por el contrario apuntaron desde entonces la necesidad de “desconstruir” la familia, el matrimonio, la maternidad, y la feminidad misma para que el mundo pueda ser libre.

En cambio, los representantes de las principales naciones comprometidas con la defensa de la vida y los valores familiares que participaron en Pekín, alzaron su voz en contra de este tipo de propuestas, sobre todo al descubrir que el documento de la cumbre eliminaba arbitrariamente del vocabulario del programa las palabras “esposa”, “marido”, “madre”, “padre”. Ante tal hecho, Barbara Ledeen, Directora del Independent Women Forum, una organización de defensa de la mujer ampliamente reconocida en Estados Unidos, señaló:

“El documento está inspirado en teorías feministas ultra radicales, de viejo sello conflictivo, y representa un ataque directo a los valores de la familia, el matrimonio y la femineidad”.

El Papa Juan Pablo II, por su parte, tiempo antes de la Conferencia de Pekín, ya había insistido en señalar la estrecha relación entre la mujer y la familia. Durante el encuentro que sostuvo con Gertrude Mongella, Secretaria General de la Conferencia de la Mujer, previo a la cumbre mundial, dijo:

“No hay respuesta a los temas sobre la mujer, que pueda pasar por alto la función de la mujer en la familia.

Para respetar este orden natural, es necesario hacer frente a la concepción errada de que la función de la maternidad es opresiva para la mujer”.

Lamentablemente, la propuesta del Consejo Europeo para la Plataforma de Acción de Pekín fue completamente ajena a las orientaciones del Santo Padre.

“Ya es hora de dejar en claro que los estereotipos de géneros son anticuados: los hombres ya no son únicamente los machos que sostienen la familia ni las mujeres sólo esposas y madres. No debe subestimarse la influencia psicológica negativa de mostrar estereotipos femeninos”.

Ante esta postura, O´Leary escribe en su informe que si bien es cierto que las mujeres no deben mostrarse únicamente como esposas y madres, muchas sí son esposas y madres, y por ello una imagen positiva de la mujer que se dedica sólo al trabajo del hogar no tiene nada de malo. Sin embargo, la meta de la perspectiva del ´género´ no es representar auténticamente la vida de la mujer, sino una estereotipificación inversa según la cual las mujeres que “sólo” sean esposas y madres nunca aparezcan bajo un prisma favorable.

Salud y derechos sexuales reproductivos

En la misma línea, las “feministas de género” incluyen como parte esencial de su agenda la promoción de la “libre elección” en asuntos de reproducción y de estilo de vida. Según O´Leary, “libre elección de reproducción” es la expresión clave para referirse al aborto a solicitud; mientras que “estilo de vida” apunta a promover la homosexualidad, el lesbianismo y toda otra forma de sexualidad fuera del matrimonio. Así, por ejemplo, los representantes del Consejo Europeo en Pekín lanzaron la siguiente propuesta:

“Deben escucharse las voces de mujeres jóvenes, ya que la vida sexual no gira sólo alrededor del matrimonio. Esto lleva al aspecto del derecho a ser diferente, ya sea en términos de estilo de vida -la elección de vivir en familia o sola, con o sin hijos- o de preferencias sexuales. Deben reconocerse los derechos reproductivos de la mujer lesbiana”.

Estos “derechos” de las lesbianas, incluirían también el “derecho” de las parejas lesbianas a concebir hijos a través de la inseminación artificial, y de adoptar legalmente a los hijos de sus compañeras.

Pero los defensores del “género” no sólo proponen este tipo de aberraciones sino que además defienden el “derecho a la salud” que, en honor a la verdad, se aleja por completo de la verdadera salud del ser humano. En efecto, ignorando el derecho de todo ser humano a la vida, estos proponen el derecho a la salud, que incluye el derecho a la salud sexual y reproductiva. Paradójicamente, esta “salud reproductiva” incluye el aborto y por tanto, la “muerte” de seres humanos no nacidos.

No en vano, las “feministas de género” son fuertes aliadas de los Ambientalistas y Poblacionistas. Según O´Leary, aunque las tres ideologías no concuerdan en todos sus aspectos, tienen en común el proyecto del aborto.

Por un lado, los Ambientalistas y Poblacionistas, consideran esencial para el éxito de sus agendas, el estricto control de la fertilidad y para ello están dispuestos a usar la “perspectiva de género”. La siguiente cita de la Division for the Advance of Women (División para el Avance de las Mujeres) propuesta en una reunión organizada en consulta con el Fondo de Población de la ONU, revela la manera de pensar de aquellos interesados primariamente en que haya cada vez menos gente que vea el “género”:

“Para ser efectivos en el largo plazo, los programas de planificación familiar deben buscar no sólo reducir la fertilidad dentro de los roles de género existentes, sino más bien cambiar los roles de género a fin de reducir la fertilidad”.

Así, los “nuevos derechos” propuestos por las “feministas de género”, no se reducen simplemente a los derechos de “salud reproductiva” que como hemos mencionado ya, promueven el aborto de un ser humano no nacido, sino que además exigen el “derecho” a determinar la propia identidad sexual. En un volante que circuló durante la Conferencia de Pekín, la ONG International Gay and Lesbian Human Rights Commission (Comisión Internacional de los Derechos Humanos de Homosexuales y Lesbianas) exigió este derecho en los siguientes términos:

“Nosotros, los abajo firmantes, hacemos un llamado a los Estados Miembros a reconocer el derecho a determinar la propia identidad sexual; el derecho a controlar el propio cuerpo, particularmente al establecer relaciones de intimidad; y el derecho a escoger, dado el caso, cuándo y con quién engendrar y criar hijos, como elementos fundamentales de todos los derechos humanos de toda mujer, sin distingo de orientación sexual”.

Esto es más preocupante aún si se toma en cuenta que para las “feministas de género” existen cinco sexos. Rebecca J. Cook, docente de Leyes en la Universidad de Toronto y redactora del aporte oficial de la ONU en Pekín, señala en la misma línea de sus compañeros de batalla, que los géneros masculino y femenino, serían una “construcción de la realidad social” que deberían ser abolidos. Increíblemente, el documento elaborado por la feminista canadiense afirma que “los sexos ya no son dos sino cinco”, y por tanto no se debería hablar de hombre y mujer, sino de “mujeres heterosexuales, mujeres homosexuales, hombres heterosexuales, hombres homosexuales y bisexuales”.

La “libertad” de los propulsores del “género” para afirmar la existencia de 5 sexos, contrasta con todas las pruebas científicas existentes según las cuales, sólo hay dos opciones desde el punto de vista genético: o se es hombre o se es mujer, no hay absolutamente nada, científicamente hablando, que esté en el medio.

Ataque a la Religión

Si bien las “feministas de género” promueven la “desconstrucción” de la familia, la educación y la cultura como panacea para todos los problemas, ponen especial énfasis en la “desconstrucción” de la religión que, según dicen, es la causa principal de la opresión de la mujer. Numerosas ONG acreditadas ante la ONU, se han empeñado en criticar a quienes ellos denominan “fundamentalistas” (Cristianos Católicos, Evangélicos y Ortodoxos, Judíos y Musulmanes, o cualquier persona que rehuse ajustar las doctrinas de su religión a la agenda del “feminismo de género”). Un video promotor del Foro de las ONG en la Conferencia de Pekín, producido por Judith Lasch, señala:

“Nada ha hecho más por constreñir a la mujer que los credos y las enseñanzas religiosas”.

De la misma manera, el informe de la Reunión de Estrategias Globales para la Mujer contiene numerosas referencias al fundamentalismo y a la necesidad de contrarrestar sus supuestos ataques a los derechos de la mujer.

“Toda forma de fundamentalismo, sea político, religioso o cultural, excluye a la mujer de normas de derechos humanos de aceptación internacional, y la convierten en blanco de violencia extrema. La eliminación de estas prácticas es preocupación de la comunidad internacional”.

De otro lado, el informe de la reunión preparatoria a la Conferencia de Pekín organizada por el Consejo Europeo en febrero de 1995, incluye numerosos ataques a la religión:

“El surgimiento de toda forma de fundamentalismo religioso se considera como una especial amenaza al disfrute por parte de la mujer de sus derechos humanos y a su plena participación en la toma de decisiones a todo nivel en la sociedad”.

“debe capacitarse a las mujeres mismas, y dárseles la oportunidad de determinar lo que sus culturas, religiones y costumbres significan para ellas”.

Para el “feminismo de género”, la religión es un invento humano y las religiones principales fueron inventadas por hombres para oprimir a las mujeres.

Por ello, las feministas radicales postulan la re-imagen de Dios como Sophia: Sabiduría femenina. En ese sentido, las “teólogas del feminismo de género” proponen descubrir y adorar no a Dios, sino a la Diosa. Por ejemplo, Carol Christ, autodenominada “teóloga feminista de género” afirma lo siguiente:

“Una mujer que se haga eco de la afirmación dramática de Ntosake Shange: ´Encontré a Dios en mí misma y la amé ferozmente´ está diciendo: ´El poder femenino es fuerte y creativo´. Está diciendo que el principio divino, el poder salvador y sustentador, está en ella misma y que ya no verá al hombre o a la figura masculina como salvador”.

Igual de extrañas son las palabras de Elisabeth Schussler Fiorenza, otra “teóloga feminista de género” que niega de raíz la posibilidad de la Revelación, tal como se lee en la siguiente cita:

“Los textos bíblicos no son revelación de inspiración verbal ni principios doctrinales, sino formulaciones históricas Análogamente, la teoría feminista insiste en que todos los textos son producto de una cultura e historia patriarcal androcéntrica”.

Además, Joanne Carlson Brown y Carole R. Bohn, también autodenominadas teólogas de la “escuela feminista de género”, atacan directamente al cristianismo como propulsor del abuso infantil:

“El cristianismo es una teología abusiva que glorifica el sufrimiento. ¿Cabe asombrarse de que haya mucho abuso en la sociedad moderna, cuando la imagen teológica dominante de la cultura es el ´abuso divino del hijo´ – Dios Padre que exige y efectúa el sufrimiento y la muerte de su propio hijo? Si el cristianismo ha de ser liberador del oprimido, debe primero liberarse de esta teología”.

Por todo ello, los dueños de la “nueva perspectiva” promueven el ataque frontal al cristianismo y a toda figura que lo represente. En 1994, Rhonde Copelon y Berta Esperanza Hernández elaboraron un folleto para una serie de sesiones de trabajo de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo del Cairo. El folleto atacaba directamente al Vaticano por oponerse a su agenda que entre otras cosas incluye los “derechos a la salud reproductiva” y por consecuencia al aborto.

” este reclamo de derechos humanos elementales confronta con la oposición de todo tipo de fundamentalistas religiosos, con el Vaticano como líder en la organización de oposición religiosa a la salud y a los derechos reproductivos, incluyendo hasta los servicios de planificación familiar”.

Contrastantes con todas estas posturas de ataque y agresión a la religión, a la Iglesia, concretamente al Vaticano, son las posturas de la mayoría de mujeres del mundo que según el informe de O´Leary defienden sus tradiciones religiosas como la mejor de las protecciones de los derechos y la dignidad de la mujer. Mujeres católicas, evangélicas, ortodoxas y judías agradecen en particular, las enseñanzas de sus credos sobre el matrimonio, la familia, la sexualidad, y el respeto por la vida humana.

La Santa Sede por su parte, señaló en los meses previos a Pekín, el peligro de la tendencia en el texto planteado por la ONU, a dejar de lado el derecho de las mujeres a la libertad de conciencia y de religión en las instituciones educativas.

Conclusión

En palabras de Dale O´Leary, el “feminismo de género” es un sistema cerrado contra el cual no hay forma de argumentar. No puede apelarse a la naturaleza, ni a la razón, la experiencia, o las opiniones y deseos de mujeres verdaderas, porque según las “feministas de género” todo esto es “socialmente construido”. No importa cuánta evidencia se acumule contra sus ideas; ellas continuarán insistiendo en que es simplemente prueba adicional de la conspiración patriarcal masiva en contra de la mujer.

Sin embargo, existen muchas personas que quizás por falta de información, aún no están al tanto de la nueva propuesta y de los peligrosos alcances de la misma. Vale la pena pues, conocer esta “perspectiva de género” que, según informaciones fidedignas, en la actualidad no sólo está tomando fuerza en los países desarrollados sino que al parecer, también ha empezado a filtrarse en nuestro medio. Basta revisar algunos materiales educativos difundidos no sólo en los colegios del país sino también en prestigiosas universidades.

Ahora bien, en Estados Unidos el “feminismo de género” ha logrado ubicarse en el centro de la corriente cultural norteamericana. Prestigiosas universidades y Colleges de los Estados Unidos difunden abiertamente esta perspectiva. Además, numerosas series televisivas norteamericanas hacen su parte difundiendo el siguiente mensaje: la identidad sexual puede “desconstruirse” y la masculinidad y femineidad no son más que “roles de géneros construidos socialmente”.

Si tomamos en cuenta que el avance de las tecnologías ha logrado que dichos programas con toda la nueva “perspectiva de género” lleguen diariamente a los países en vías de desarrollo principalmente a través de la televisión por cable, sin descartar las muchos otros medios que existen en nuestro tiempo, esto nos pone ante un nuevo reto que debe ser enfrentado lo antes posible para evitar las graves consecuencias que ya está ocasionando en el Primer Mundo. Más aún cuando en palabras de O´Leary, la “desconstrucción” de la familia y el ataque a la religión, la tradición y los valores culturales que las “feministas de género” promueven en los países en desarrollo, afecta al mundo entero.

Autor: Arbil. | Fuente: Catholic.net

Santa Sede confirma paso del más grande grupo de anglicanos a la Iglesia Católica

Posted: October 20th, 2009, by Matoga

VATICANO, 20 Oct. 09 / 09:57 am (ACI) Autoridades vaticanas anunciaron esta mañana la próxima publicación de una Constitución Apostólica para responder a los “numerosos” pedidos de clérigos y fieles anglicanos que desean ingresar a la Iglesia Católica en comunión plena.

Aunque las autoridades no anticiparon cifras, se sabe que uno de los grupos que ha pedido dar este paso es la Comunión Anglicana Tradicional, que cuenta con al menos 400 mil personas, constituyendo el grupo de anglicanos más grande de la historia en ingresar a la Iglesia Católica.

En una conferencia de prensa celebrada esta mañana, el Cardenal Joseph Levada, Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, explicó que la constitución “representa una respuesta necesaria a un fenómeno mundial” y ofrecerá un “modelo canónico único para la Iglesia universal adaptable a diversas situaciones locales, y en su aplicación universal, equitativa para los ex anglicanos”.

El modelo prevé la posibilidad de la ordenación de clérigos casados ex anglicanos, como sacerdotes católicos y aclara que éstos no podrían ser ordenados obispos.

El Cardenal Levada explicó que en el documento “el Santo Padre ha introducido una estructura canónica que provee a una reunión corporativa a través de la institución de Ordinariatos Personales, que permitirán a los fieles ex anglicanos entrar en la plena comunión con la Iglesia católica, conservando al mismo tiempo elementos del especifico patrimonio espiritual y litúrgico anglicano”.

“La atención y la guía pastoral para estos grupos de fieles ex anglicanos será asegurada por un Ordinariato Personal, del que el Ordinario será habitualmente nombrado por el clero ex anglicano”, indicó el Purpurado, quien señaló que al menos una veintena de obispos anglicanos ha solicitado ingresar a la Iglesia Católica.

Asimismo, explicó que la nueva estructura “está en consonancia con el compromiso en el diálogo ecuménico” y reiteró que “la iniciativa proviene de varios grupos de anglicanos que han declarado que comparten la fe católica común, como expresa el Catecismo de la Iglesia Católica, y que aceptan el ministerio petrino como un elemento querido por Cristo para la Iglesia. Para ellos ha llegado el tiempo de expresar esta unión implícita en una forma visible de plena comunión”.

El Cardenal Levada subrayó que “Benedicto XVI espera que el clero y los fieles anglicanos deseosos de la unión con la Iglesia Católica encuentren en esta estructura canónica la oportunidad de preservar aquellas tradiciones anglicanas que son preciosas para ellos y conformes con la fe católica”.

“En cuanto expresan en un modo distinto la fe profesada comúnmente, estas tradiciones son un don que hay que compartir en la Iglesia universal. La unión con la Iglesia no exige la uniformidad que ignora las diversidades culturales, como demuestra la historia del cristianismo. Además, las numerosas y diversas tradiciones hoy presentes en la Iglesia Católica están todas enraizadas en el principio formulado por San Pablo en su carta a los Efesios: ‘Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo’”, agregó.

Finalmente, recordó que “nuestra comunión se ha reforzado por diversidades legítimas como estas, y estamos contentos de que estos hombres y mujeres ofrezcan sus contribuciones particulares a nuestra vida de fe común”.

En una declaración conjunta, los arzobispos de Westminster y Canterbury, respectivamente Vincent Gerard Nichols y Rowan Williams, afirman que el anuncio de la Constitución Apostólica “acaba con un período de incertidumbre para los grupos que nutrían esperanzas de nuevas formas para alcanzar la unidad con la Iglesia Católica”.

“Toca ahora a los que han cursado peticiones de ese tipo a la Santa Sede responder a la  Constitución Apostólica”, que es “consecuencia del diálogo ecuménico entre la Iglesia Católica y la Comunión Anglicana”, indicaron.

Mons. Augustine DiNoia, que colaboró en la redacción de la nueva estructura, recordó que “hemos estado durante 40 años por la unidad. Las oraciones han encontrado respuestas que no anticipamos”.

Para el Arzobispo, ha ocurrido un “giro tremendo” en el movimiento ecuménico y rechazó las acusaciones de quienes llaman “disidentes” a estos anglicanos. “Ellos están asintiendo al obrar del Espíritu Santo para estar en unión con Pedro, con la Iglesia Católica”, precisó.

Mons. DiNoia explicó que aún se trabaja en los detalles técnicos y estos Ordinariatos Personales podrían sufrir variaciones en su forma final. Los detalles completos de la Constitución Apostólica serán publicados en algunas semanas.

Promueven la anticoncepción para solucionar la pobreza

Posted: October 19th, 2009, by Matoga

Mons. Juan Rubén Martínez, arzobispo de PosadasPosadas (Misiones), 19 Oct. 09 (AICA) “Asistimos lamentablemente a una profunda contradicción en nuestra cultura actual. Por un lado la gente en general, pero sobre todo nuestro pueblo sencillo tiene una especial devoción a ‘las madres’ y a ‘la maternidad’, y a tener hijos, considerándolos como un ‘don de Dios’”, mientras que “por otro lado asistimos a una desvalorización de la maternidad y ‘antinatalismo’ promovido por grupos reducidos y poderosos, que promueven la anticoncepción para solucionar, sobre todo, el problema de la pobreza, sin recurrir a aquello que es clave para corregir este flagelo que es una mayor y justa distribución de la riqueza, y el ejercicio de una solidaridad más globalizada”. Así lo expresó el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, en su carta del fin de semana con ocasión del Día de la Madre.

Advirtió que “estos sectores poderosos, organismos internacionales, muchas veces responden a una especie de ‘capitalismo egoísta y salvaje’, manejan grandes megamedios y agreden a las familias, constituidas como es natural por madres, padres e hijos…, como ‘tradicionales’, y ‘conservadoras’. Asombrosamente se visten con el ropaje absurdo de llamarse o autodenominarse ‘progresistas’ y ‘modernos’, cuando en realidad responden contradictoriamente al peor capitalismo”.

“A esta contradicción e hipocresía de nuestra cultura actual -agregó- se suman las presiones que ejercen estos sectores poderosos en nuestros congresos y legislaturas, con leyes que apoyan este antinatalismo, posturas abortistas y desviaciones que dañan la familia del hombre, la mujer y los hijos, de la ‘maternidad’ y de la ‘paternidad’” y subrayó nuevamente que “lo insólito, o quizá lo normal, es que estas posturas de raíz capitalista, que promueven la fragmentación y el individualismo, se pongan la camiseta de ‘progresismos de izquierda’, cuando en realidad van a total contrapelo de lo que está en ‘el corazón de nuestro pueblo’”.

Por último, llamó a “rezar por la maternidad, con la certeza de que es un don maravilloso de Dios, y por el valor de la familia, los papás y mamás, para que puedan asumir su rol, y por los hijos que son un signo de esperanza. Aunque haya grupos de intereses que ataquen el valor de la familia, este es un gran ‘valor’ que está en el corazón de nuestra gente”.+