Papa Francisco

Auspiciantes

Publicidad

Recién Escritos

Categorias

Facebook

Twitter

jesushttp://www.marana-tha.net Marana - Thá Ven Señor Jesús ::

Diez años de adoración eucarística en Lomas de Zamora

Posted: December 23rd, 2008, by Matoga

AdoraciónLomas de Zamora (Buenos Aires), 23 Dic. 08 (AICA) El domingo 28 de diciembre a las 18.30 el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Rubén Lugones SJ, presidirá una misa en acción de gracias por el décimo aniversario de adoración eucarística en la capilla María, Reina de los Apóstoles, que se encuentra en la Casa de la Catequesis Padre Frans De Vos (Sáenz 572, Lomas de Zamora), organizada por el Movimiento Diocesano de Adoración Eucarística Perpetua.

En diálogo con AICA, Eduardo Manuel Murcia, responsable de este movimiento conformado por unos 140 adoradores permanentes -a los que hay que sumarles los que no se pueden comprometer en un día y horario fijo pero están disponibles para hacer reemplazos y cubrir algunos horarios aunque no en forma regular-, sostuvo que se trata de “un regalo del Señor”, ya que la diócesis cuenta en estos momentos con dos capillas de adoración eucarística perpetua y hay muy pocas en el resto del país.

“El Señor llama. Hay gente que fue una vez a la adoración, quedó prendada por el Señor y siguió. Hay adoradores de la primera hora, otros que se sumaron recientemente y otros que ya fallecieron o están enfermos, o son gente mayor y no se pueden movilizar, precisó”, y explicó que la adoración aglutina fundamentalmente integrantes de movimientos, instituciones, distintas ramas de la Pastoral, etc., por eso los adoradores son personas “muy comprometidas con la Iglesia”.

También se refirió a los frutos de estos años de adoración, entre ellos, la creación de una segunda capilla, que funciona en la parroquia Nuestra Señora del Valle, en Luis Guillón, pero además destacó las “conversiones, sanaciones y reconciliaciones” producidas entre los adoradores a lo largo de la década.

Valoró que este último tiempo la adoración eucarística se haya difundido en la diócesis porque, consideró, “el Señor está un poco relegado. Tiene razón Benedicto XVI cuando pide que Cristo sea nuevamente el centro de cada parroquia y sea revalorizado como fuente de vida”.

La misa por el aniversario, que se celebrará el día de la Sagrada Familia, coincidirá con el día preciso del comienzo de la adoración, ya que si bien la capilla se inauguró el 25 de diciembre de 1998, las actividades comenzaron tres días después.

El 25 de marzo de 1998, día de la Anunciación, el grupo inicial comenzó a rezar para conseguir un lugar para la adoración eucarística perpetua y se mantuvo en oración hasta que el entonces obispo, monseñor Desiderio Collino, les proporcionó la capilla que se inauguró el 25 de diciembre. A las 6 de la mañana del 28 de diciembre de ese año comenzaron con la adoración, que en un principio se extendía hasta la hora cero, y en 2002 comenzó a ser perpetua.

Para mayor información: (011) 4294-7127 y adoracion_eucaristica_lomas@yahoo.com.ar.+

Sobre el “síndrome de Herodes” que azota hoy a España

Posted: December 22nd, 2008, by Matoga

El rey HerodesMadrid (España), 22 Dic. 08 (AICA) Un editorial de la Cadena COPE recordó que este año la Fiesta de la Sagrada Familia, el domingo 28 de diciembre, coincide con la de los Santos Inocentes en la que la Iglesia conmemora el asesinato de los niños de Belén, menores de dos años, que se convirtieron así en los primeros mártires de la era cristiana.

El hecho no tiene nada de singular ya que ello se repite en el calendario cada siete años. Lo que llamó la atención a la cadena de emisoras COPE, es todo un paradigma de la crisis moral contemporánea que azota de manera tan especial a lo que aún se considera mundo cristiano, en este caso la España gobernada por Zapatero, y que el comentarista señala como el “síndrome de Herodes”.

El “síndrome” en cuestión afectó a muchos reinos y muchos gobernantes a lo largo de la historia. Consiste en ese pecado terrible en el que caen muchos soberbios, de suprimir, alejar, exiliar e incluso asesinar a quienes les pueden hacer sombra en un momento dado. El crimen de Herodes fue tratar de impedir la posibilidad equivocada de que el “rey de lo judíos” pudiera arrebatarle su poder omnímodo como mandatario de Roma en Palestina.

El pasaje evangélico dice que los Magos, desorientados al perder de vista la estrella que seguían, acuden hasta el palacio de Herodes en Jerusalén para preguntar por el Niño que había nacido y que sería el mesías anunciado en el Antiguo Testamento, sobre todo por Isaías. Después de que sus consejeros le dieran la pista de Belén, como lugar del nacimiento según las Escrituras, Herodes se llenó de pánico ante la posibilidad de perder su trono. Así, una vez burlado por los Magos, que regresaron a sus tierras por otros caminos sin pasar por Jerusalén, ordenó degollar a todos los niños menores de dos años en aquel humilde pueblito de la Judea de David, y acabar así con sus miedos. Luego le tocaría a su hijo, el tetrarca Herodes Antipas, culminar la labor de su antecesor con la degollación de Juan el Bautista y burlarse de Jesús cuando ya estaba condenado a muerte por el Sanedrín.

Esto explica  -dice un comentario publicado en el boletín electrónico “Análisis Digital” de la arquidiócesis de Madrid-, en qué medida ese “síndrome” herodiano, que no figura en los anales de la medicina o la psiquiatría es, en cierto modo el espejo de cuantos no resisten la existencia de alguien que puede arrebatarles su poder.

¿Cómo se entiende -agrega-,  si no, esa persecución de los símbolos religiosos en aras de una sectaria interpretación de la ley de libertad religiosa? Lo ocurrido, por ejemplo, en la Fiscalía General del Estado, donde su titular prohibió que unos funcionarios  –como lo han hecho siempre-  colocasen un “nacimiento” en el vestíbulo del edificio, es una muestra de esa enfermedad que, en el fondo y en la forma, ofrece toda una alegoría del “miedo” que el laicismo ateo tiene a otras formas de vida cuya esperanza está puesta en la Justicia divina, aunque acaten la humana.

Este es el fundamento y no otro -señala el mencionado boletín-,  de quienes en esta España de la Reconquista, regada por sangre de tantos mártires, critican hoy a la Iglesia como guardiana insobornable del Evangelio.

Pero, en fin -concluye el comentario-,  ahí está esa paradoja del día 28 de diciembre: un día para festejar a la familia, cuyo modelo es María, José y Jesús, y para recordar a los inocentes que murieron como testigos de que alguien no podía soportar la idea de una Superioridad que le rebasaba. Por ello hay que agradecer al cardenal Rouco Varela su decisión de convertir cada domingo después de Navidad, en nuestro “Family Day”, para recordar, con la Eucaristía como centro, que la familia cristiana, por mucho que se empeñen los zapateros de turno, es indestructible.+

Navidad debe ser también nuestro nacimiento

Posted: December 22nd, 2008, by Matoga

Nacimiento del Niño DiosLomas de Zamora (Buenos Aires), 22 Dic. 08 (AICA) “Navidad no es sólo su nacimiento, debe ser también nuestro nacimiento”, dice el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Rubén Lugones, en un mensaje de Navidad cuya reflexión se centra en “el encuentro, la cercanía, la solidaridad, y la alegría” de la presencia de Jesús.

Tras invitar a preguntarse “cómo vivimos en este año el encuentro hacia los prójimos y para con Dios”, el prelado señala que “encuentro implica darse al otro, respetando ‘su tiempo’, sin prejuicios. Encuentro, no es amucharse o convocar por nota, o un simple consenso. Encuentro es no excluir a nadie, salir de nuestro propio interés y egoísmo, y con creatividad hacernos hombres y mujeres ‘para los demás’; es achicar distancias, para acercarnos bien a los otros, sin doblez”.

En cuanto a la “cercanía”, indica que el Señor “nos está mostrando su cercanía, que se hace solidaria en la elección de nacer pobre” y expresa: “¿Cómo no acortar distancias, sosegar rencores, faltas de perdón, indiferencias y lejanías en esta Navidad? Jesús se hace cercano a todos para que cada uno de nosotros nos acerquemos al pesebre, es decir a la presencia de Cristo en el hermano alejado u ofendido, con sencillez, sin distancias ni resquemores, ni sospechas”.

En tercer lugar, “Jesús es la roca que nos salva”, dice al referirse a la solidaridad, “pero además es nuestro cimiento sólido donde apoyarnos, donde construir. La Solidaridad nos propone salir de nuestro propio yo para darme, para ser constante en el amor. No es verdaderamente solidario el que da una cosa o limosna en un momento de catástrofe, sino el que es constante en el amor al prójimo; y sabe darse a sí mismo”.

Monseñor Lugones afirma que el nacimiento de Jesús “es el acontecimiento de la historia, que nos toca a cada uno de nosotros, y que toca nuestros problemas de modo que podamos verlos con un corazón nuevo. Jesús ‘acampa entre nosotros’ para recomponer el tejido humano destrozado, para hacer de nuevo un tejido verdaderamente humano. Jesús está entre nosotros para hacernos vivir con humanidad y dignidad estas cosas, para abrirnos el corazón y la inteligencia: ‘para toda palabra y obra buena’”.

Por último se refiere a la “alegría: de ‘Dios con nosotros’ y en medio de nosotros en la sonrisa tierna del Niño Dios que nos abre la puerta de su corazón, porque él es la puerta de la salvación”.

“Pero nos preguntamos: ¿Cómo alegrarnos en medio de tanta violencia y sufrimiento, de tantos postergados y olvidados? ¿de tanta soledad y desamparo?” advirtió para explicar que “en una palabra se necesita un nacimiento. Del modo que le tocó a la Familia de Nazaret: sin casa, sin trabajo, sin dinero, sin amigos, sin saberlo todo; pero con la gran esperanza de ser familia, de reconocerse ricos en la pobreza, con una confianza en Dios que superaba el despojo material, porque “Dios-con-nosotros”, les traía una gran alegría. Es una alegría familiar: Nuestro deseo de renacer y de que El siga naciendo en nuestro corazón”.+

Texto completo del mensaje

A jóvenes de Acción Católica: solo Dios basta

Posted: December 22nd, 2008, by Matoga

CIUDAD DEL VATICANO, 20 DIC 2008 (VIS).-Benedicto XVI recibió hoy en el Vaticano a los niños y jóvenes representantes de la Acción Católica Italiana (ACI) para el tradicional intercambio de felicitaciones de Navidad.

“Muchos dicen que los niños -afirmó el Papa- son caprichosos, que nunca se contentan con nada, que consumen los juegos uno tras otro sin quedarse satisfechos. Sin embargo, vosotros decís a Jesús: ¡me bastas Tú!”.

“Nos bastas Tú -continuó- sobre todo cuando te suplicamos que escuches siempre nuestras oraciones, para que el mundo sea más hermoso y más bueno para todos. Nos bastas Tú porque nos perdonas cuando hacemos alguna trastada; nos bastas Tú porque si nos perdemos nos buscas y nos tomas en brazos como hiciste con la oveja perdida. Nos bastas Tú porque tienes una Mamá guapísima que, antes de que murieras en la cruz, quisiste que se convirtiera también en nuestra Mamá”.

El Santo Padre subrayó que los más jóvenes de ACI “tienen tantos educadores que os ayudan a vivir juntos, a rezar y a crecer en el conocimiento del Evangelio. La Acción Católica tiene como fin verdadero ayudaros a ser santos: por eso os ayuda a encontrar a Jesús, a amar a su Iglesia y a interesaros por los problemas del mundo. ¿No es verdad que os estáis preocupando de los niños y jóvenes menos afortunados que vosotros? ¿No es verdad que con el “mes de la paz” podéis hacer apreciar la paz también a tantos adultos, porque sabéis vivir en paz entre vosotros?”.

“Vosotros podéis pedir al Señor -terminó- que cambie el corazón de los fabricantes de armas, que haga entrar en razón a los terroristas, que convierta el corazón de quien piensa siempre en la guerra y ayude a la humanidad a construir un futuro mejor para todos los niños del mundo”.

Ya llega la Navidad!!!

Posted: December 21st, 2008, by Matoga

Si bien, técnicamente todavía es Adviento, no me aguanto las ganas de saludarlos.

Y, aunque todavía deje unos días el vídeo de Adviento, ya les comparto mi saludo de Navidad.

Espero les guste.

Y, por si quieren ver todos los videos de Adviento y Navidad que tengo, acá se los comparto.

Dios es ternura y nace para todos

Posted: December 21st, 2008, by Matoga

El sábado 20 de diciembre a partir de las 20.30 hs.la esquina de la 9 de Julio y Avda. de Mayo se vistió de Pesebre Y Nacimiento Santo. De música navideña y bendiciones a la vida y a los pesebres de todo el país.

El encuentro invitaba en un primer momento a un recital que brindó la Orquesta de la Escuela de Municipal de Música Nº 2, Distrito Escolar 8 del Barrio de Floresta que interpretó un variado repertorio. Sus miembros tienen entre 8 y 21 años y ejecutaron instrumentos de viento, cuerdas y percusión. Su directora, María de los Ángeles Valladares, se mostró muy conmovida por la calidad del recibimiento a sus alumnos y por la alegría que tenían ellos mismos ante la posibilidad de acompañar desde sus dones y perseverancia una actuación en vivo que se llevó a cabo ante más de 2.000 espectadores.

Luego comenzó el desarrollo de la puesta en escena del Nacimiento de Jesús a cargo de un grupo de 10 actores dirigidos por Adrián Leazz y acompañados en el guión por Andrea Nowosad. El primer acto contó la Anunciación de la Virgen que fue seguido de la bendición a los pesebres, las imágenes del Niño Jesús y las mamás embarazadas.

Las bendiciones las impartió monseñor Eduardo Horacio García, obispo auxiliar de Buenos Aires y Pro Vicario General de la Arquidiócesis.

“Señor Jesús, te pedimos por todas las mamás embarazadas y por las que están pidiendo el don de la vida. Bendice especialmente a cada mamá que está esperando familia, a cada familia que desea tener un hijo y cada niño que está esperando una familia”, decía monseñor García. “Que ilumines, querida Madre, a cada mamá, dales tu compañía y fortaleza. Que las madres no se cansen nunca de hacer el bien.”

“Y ahora vamos a bendecir los pesebres y al Niño Jesús: Que el amor sea siempre más fuerte que cualquier crisis que nos cueste superar. Que nuestros hogares sean siempre pesebre. No nos sueltes de tu mano, Padre.”

Al referirse ante los medios de comunicaciòn presentes en el evento sobre el significado de la Navidad, monseñor García compartió que “la Navidad es una gran bendición de Dios. Desde hace 2000 años que Jesús viene obrando en el tiempo de la humanidad y seguirá haciéndolo”.

Después continuó la representación teatral del Nacimiento que culminó con la actuación del tenor Darío Volonté y su esposa la mezzo soprano Vera Cercovic quienes interpretaron diversos temas religiosos y villancicos navideños.

Para celebrar la Navidad no se precisa de nada en especial: sólo querer que Jesús nazca y recibirlo en nuestras vidas.


Prensa Vicaría para la Pastoral
ARZOBISPADO DE BUENOS AIRES

FOTO: Diario LA NACIÓN

Un árbol de Esperanzas

Posted: December 21st, 2008, by Matoga

Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos por las ramas de un árbol gigantesco llamado el “dios Odín”, al cual le rendían un culto especial. Cantaban y danzaban alrededor de él, adornándolo con antorchas.

San Bonifacio (siglo VII) fue quien evangelizó Alemania e Inglaterra. En sus incursiones misioneras derribó el árbol que representaba al dios Odín, y en el mismo lugar plantó un pino, símbolo del amor perenne de Dios, al que adornó y colocó luces de velas.

El pino es un árbol de la familia de las coníferas que, como el abeto, permanece siempre verde. No se mustia ni se seca: Siempre está dando vida y frutos. Es signo de esperanza.

Remitió enseguida al árbol de la cruz, que tampoco se seca nunca, sino que por el poder de la Resurrección de Jesús está dando siempre frutos de vida, y vida en abundancia (Juan 10,10).

Los adornos pronto pasaron a ser rojos, signo del Amor de Dios hacia nosotros, derramado por el Espíritu Santo que nos fue dado (Rom. 5,5), y que Jesús manifestó dando la vida por nosotros.

El amor se manifiesta más cuando se sufre por el ser amado. Más aún cuando se da la vida por él.

La luz de las velas significaron a Jesús Luz del mundo (Juan 8,12. 9,5). Pronto se cambiaron por luces, titilando en este mundo, mientras que en la eternidad la Luz de Jesús será clara y completa, sin titilación alguna.

Tienden a la luz del cirio encendido en la Vigilia Pascual, del cual toman luego la luz los padrinos para los nuevos bautizados.

Durante toda la edad media desde el año 700 esta costumbre se extendió por Europa, y llegó a América a través de los misioneros.

Nos enseña que nosotros también, como el árbol verde, debemos dar frutos de vida: virtudes y valores que adornen nuestra vida y enriquezcan a los demás.

Como los rojos adornos, nuestra vida también debe estar marcada por el fuego del amor, que comparte y es solidario y paciente con los otros.

Y como las luces, debemos participar de la Luz de Jesús y ser luz para los demás, ya sea con nuestros ejemplos, con nuestra palabra, con nuestra escucha silenciosa, con nuestra guía y consejo cuando sean necesarios.

Además contemplamos que nuestros árboles de Navidad están cargados de regalos.

Jesús es el Gran Regalo del Padre entregado por Amor.

Nuestros regalos, aún los más simples y sencillos, participan del Gran Regalo del Padre, y son una solicitud para con nuestros hermanos más necesitados.

Por eso, lo más importante es el amor con que se entregan.

Es más, el regalo más importante es darnos a nosotros mismos y nuestro tiempo a favor de los demás.

Y finalmente acompaña el Obispo de Mira, Asia, San Nicolás, al cual los germanos quitaron de su nombre la N, la i y la o, por lo que quedó Claus. Sus vestiduras rojas de Obispo, su larga barba blanca de anciano sabio y piados, la bolsa para los pobres en una mano y la luz del Evangelio de Jesús en la otra, nos enseña a compartir.

Su nombre quedo “de Bari” porque los italianos llevaron sus reliquias a esa ciudad, y acompaña al Árbol de la Navidad porque se lo celebra el 6 de diciembre, siempre en pleno tiempo de espera del nacimiento de Jesús.

Gustavo Daniel D´Apice
Profesor de Teología
Pontificia Universidad Católica

Oración

Posted: December 20th, 2008, by Matoga

Creo, firmemente, que el día que tomemos verdaderamente conciencia del significado de las palabras que pronunciamos al rezar el Padre Nuestro, el mundo cambiará, la Civilización del Amor dejará de ser una utopía y, el Reino de Dios se hará presente…

Les dejo esta versión cantada por Juan Pablo II.

Espero les guste como a mi…

VIII Encuentro de Iconografía Argentina

Posted: December 19th, 2008, by Matoga

San Pablo como referente para introducirse en el valor del ícono.

Inauguración del VIII Encuentro de Iconografía Argentina.

Este miércoles, 17 de diciembre, se inauguró el VIII Encuentro de Iconografía Argentina, que se extenderá hasta el domingo 8 de febrero, en el Museo de Arte Popular José Hernández, ubicado en Av. Del Libertador 2373.

La muestra está organizada por el Museo de Arte Popular José Hernández, junto con la Dirección General de Cultos del Gobierno de la Ciudad y Editorial San Pablo.

El Padre Hernán Pérez Etchepare, director del periódico El Domingo, inauguró formalmente la muestra, que cuenta con más de 100 íconos, provenientes de Córdoba, Trelew, Bahía Blanca y otras ciudades de la Argentina.

Luego de la presentación del Coro del Instituto Superior de Cultura Religiosa, dirigido por Andrés Aciar, el P. Etchepare recalcó: queremos que los íconos sean patrimonio de todos los cristianos y de la humanidad. Queremos que su espiritualidad, tan lena de valores teologales (fe, esperanza y caridad), sane nuestra conciencia acelerada e irreflexiva.

Haciendo mención de los festejos de los 2000 años del nacimiento de San Pablo (el 28 de junio del 2008 comenzó el Año Jubilar Paulino), el P. Eduardo Pérez Dal Lago, secretario de la Conferencia Episcopal Argentina, afirmó que el ícono es San Pablo. Se refirió a tres aspectos de la vida del apóstol Pablo que vinculó a la actividad del iconógrafo. Primero, Pablo como signo de contradicción, ya que no lo apreciaban los judíos, y desconfiaban de él los cristianos por su repentina e intensa conversión. De forma parecida, los iconógrafos serían signos de contradicción en el mundo actual, porque la gente no entiende el porqué de su motivación artística y hasta los tilda de esnob.

En segundo lugar, Pablo como Evangelio, ya que el mismo se convierte en Buena Noticia, y como evangelizador: va hasta los lugares más lejanos anunciando la Palabra de Dios. De igual manera, los iconógrafos se valen del ícono como una palabra para transmitir, que perdura más allá de su autor.

Por último, el P. Eduardo Pérez Dal Lago mencionó la magnanimidad de Pablo; una magnificencia que no es vanagloria, ya que él mismo dice que es fuerte en Aquel que lo conforta, así el artista, debe reconocer y dar a conocer a otros el don que le fue dado. Se percibe que cada escritor de imágenes está comprometido con su misión, se supera cada año y busca realizar de manera más transparente el prototipo que representa. Se nota la concentración mística y el diálogo profundo con Dios, fuente e inspirador de la obra, que transporta al espectador al mismo encuentro de amor, agregó el P. Etchepare.

El Lic. Federico Luis Juárez, Director General de Cultos de Buenos Aires, recalcó la posibilidad de encuentro que ofrece la muestra a la sociedad, y de encuentro entre las Iglesias Cristiana y Ortodoxa. Además, es una expresión de ideales espirituales del hombre, que promueven una transformación social y cultural. Ana María Cousillas, directora del Museo de Arte Popular, mencionó el valor de dedicarle tiempo a Dios, en especial en diciembre. La curaduría de la muestra está en manos de Magdalena Acuña, quien indicó que la propagación de los íconos se remonta al siglo X, en la Rusia de Kiev, y está ligado a la conversión del Príncipe Vladimiro del politeísmo pagano a la fe ortodoxa.

A partir de ese momento, los íconos comienzan a aparecer por todos lados, iglesias, palacios, en las viviendas de los cristianos, revelando el misterio y el sentido de la venida al mundo del Salvador.

Fecha: del 17 de diciembre de 2008 al domingo 8 de febrero de 2009. Lugar: Museo de Arte Popular José Hernández. Av. Del Libertador 2373 (CABA) Tel: 4803-2384 http://www.museohernandez.org.ar Horario: miércoles a viernes de 13.00 a 19.00. Sábados, domingos y feriados de 10.00 a 20.00 Entrada: $1. Domingos gratis.

Preparando la Navidad 2

Posted: December 19th, 2008, by Matoga

También voy a agraceder a Ignacio Salgado por la hermosa presentación que me envió y que, ahora, les comparto para que recemos juntos

Preparando la Navidad 1

Posted: December 19th, 2008, by Matoga

Quiero comparirles esta tan brillante idea de Navidad que me hiciera llegar Antonio Seminara.

Gracias, Antonio, por “distribuir” este mensaje.

Bodas de Oro Sacerdotales de Mons. José María Montes

Posted: December 19th, 2008, by Matoga

Obispo emérito de Chascomús y cura párroco del Sagrado Corazón de Jesús de Temperley

Este  sábado 20 de diciembre cumplirá sus bodas de oro sacerdotales Mons. José María Montes, obispo emérito de Chascomús, y párroco del Sagrado Corazón de Jesús, de Témperley. Los festejos comenzarán con la celebración de la Santa Misa, en acción de gracias por estos 50 fructíferos años de labor sacerdotal, a las 19hs, en el templo parroquial del Sagrado Corazón de Jesús (Lucio V. López 755), Temperley.  Al término de la celebración eucarística, tendremos un vino de honor.

Importante: Estan todos invitados! A los sacerdotes se les recuerda traer alba y estola.

“Illum oportet crescere” “Es necesario que Él crezca y yo disminuya” (Jn.3, 30)

Breve biografía de Mons. Montes.

José María Montes nació el 22 de marzo de 1920, en el seno de un hogar cristiano, en la ciudad de Adrogué Partido de Almirante Brown, en el conurbano sur de la Provincia de Buenos Aires en la República Argentina.

Fue su padre Gregorio Montes y su madre Juana Inés de Giacomi y él es el undécimo de trece hermanos.

El 19 de marzo de 1921, fiesta de San José, a una semana de su bautismo fue confirmado por S.E.R. Monseñor Santiago Copello en la Parroquia San Gabriel Arcángel de Adrogué, durante el curato de D. Juan Maria Piaget.

Contando con 24 años (1944) recibió el primer llamado fuerte del Señor pero por diversas circunstancias su decisión definitiva demoró en madurar cinco años más. Es así

que el 28 de febrero de 1949 el P. Félix Masramón  lo presentó al rector del Seminario Arquidiocesano “San José” de La Plata e ingresó como interno, modalidad existente en esa época.

Fue ordenado sacerdote en su ciudad natal (tenía 38 años de edad) el 20 de diciembre de 1958, luego de nueve años de estudio. La ceremonia de ordenación fue celebrada en la Parroquia San Gabriel Arcángel y presidida por el entonces obispo auxiliar de La Plata, Mons. Raúl Francisco Primatesta

Su tarea sacerdotal comenzó en la Catedral de La Plata, como vicario cooperador interino (14/01/59) y atendió también la vicaría  parroquial de Nuestra Sra. de la Victoria – Santuario Rosa Mística  (15/11/59) y capellán del Hospital Italiano.

Fue nombrado secretario privado de Monseñor  Raúl Francisco Primatesta.

También ocupó las asesorías de Jóvenes de la Acción Católica en la Arquidiócesis de La Plata  (31/03/60) el secretariado de la Comisión Arquidiocesana de Culto (27/04/62) y fue también asesor de la Acción Católica de Hombres, del Movimiento Familiar Cristiano y asesor de la Junta Arquidiocesana –Consejo- (02/09/62)

En el trienio 1959 – 1961 ayudó pastoralmente a Mons. Adolfo Gil Rosas, cura de la Parroquia Nuestra Sra. de los Dolores con sede en la Catedral de La Plata, sita en la calle 14 entre 51 y 53.

Durante un breve período acompañó a Mons. Primatesta cuando fue elegido primer obispo de la diócesis de San Rafael en la Provincia de Mendoza.

El 30/03/62 fue designado vicario ecónomo y párroco fundador de Nuestra Sra. del Valle, sita en la calle 57 entre 1 y 2 de La Plata. Allí la tarea desplegada fue muy intensa, primero en la construcción del Templo y en segundo lugar para fundar y levantar el Colegio Parroquial adjunto “John F. Kennedy” (13/03/64) que con el tiempo se denominaría “Colegio Nuestra Sra. del Valle” Este complejo parroquia-colegio se vio complementado por la fundación del Pensionado “Mons. Gustavo J. Franceschi” en plena zona de facultades dependientes de la Universidad de La Plata y de muchas otras pensiones estudiantiles y colegios universitarios.

Fue asesor del Consejo Arquidiocesano de la Acción Católica (11/07/65) asesor interino del Consejo Arquidiocesano de la AJAC (28/07/65) asesor de los Cursillos de Cristiandad “ad experimentum” (11/11/67) integrante de la Secretaría del Clero, Vocaciones y Formación Sacerdotal (14/04/68) director espiritual del Secretariado de Cursillos de Cristiandad (29/09/68) representante legal del Colegio “Padre Agustín Elizalde” de Berisso (15/02/73) y vicario ecónomo de la Parroquia Nuestra Sra. de Loreto de Berisso (30/10/74)

El entonces Sr. Arzobispo de La Plata Mons. Dr. Antonio José Plaza lo nombra párroco de Nuestra Sra. de los Dolores y Rector de la Santa Iglesia Catedral el 12 de febrero de 1976.

El día 28 del mismo mes y año es elevado a la dignidad de Canónigo del Cabildo Metropolitano Platense (actualmente honorario)

El 15 de junio de 1978 (a 20 años de su ordenación sacerdotal) S.S. Pablo VI lo designa obispo titular de Lamdia y auxiliar de la Arquidiócesis de La Plata, siendo consagrado

en la catedral platense el 15 de agosto de 1978, por lo que en el presente año 2008 ha cumplido los 30 años de su nombramiento episcopal.

Siendo obispo auxiliar fue designado el 23 de marzo de 1979 Deán del Honorable Cabildo Metropolitano Platense.

El Papa Juan Pablo II lo nombra obispo de Chascomús el 19 de enero de 1983.

El 5 de abril de 1995 eleva su renuncia por edad, la que no le es aceptada sino hasta el 2 de julio de 1996, sede que entrega el 24 de septiembre del mismo año.

A su solicitud de una parroquia, el entonces obispo Mons. Desiderio Elso Collino le nombra cura párroco del Sagrado Corazón de Jesús de Temperley, siendo puesto en posesión el 27 de septiembre de 1996 (es decir que en la actualidad ya cumplió 12 años como párroco) durante la celebración de la Santa Misa, presidida por el diocesano y concelebrada por miembros del presbiterio.

Una de las primeras medidas que Mons. Montes tomó fue la de convocar, nuevamente, a la Junta Parroquial que hacía varios años que no se reunía.

Durante estos años al frente de la Parroquia y con la estrecha colaboración de la Comunidad fue posible realizar importantes obras espirituales sin descuidar las obras de infraestructura necesarias para brindar un mejor servicio al Pueblo de Dios.

Se concluyó con un censo social en el ámbito parroquial (1998); se inauguró y bendijo el Campanario, siendo Alejandro Carrusca junto con su grupo misionero, uno de los más entusiastas colaboradores en la construcción del mismo (Cristo Rey, 1998); las hermanas del Colegio de Nuestra Sra. del Huerto donaron un confesionario de madera que fue ubicado en el Templo (1998); una imagen de la Dolorosa, donada por Mons. Montes, fue colocada al pie de Cristo Crucificado que se encuentra en el altar (1998); se  inauguró y bendijo una cerámica con motivo del Jubileo del año 2000; se descubrió y bendijo un Vía Crucis en las paredes exteriores del salón parroquial (2000); se inauguró y bendijo la pila de mármol para agua bendita traída de la Parroquia de Ranchos, la que fue ubicada a la entrada del Templo (Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, 2001); se inician las peregrinaciones parroquiales anuales a la Basílica de Luján (2001);  se entroniza la imagen de la Pura y Limpia Concepción de Luján, donada por Mons. Montes, en la ermita (Juncal y Carlos Casares de Temperley, 2003); Mons. Montes entregó su pectoral en las manos de la imagen de Nuestra Señora de la Merced – Catedral de Chascomús- (24/09/03); se colocó un vitreaux con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús (2004); se descubrió en el parque parroquial la imagen de Nuestra Sra. de Luján (80º aniversario de la construcción del Templo, 2006); se cambió la vestimenta a la imagen de la Virgen de Luján (23/06/06) y se bendijo la imagen réplica exacta traída de San Nicolás  de Ntra. Sra. del Rosario que se encuentra momentáneamente expuesta en el Templo Parroquial a la espera de la conclusión de las obras de construcción de la Capilla en el  terreno cedido por el Gobierno Nacional, cercano a la estación de Temperley (2006-2008)

Se niveló el terreno detrás del salón parroquial y comenzaron las tareas de forestación y parquización de los jardines (1996); se cambiaron las baldosas de la vereda de calle, las de acceso, las que rodean al templo y se construyó el camino vehicular con adoquines (2000); se pintó el exterior e interior del Templo (2000); se iniciaron las obras de ampliación del salón, se reconstruyeron los antiguos cuartos del casco principal manteniendo el estilo original y se reconstruyó la vereda perimetral que rodea el edificio principal, se restauró la oficina parroquial y los salones de catequesis (2004)

Se colocaron rejas en las ventanas de los salones, en los ventanales del Templo y una reja con portero eléctrico en el acceso a la casa parroquial (2005-2006)

Las prioridades pastorales de Monseñor Montes fueron y siguen siendo la familia y la juventud y como fruto de ambas lo vocacional.

Desde el primer momento que asumió como párroco dio un gran impulso a la pastoral de los adolescentes y jóvenes porque dice él que es la época de los grandes ideales y del despertar de las vocaciones. Además ellos serán los dirigentes del presente milenio, no sólo como miembros activos de la Iglesia, sino también como dirigentes de las otras instituciones que conforman la sociedad.

También es su ocupación preferencial la catequesis pre-bautismal y la catequesis pre- matrimonial, sin descuidar la atención de los ancianos y enfermos de la comunidad, llevando el consuelo y la misericordia de Cristo;  prestando esmerada atención a las familias alejadas del culto divino y no escatimando esfuerzos en el sacramento de la confirmación y en su tarea de asesor diocesano de los Vicentinos.

Su dedicación sacerdotal puede sintetizarse: en su gran amor a la Eucaristía, su gran amor a María y su gran amor al Santo Padre.

Su intensa trayectoria pastoral  fue reconocida  mediante la dedicación de una campana que lleva su nombre y escudo episcopal, que tañe en “mi natural” y pesa 110 kg., en el carillón de la Catedral de La Plata, compuesto en total por 25 campanas instaladas en tres niveles a 75 metros de altura; carillón que fue escuchado por primera vez el 19 de noviembre de 1999 en la plaza Moreno, ejecutándose en ese festejo el Aleluya de Haendel concluyendo a pleno con el Himno a la Alegría de la 9ª sinfonía de Beethoven.

Lucrecia y Ricardo F. Venturini

Encargados de Prensa Parroquial

Manos a la obra – Proyecto solidario universitario

Posted: December 18th, 2008, by Matoga

Estimados Amigos:

“Manos a la obra” es un Proyecto Universitario Solidario llevado a cabo, este año, por tres pastorales universitarias de Argentina: la pastoral universitaria de Mendoza, la de Tandil y la de San Isidro.

Si tenés ganas de ayudar a las personas que más necesitan utilizando tus conocimientos y experiencias que adquirís o adquiriste en tu carrera universitaria, te invitamos a participar del proyecto “Manos a la obra”. Podés visitar http://www.cepau.org.ar/manos_a_la_obra.htm y allí encontrarás los enlaces a cada una de las páginas de los tres proyectos globales que llevarán a cabo cada una de las pastorales universitarias.

Aunque no puedas participar, te invitamos a que veas las tareas que se van a realizar entre el 19 y 23 de diciembre, y entre el 26 y 30 de diciembre de 2008 y las compartas con tus amigos, compañeros y familiares.

¡Muchas gracias a todos!

Comisión Episcopal de Pastoral Universitariawww.cepau.org.ar

Domingo de la Semana 4 del Tiempo de Adviento. Ciclo B

Posted: December 17th, 2008, by Matoga

«El que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios»

Pautas para la reflexión personal

El vínculo entre las lecturas

Próximos ya a la celebración del Misterio de la Navidad, la Iglesia hace preceder al nacimiento del Salvador el misterio de la Virgen-Madre, porque tiene la clara «conciencia de que María apareció antes de Cristo en el horizonte de la historia de la salvación», como ha dicho Juan Pablo II. El arcángel Gabriel le anticipa a María que su hijo: «será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David».

El segundo libro de Samuel (Primera Lectura) nos presenta al rey David con la intención de construir un templo para Yahveh pero el profeta Natán indica a David que la voluntad de Dios es diversa: no será él, el rey David, quien construirá el templo, sino que será Dios mismo quien dará a David, una «casa», una descendencia y un reino que durarán por siempre. María, concebida sin pecado y colmada de la gracia y santidad de Dios, fue elegida para una misión muy específica: ser Madre de Dios y Madre nuestra. De este modo, Dios mismo, «al llegar la plenitud de los tiempos» habitaría en su seno purísimo para tomar de Ella nuestra humanidad y «construirse» así en María una morada dignísima. Este es el gran Misterio escondido por siglos eternos y manifestado en Jesucristo con el fin de atraer a todos los hombres a la «obediencia de la fe» (Segunda Lectura). Porque tanto nos ha amado Dios que nos ha dado a su Hijo único para que tengamos en Él la vida eterna.

«Yahveh te edificará una casa»

Ésta es la primera intervención del profeta Natán que desempeñará un papel muy importante a lo largo del reinado del rey David. Cuando éste muere; la casta se va a dividir y Adonías (cuarto hijo de David) va a querer usurpar el poder, sin embargo Natán ungirá a Salomón (el segundo hijo de David con Betasabé) como rey sucesor. La profecía que leemos en la Primera Lectura, se elabora a base de una contraposición: no será David quien edifique una casa (un templo) para Yahveh sino que será Yahveh quien levantará una casa – es decir una dinastía- a David. La promesa concierne esencialmente a la permanencia del linaje davídico sobre el trono de Israel e irá más allá del primer sucesor de David: Salomón. Éste es el primer eslabón de las profecías sobre el Mesías como hijo de David, título aplicado posteriormente a Jesús (ver Hch 2, 29-30).

El más grande Misterio de toda la humanidad

Uno puede leer mil veces, un millón de veces, el relato de la Anunciación-Encarnación y siempre encontrará algo nuevo, porque nos habla de un misterio insondable que no puede ser agotado por nuestra limitada inteligencia. Si la literatura consiste en transmitir un contenido valioso usando el vehículo de la palabra humana, podemos decir que aquí tenemos la página más hermosa de toda la literatura universal. Con una sobriedad impresionante se relata el acontecer de un misterio que recapitula y, de golpe, da sentido a todo el Antiguo Testamento y a toda la historia humana. Lo que era oscuro y latente, aquí se hizo luminoso y patente.

Dios estaba realizando la promesa de salvación enviando a su Hijo único para que asumiera la naturaleza humana en el seno de una Virgen y diera cumplimiento a todas las profecías. Cuando Lucas, después de informarse de todo diligentemente, escribió su Evangelio, él no sabía que nosotros lo íbamos a editar junto con los otros tres Evangelios. Él quiso escribir una obra completa como si fuera el único relato del misterio de Cristo y de la Iglesia (su Evangelio se prolonga en los Hechos de los Apóstoles). Por eso aquí tenemos la primera presentación de la Virgen María: «El sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José de la casa de David; el nombre de la virgen era María». No sobra ninguna palabra; el estilo carece de todo triunfalismo y adorno superfluo.

Este comienzo recuerda la presentación de los grandes profetas a quienes es dirigida la Palabra de Dios. Así es presentado Ezequiel: «En el año treinta… fue dirigida la palabra del Señor a Ezequiel, hijo de Buzí en el país de los caldeos…» (Ez 1,1-3). Así es presentado Oseas: «Palabra del Señor que fue dirigida a Oseas, hijo de Beerí, en tiempos de Ozías…» (Os 1,1). En el caso de Jonás leemos: «La palabra del Señor fue dirigida a Jonás» (Jon 1,1).

Pero en el caso de la Virgen María, le fue enviado un ángel de parte de Dios para anunciarle que en ella tomaría carne la Palabra eterna de Dios. Ella la acogería en su seno y la daría al mundo. La Epístola a los Hebreos nos ayuda a ver la diferencia en relación a los profetas del Antiguo Testamento: «Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros padres por medio de los profetas: en estos últimos tiempos nos ha hablado por el Hijo» (Hb 1,1-2). Esta Palabra, que existía desde siempre junto al Padre, fue modulada en el seno de María y desde allí fue pronunciada al mundo.

«¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?»

El Evangelio de hoy es el anuncio de un nacimiento. La Virgen supo desde el primer momento quién era el que iba a nacer. El arcángel le dijo claramente su identidad y la Virgen comprendió que esta era la promesa hecha a David y que tenía ahora cumplimiento; comprendió que el que iba a nacer era el Mesías, el que Israel esperaba como salvador. Pero subsiste un problema. De la pregunta de María se deduce que ella tenía un propósito de perpetua virginidad, es decir, de consagración total a Dios, percibido como una llamada divina. No se pueden entender de otra manera sus palabras (tanto más considerando que ella estaba comprometida como esposa de José que sin duda también había aceptado mantenerse célibe): «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?». «Conocer varón» es una expresión idiomática para indicar la relación sexual; y «no conozco», dicho en presente, indica una situación que se prolonga perpetuamente. De lo contrario, ¿qué dificultad podía encontrar una esposa al anuncio del nacimiento de un hijo? La literatura antigua está llena de anuncios de nacimientos y ninguna mujer reacciona así.

El problema de María es que, de parte de Dios, siente el llamado a la virginidad perpetua y, de parte de Dios, se le anuncia el nacimiento de un hijo, y más encima, del Mesías esperado. La respuesta del arcángel le disipa toda duda: «El Espíritu Santo vendrá sobre tí y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra… ninguna cosa es imposible para Dios». El Espíritu de Dios es el que, cerniéndose sobre el abismo caótico, puso armonía y belleza en el universo creado (ver Gn 1,2); el Espíritu de Dios es el que da vida al polvo que es el hombre (ver Gn 2,7; Sal 104,29-30); el Espíritu de Dios hace revivir los huesos secos (ver Ez 37,10); el Espíritu de Dios hace conocer la Verdad (ver Jn 16,13). El Espíritu de Dios puede hacer que una mujer sea virgen y madre.

El resto del anuncio, es decir, la identidad completa del que iba a nacer, la Virgen no lo pudo comprender plenamente en ese momento: «Será grande y será llamado Hijo del Altísimo… será santo y será llamado Hijo de Dios». Esto era un misterio que ella comprendería en plenitud después de peregrinar en la fe y de conservar, meditándolas en su corazón, cada cosa y cada palabra de Jesús. La Virgen María se entregó sin reserva al misterio de la vida que se engendraba en ella y comenzó su maternidad. Lo aceptó con estas palabras: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra». Si tenía otros planes en su vida, en este momento quedaron todos sometidos al Plan de Reconciliación del Padre amoroso.

«La obediencia de la fe»

Si tratamos de entender lo que San Pablo quiere decir cuando nos habla de «obediencia de la fe» en su carta a los Romanos, podemos decir que se trata de la confianza absoluta puesta en Dios y en lo que Él revela. A la luz de la experiencia de María, que leemos en el pasaje de San Lucas, estamos invitados a vivir «la obediencia de la fe» como una respuesta a la invitación de Dios a cooperar con su Divino Plan. Y no podía ser de otro modo, pues siendo Dios Amor, quiere de nosotros una respuesta generosa, y por ello respeta infinitamente la libertad de su creatura humana. De este modo Dios ha hecho depender del hombre mismo, en sentido último y real, su propia salvación: «Nos creaste sin nuestro consentimiento, pero sólo nos salvarás con nuestro consentimiento», decía san Agustín. El hombre no puede alcanzar la propia salvación y realización humana si no es por la obediencia de la fe, libre y amorosa.

Una palabra del Santo Padre:

«En la actual sociedad de consumo, este período sufre por desgracia una especie de «contaminación» comercial, que corre el riesgo de alterar su auténtico espíritu, caracterizado por el recogimiento, la sobriedad, una alegría que no es exterior, sino íntima. Por tanto, es providencial que, como una puerta de entrada en la Navidad, exista la fiesta de la Madre de Jesús, quien mejor que nadie puede guiarnos a conocer, amar, adorar al Hijo de Dios hecho hombre. Dejemos, por tanto, que sea ella quien nos acompañe; que sus sentimientos nos animen a predisponernos con sinceridad de corazón y apertura de espíritu a reconocer en el Niño de Belén al Hijo de Dios, venido a la tierra por nuestra redención. Caminemos junto a ella con la oración y acojamos la repetida invitación que nos dirige la Liturgia de Adviento a permanecer en espera, una espera vigilante y gozosa, pues el Señor no tardará: viene a liberar a su pueblo del pecado.

En muchas familias, continuando una bella y consolidada tradición, inmediatamente después de la fiesta de la Inmaculada, se empieza a preparar el belén, como si se quisiese revivir junto a María estos días plenos de trepidación que precedieron al nacimiento de Jesús. Hacer el belén en casa puede ser una forma sencilla pero eficaz de presentar la fe y transmitirla a los propios hijos. El pesebre nos ayuda a contemplar el misterio del amor de Dios que se ha revelado en la pobreza y en la sencillez de la gruta de Belén.

San Francisco de Asís quedó tan sobrecogido por el misterio de la Encarnación que quiso volver a presentarlo en Greccio con el pesebre viviente, convirtiéndose de este modo en el iniciador de una larga tradición popular que todavía conserva hoy su valor para la evangelización. El belén nos puede ayudar, de hecho, a comprender el secreto de la verdadera Navidad, porque habla de la humildad y de la bondad misericordiosa de Cristo, que «siendo rico, por vosotros se hizo pobre» (2 Corintios 8, 9). Su pobreza enriquece a quien la abraza y la Navidad trae alegría y paz a quienes, como los pastores, acogen en Belén las palabras del ángel: «esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lucas 2, 12). Sigue siendo el signo también para nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI. No hay otra Navidad».

Benedicto XVI. Ángelus 11 de diciembre de 2005.

Vivamos nuestro domingo a lo largo de la semana

1. La maternidad es un auténtico don de Dios. Recemos por aquellas mujeres que están en estado de «buena esperanza» para que acojan con amor y cariño a ese niño que llevan en su vientre. También pidamos por aquellas madres que están pensando abortar en estos días, para que se abran a la gracia de Dios y acogen la bendición de una «vida nueva».

2. Acojamos el pedido de Benedicto XI y de manera particular vivamos estos últimos días del Adviento cerca de la Madre de Dios, la Virgen María.

3. Leamos en el Catecismo de la Iglesia Católica los numerales: 456 – 460. 496 – 498. 502- 511.

Misa por los 30 años de la mediación papal por el Beagle

Posted: December 17th, 2008, by Matoga

Buenos Aires, 17 Dic. 08 (AICA): La Conferencia Episcopal Argentina convocó hoy a participar de la misa del próximo lunes 22 de diciembre, a las 19, en la basílica de Luján por los 30 años del inicio de la mediación papal que evitó una guerra entre la Argentina y Chile, ceremonia eucarística que se replicará en el santuario chileno de Maipú, y a la que fueron invitados el pueblo y los representantes de los tres poderes de ambas naciones.

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, obispo de San Isidro, explicó que la misa en el santuario de la patrona nacional llevará por lema “Queremos la paz, eduquemos para el diálogo”, tras la cual habrá en la Plaza Belgrano, frente a la basílica, un acto cívico en el que hablará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, como única oradora.

La misa será presidida por el cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires y primado argentino, y la homilía estará a cargo de monseñor Casaretto, por ser el asesor eclesiástico de la Comisión Nacional Justicia y Paz, a cargo de la organización del acto cívico-religioso.

“El acto es eminentemente religioso, pero es fundamental la participación de los representantes del pueblo, que se beneficiaron con la mediación papal de Juan Pablo II”, subrayó.

Monseñor Casaretto dijo que “queremos que el pueblo esté bien representado en este acto”, y aclaró que el Episcopado “simplemente cursó las invitaciones” a los tres poderes del Estado. “Ya no nos toca juzgar, quien va o quien no”, afirmó.

El obispo sostuvo que los obispos “deseamos que sea un acto en el que aparezca la unidad y la comunión entre los argentinos, fortaleciendo el intercambio y los lazos de amistad con los chilenos”.

“La idea es que los pueblos chileno y argentino quieren celebrar ese momento y dar gracias a Dios porque la oportuna intervención papal evitó una guerra con consecuencias inimaginables”, explicó el vocero episcopal, presbítero Jorge Oesterheld.

Tras señalar que “el acto es histórico e importante para los dos pueblos”, el sacerdote reveló que en las diócesis se están “movilizando” para que la participación sea masiva y se convierta en “un gesto fuerte”. Recordó además que se enmarca en el último documento del Episcopado, “cuyo eje central es el diálogo para construir un país sin exclusiones ni injusticias”, y en el camino preparatorio para el Bicentenario patrio.

El presbítero Oesterheld indicó que como gesto de hermandad entre ambos pueblos, una familia argentina radicada en Chile recibirá una imagen de la Virgen del Carmen y a una chilena que vive en el país se le entregará una de la Virgen de Luján.

Celebraciones en otras diócesis Los obispos de la Argentina y Chile, a treinta años de aquellos acontecimientos, unirán nuevamente a los pueblos con una triple finalidad: Agradecer a Dios por la mediación papal, recordar, con memoria agradecida la intervención de la Iglesia, y renovar el valor de la paz en el ámbito internacional y nacional.

La celebración se replicará en todas las diócesis chilenas y argentinas. Algunas ya consignadas:

En Mendoza, la conmemoración tendrá lugar el martes 23 de diciembre, a las 20 en la basílica San Francisco, bajo la mirada de Nuestra Señora del Carmen de Cuyo, y presidida por el arzobispo de Mendoza, monseñor José María Arancibia, y concelebrada por el obispo auxiliar, Sergio Buenanueva, y el clero mendocino.

Mañana, a las 19.30, en la catedral Nuestra Señora del Rosario, el arzobispo de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan, presidirá la Eucaristía por esta conmemoración que “quiere ser una muestra de gratitud a la Santa Sede, que abrió las puertas a la luz de la esperanza, en un momento en que el conflicto había llegado a una gran tensión, y los ejércitos de ambos países después de movilizar sus tropas hacia las fronteras se estaban por enfrentar”.

En Salta, la misa será el domingo 21 de diciembre, a las 20.30, en la catedral basílica Nuestro Señor del Milagro y Virgen del Milagro, y presidida por el arzobispo local, monseñor Mario Cargnello. Posteriormente se realizará un homenaje a Nuestra Señora de la Paz, honrando la imagen que monseñor Carlos Mariano Pérez hizo entronizar en la esquina de Belgrano y Mitre para “agradecer el día en el que la paz fue conseguida gracias a la mediación papal”.

En Rafaela, será el domingo 21 de diciembre, tras la misa vespertina en la catedral San Rafael, y presidida por el obispo diocesano, monseñor Carlos Franzini, tras la Marcha por la Paz que realizarán los jóvenes de las parroquias de esa ciudad santafesina.

En San Francisco, el obispo diocesano, monseñor Carlos Tissera, celebrará la Eucaristía en la catedral local el domingo 21 de diciembre, a las 10.30, para agradecer e invocar a Dios su protección sobre la patria pidiendo, especialmente, por “las fuentes de trabajo, por los trabajadores y por todas las instituciones para que sean artífices de paz y colaboren en la construcción del bien común”.

En la diócesis de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Frassia recomendó que en todas las misas del sábado 20 y el domingo 21 de diciembre “agradezcamos al Señor por el don de la mediación papal y pidamos por la paz de los pueblos y también de las familias.+